Culatas GRS, todo un universo

La comodidad del tiro llevada a la caza

La culata es el punto de unión entre el tirador y el arma, por tanto, debe acoplarse a él como un guante. Sé que muchos solo la ven bajo el prisma de la belleza o practicidad, ninguno bajo la efectividad. Y para lograr este precepto por encima de todo deben ser estables, el o los materiales utilizados deben ser inalterables, ya sea por el paso del tiempo, situación climatológica, etc.

De nada sirve una culata que por algún motivo (humedad o extrema sequedad) altere su constitución, pues se moverá e interaccionará con los puntos de sujeción y/o el cañón entrando en contacto con la caña de la chimaza y, sin dudarlo, le diré que la precisión de su rifle cambiará.

 

 El guante

Como ya dije, el conjunto culata/partes metálicas deben casar como si de un guante se tratase, es fundamental un encastre perfecto, cualquier movimiento u holgura puede incluso partirla con los sucesivos retrocesos. Al margen de esta cualidad, la siguiente es que encaje en el arma y para ello debe valerse de buenos cajeados y pulidos. Es tal el ajuste y dureza de estas culatas que no es necesario hacer ningún glass bedding.

 

Más que un accesorio

Noruega es conocida por sus fiordos, carácter amable de sus gentes, como por la belleza de sus mujeres, y desde ahora y gracias a GRS, por la calidad de sus culatas.

Desde su centro industrial en Hornindal, el fabricante produce varios modelos para los rifles más conocidos del mercado.  En nuestro país su distribuidor es Bergara Rifles, Dikar, S. Coop. Urarte 26, 20570, Guipúzcoa, tel. 943 769 893 www.bergararifles.com, y no es casualidad.

Para los que siguen esta revista habrán leído la perfecta similitud entre el Bergara B14 Timber y los rifles Remington modelo 700, esto ha servido para el gran aprovechamiento de accesorios que existen para estas armas y entre éstos se encuentra la capacidad de cambiar la culata original por una GRS regulable.

Esta  empresa noruega se dedica a la fabricación de culatas de altísima calidad, con ajustes fiables, con materiales estables y con protecciones anti-ambientales que las mantendrán tal como las conocemos durante años. El concepto de estas culatas es una mezcla de táctica y de precisión.

 

Algunos modelos

Dentro del concepto practicidad en la línea de las culatas GRS, también hallamos el de la estética, pues no están reñidas. Este es el caso de la GRS Adjustable Hunting desarrollada a partir de una sporter-varmint ajustable, pero con unas líneas más ortodoxas en cuanto a estética. Pero esto no es todo, ya que tiene aportaciones inteligentes y prácticas, una de ellas es que la chimaza es de mayor tamaño que las normales, sé que este es un concepto discutido, pero permite dar un mayor control del arma durante la puntería y el disparo.

Algunos de los modelos Hunter en diferentes tonalidades.

En los modelos como Bersek, Bolthorn, los diferentes Hybrid, Hunter o Sporter siempre encontraremos las mismas premisas: calidad, estabilidad de materiales, ajuste perfecto a las partes metálicas y la capacidad de llevar la culata a nuestras medidas antropométricas. Todo esto redunda o asegura una mayor capacidad de éxito en la consecución de nuestra meta, sea la caza o el tiro deportivo.

El modelo Bersek comparte la calidad de las demás culatas de la marca.

Hablar de todos sus modelos sería un artículo casi interminables, pues todas las marcas importantes de rifles tienen varias culatas GRS a su disposición, con todas sus ventajas, como el sistema SpeedLock que nos permite ajustar inmediatamente la carrillera, cantonera en altura y longitud mediante el uso de unos botones. Por ejemplo, este sistema nos permite elevar la carrillera hasta 30 mm. Todas las culatas llevan una cantonera de goma de 12,5 mm. Limbsaver/GRS. Su construcción se basa en láminas de arce con resinas sintéticas y tienen varios acabados. La producción es tanto para diestros como para zurdos. Son destacables las superficies pulidas, prácticamente a espejo, y también los cajeados. El concepto de usar culatas de tiro en la caza puede ser discutible en cuanto a estética, pero nunca en cuanto a las ventajas que aportan. La primera es que cuanto apuntamos con una culata GRS sentimos que nos encajamos dentro de ésta, pasamos a ser parte de ella. Nos da seguridad y esto es un sentimiento imprescindible para el éxito. Acaso a usted no le ha pasado, por la razón que sea, que desconfía del buen funcionamiento de un arma y aunque no sea así, la desconfianza es tal que es imposible sacarle partido.

 

Montaje de una GRS

Para montarla en cualquier rifle apto, debemos quitar los tornillos de sujeción como en cualquier culata, colocarlos y verificar que están apretados. ¡Un inciso: apretar un tornillo no quiere decir reventarlo o cortarlo! Es como los tornillos de las monturas de los visores, a los que algunos armeros (inclusive) los aprietan tanto que aplastan el tubo del visor revirándolo, una verdadera insensatez.

Dos tonalidades diferentes para el modelo Sporter.

 

 

 

Una vez montada la culata GRS en el arma, pasamos a ajustarla en función de nuestras medidas antropométricas y esta regulación la llevaremos a cabo en tiempo récord, gracias al sistema SpeedLock.  En ese momento tenemos una culata hecha a medida que, como un buen traje, nos sentará bien y nos permitirá muchas alegrías, aunque en este caso serán en la caza o en el tiro.

Nota: agradezco a cesión del material para este reportaje a Bergara Rifles, Dikar, S. Coop. Urarte 26, 20570, Guipúzcoa, tel. 943 769 893, www.bergararifles.com

 

José Cid

No Comments

Post A Comment

ocho + trece =