Armas Cortas / 06.11.2019

Una mirada retrospectiva y nostálgica Con el final de la Segunda Guerra Mundial las fábricas importantes de armas de los Estados Unidos sufrieron un claro retroceso, a excepción de Smith & Wesson que seguía vendiendo sus revólveres en especial aquellos en calibre .357 Magnum, como el modelo 27, un verdadero Rolls Royce en arma corta. Por su parte, la firma Colt pasó de producir 30.000 pistolas modelo 1911 a comienzos de 1945 a 0 en cuatro meses. Como es lógico esto originó una crisis muy importante.   La forja de un mito Antes...