Taurus Raging Bull, cal. .454 Casull

Si hablamos de energía

El Holding Forjas Taurus aglutina las líneas de productos de Taurus, Rossi, Heritage y DiamondBack Firearms. En la actualidad está representada en los estados Unidos por J. Harding en trece estados: Alaska, Arizona, California, Colorado, Hawai, Idaho, Montana, Nevada, Nuevo México, Oregón, Utah, Washington y Wyoming. Al margen, está presente en todos los continentes para ofrecer la excelencia de sus productos.

 

Unos comienzos prometedores

Un diente aporta otro cierre al tambor oscilobatiente

El gran conglomerado de empresas de Forjas Taurus está centralizado en Porto Alegre, Brasil. En sus comienzos produjo herramientas y matricería, en la actualidad tiene múltiples  divisiones encargadas de armas, fundición de metales, plásticos, chalecos a prueba de balas, cascos e ingeniería civil. Evidentemente, las leyes y/o reglamentos brasileños no atacan al sector como ocurre en España.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en 1941, produjo su primer revólver, el modelo 38101SO, copia de un Smith and Wesson calibre .38 Especial, que rápidamente fue exportado a los Estados Unidos. En 1968 ya tenían varios importadores en este país y comenzaban a tener una mayor presencia en el resto de las tres Américas.

En 1971, la Corporación Bangor Punta, empresa madre de Smith & Wesson compró el 54% de Forjas Taurus, permitiendo a ambos fabricantes compartir información. En 1977, esta empresa brasileña fue adquirida por sus actuales dueños, cortando así sus lazos con Smith & Wesson.

En 1980 la firma Beretta finalizó el contrato para producir armas en Brasil para su ejército y Taurus compró la planta Beretta en San Paulo con todo su material y maquinaria, contratando a sus técnicos y empleados, para producir pistolas semiautomáticas. El siguiente paso, en 1984, fue afianzar su presencia en los Estados Unidos, creando la filial Taurus International Manufacturing Incorporated, también conocida como Taurus USA.

En 1997, Taurus compró los derechos y utillaje a la firma  Rossi para producir tres modelos de revólveres calibre .38 especial y cuatro en .357 Mágnum, manteniendo el mismo nombre en su fábrica de San Leopoldo, Brasil.

En la actualidad, la línea de producción incluye pistolas de armazón de acero y de polímero, revólveres y armas para las fuerzas de seguridad, como: subfusiles y rifles; desde entonces han llevado una política de ventas muy agresiva en el mercado interno brasileño, debido a sus precios muy competitivos.

También en las ferias internacionales se ha visto un incremento de la oferta en sus líneas de productos, como el revólver calibre.410/.45 Judge o este jurásico Raging Bull en .454 Casull.

 

Un revólver en el país de los revólveres

Para la apertura del tambor oscilobatiente es necesario utilizar la dos manos para presionar ambos controles

Fue introducido en el mercado hacia 1997 y rápidamente captó la atención de los cazadores de arma corta, cosa que en España debido a las abstrusas legislaciones no podemos usar, ya que está prohibido hacerlo. Tiene una potencia similar a la de un rifle calibre .45-70 Government con su carga original, no con las actuales. De hecho, se han cazado búfalos cafres con él, lo cual me parece una temeridad, ya que su energía es muy marginal para animales de este porte. También se dice que han abatido hasta elefantes, puede ser, pero si para el cafre me parece escaso, qué decir con el loxodonta africana. Me parece que con estos bulos estamos como cuando el extinto Elmer Keith decía que el cartucho .30-06 en caza no servía para nada y, sin embargo, él con su .44 Remington Magnum en un Smith and Wesson modelo 29 de 4” cazaba ciervos y wapitíes a cientos de metros.

Para minimizar el gigantesco retroceso, el Raging Bull ha sido dotado de un freno de boca, así como una banda roja de goma (en el modelo Raging Hornet y Raging Thirty es de color amarilla) en el canto de la empuñadura para amortiguarlo aún más.

Lo primero que salta a la vista es su tamaño, después el acabado de pulido brillante, aunque también lo hay en mate, pero siempre en acero inoxidable. Se lo fabricó en las siguientes longitudes de cañón, aunque en algunos modelos la oferta es menor, pero básicamente los hubo en: 2” ¼ , 4”, 6”, 8” y 10”. El que he tenido oportunidad de probar tiene un cañón de 6”. Algunos modelos fueron dotados de raíl Picatinny, no es el caso del que traigo a estas páginas de Armas y Municiones.

El Raging Bull se recamaró a cartuchos, como: .44 Remington Magnum; .444 Remington; .454 Casull; .480 Ruger y .500, aunque este último fue descatalogado en diciembre de 2007.

El alza es totalmente regulable y tiene buenas luces

Como es lógico, es un revólver pesado, entre 1,5 y 1,78 kg., pero maravilla su excelente sistema de doble lo cual habla mucho en favor de su precisión intrínseca. En simple acción permite hacer disparos muy precisos, como veremos.

Ha sido dotado de un cierre extra para poder soportar la presión que da durante el disparo, por tanto, para abrirlo debemos usar ambas manos, pues el primer cierre se halla sobre el armazón  (a la manera de un Smith & Wesson) y se abre empujando con el pulgar de la mano derecha; el segundo, está sobre el brazo donde pivota el tambor y lo abrimos con el pulgar de la mano izquierda, desplazándolo hacia abajo. Los revólveres Ruger Super Redhawk y el S&W Model 500 también llevan otro cierre, que a su vez no es nuevo, pues el Smith & Wesson New Century o Tripple Lock ya llevaba algo similar en 1917; pero en todos estos revólveres los cierres citados se manejan con el pulgar de la mano no tiradora.

Teniendo en cuenta que pesa, aproximadamente la mitad que un rifle, muchos cazadores, senderistas, tramperos, pescadores y leñadores lo utilizan en América del Norte, dado su potencial.

 

La prueba de tiro

El retroceso es muy violento y difícil de controlar, sobre todo para doblar los disparos, tarea harto difícil

Hace años probé un revólver Freedom Arms en este calibre y fue una experiencia irrepetible hasta ahora, cuando un amigo me prestó el Taurus Raging Bull (del inglés: toro enfurecido). Debo decir, que en las dos ocasiones el retroceso fue demasiado para mi gusto, creo que es un arma que sólo pocos pueden hacer con él.

Con respecto al Freedom Arms, al tener la empuñadura tipo cabeza de halcón, es decir, como los revólveres de simple acción Colt y Ruger, parte del retroceso se absorbe en el giro que éste realiza en nuestra mano. No ocurre así con el Taurus, que tiene una empuñadura tipo S&W, por tanto, el retroceso lo absorbe en un cien por cien la mano tiradora. Si usted es un tirador entrenado con armas de cartuchos tan recios como éste, el Taurus permite un control de miras más rápido, pues sigue apegado a la mano tiradora. De todas formas, ninguno de estos revólveres está pensado para doblar con rapidez los disparos.

Como advertí, cualquier arma corta en .454 Casull debe ser utilizada por un tirador experto en el manejo de ésta con gran calibre. No conviene que nadie que no haya tirado mucho con anterioridad con armas como el .44 Mágnum, experimente por primera vez con un .454 Casull. Es decir, bromas como “toma, prueba, a ver qué te parece”, no las debemos hacer porque al incauto se le puede escapar de las manos y golpearle la cara o la cabeza. En pocas palabras, no es para principiantes.

Con proyectiles fundidos de 300 grains dio una gran precisión, aunque apuntando a la base impactaban cuatro zonas por debajo. Diana obtenida por su dueño F.M.

Estos revólveres de gran, gran calibre suelen traer aparejado el que sus dueños practiquen poco con él, dado el severo castigo que ello implica. Es un craso error. Cuanto más difícil sea dominar un arma, más deberemos empeñarnos en hacerlo. Creo que, como mínimo, en aquellos países con legislaciones más adelantadas que España, donde se permite la caza con arma cortas, un cazador armado con un revólver como el Taurus Raging Bull debería meter sistemáticamente todos los impactos dentro del negro de una diana a unos 30 metros, en caso contrario, no utilizarlo para cazar. En cuanto a aquellos que lo llevan como arma de defensa, por ser pescadores, senderistas, etc., deben hacer otro tanto a 15 metros. Y si unos u otros no logran este cometido, el Taurus Raging Bull en .454 Casull no es su arma, provéase de una de menor calibre. Sé que muchos utilizan un atajo, al cargarlo con munición de .45 Long Colt. Esto carece de sentido, pues es mucho más barato comprarse una réplica del Colt Frontier recamarado a este cartucho y, además, sólo pesa un kilo, por tanto es más fácil de llevar a la cintura.

Con munición recargada por su dueño con proyectiles de fundición de 300 grains con 28 de pólvora SP-3 (447 m/s), llenó tres alvéolos de su tambor y con un apoyo firme inició la prueba. Debo decir que el castigo por el retroceso es severo. No obstante, es preciso como se puede ver.

Personalmente, con el .454 Casull y más aún con el .500 Linebaugh me ocurre lo mismo que con el .600 Nitro en rifles, es demasiado para mí y no consigo la precisión mínima requerida tirando a mano alzada. En arma corta, lo tengo más que probado, el cartucho más potente que puedo disparar con comodidad y precisión es el .44 Remington Mágnum. Pero, así como doctores tiene la iglesia, hay tiradores que lo pueden usar con seguridad y, sobre todo, precisión.

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

tres + doce =