Capacidad mortífera de los proyectiles

Pesos, tipos y calibres

Es creencia popular, sobre todo en montería, que cuanto más peso tengan nuestros proyectiles mejor efecto de detención tendrán con la fauna. De hecho, en cartuchos como el 9,3x74R, que ya de por sí es uno mucho más potente de lo necesario para nuestros animales de caza en España, la mayoría de sus usuarios siempre se vuelcan a los pesados de 286 grains y más aún.

Barnes TXT.

El peso de un proyectil tiene una relación directa con su penetración (aunque hay más cosas como el tipo de construcción del mismo; no funcionan del mismo modo una punta H-Mantel o Nosler Partition que una de núcleo completo sin soldar a su envuelta); a mayor peso más penetra por tener más masa. Pero si pensamos que nuestra fauna ibérica, en general, es pequeña si la comparamos con la de otros países europeos. Generalmente, en una montería el 80 % de los jabalíes abatidos suelen pesar de media de 63 kilos, los venados unos 135 y sus hembras 80. Esto quiere decir que lo que necesitamos no es un proyectil capaz de derribar a un alce, sino todo lo contrario.

 

Algunos ejemplos

Es muy común ver en una montería que quienes utilizan un 9,3x74R lo cargan con cartuchos cuyos proyectiles pesan 286 grains o más. Con ello, lo único que garantizamos es que a los animales citados los atravesaremos de par en par y esto no nos asegura una buena deformación de la punta y su consecuente herida, más bien todo lo contrario.

RWS es quizás el fabricante de munición de caza que más productos ofrece.

Los usuarios de .375 Holland and Holland Mágnum, dentro de los cuales me encuentro, pues me gusta mucho usar mi rifle Whitworth, al que le tengo una confianza total, les pasa tres cuartos de los mismo: usan proyectiles de 270 o 300 grains. Pensemos un poco, las puntas citadas, como las de 270 están hechas para abatir alces, elands, bisontes y hasta búfalos cafres (siempre teniendo en cuenta su tipo de construcción). Por otro lado, los de 300 sólidos nos permitirán abatir a un elefante.

La H-mantel de RWS fue sin duda uno de los grandes avances en proyectiles de expansión controlada. Por el contrario, la ID está desarrollada para animales de piel fina y de poco peso.

Lo que pretendo decir es que si un proyectil es bueno para un búfalo no lo será para un jabalí de 70 kilos. Lo contrario a lo dicho sería como tirarle a un búfalo con un .308 Winchester con puntas de 150 grains muy expansivas, que van muy bien para el mentado suido. Aquí se aplica el síndrome del motero, cuanto más cilindrada tenga la moto mejor, pues eso significa que tiene más potencia sexual que uno que va en una de 125 cm3.

A un amigo, ya fallecido, le gustaba tirar en montería con su Fanzoj del .470. Él decía, con buen criterio, que eso le servía para tener mejor swing con este rifle que usaba para búfalos. Hasta aquí todo bien, el problema es que utilizaba cartuchos con proyectiles de 500 grains Woodleigh semiencamisados. Volvemos al mismo caso: si sirve para un búfalo no sirve para una res de 80 kilos; de hecho, esta persona era famosa por pinchar montones de animales.

A las Barnes TSX, como a todas las monolíticas de cobre o bronce, le debemos restar un 20% al peso que usualmente utilizamos con proyectiles de envuelta y núcleo de plomo para lograr un cometido similar.

En los calibres .30 (.30-06, .300 Mágnums, etc.), en general, he escuchado, que para rececho usan 150 o 165 grains, lo cual es perfecto, pero para montería 180 porque así le dan “un martillazo mayor”. La respuesta es no. Obtendrían mayores beneficios con una punta de 150 o 165 que se deformará de modo acorde a los animales que impacta que con una de 180 que es más dura y los traspasará sin apenas deformarse. Claro está que hay puntas de 180 muy blandas, pero, ahora, estoy hablando del peso.

 

Cuando llegó a España el 7 mm. Remington Mágnum (un cartucho excelente), rápidamente se hizo una fama de “pinchador de bichos” como he escuchado llamarlo. El porqué radicaba en que las primeras remesas de munición que se trajeron eran de 175 grains, ideales para un alce o un eland, pero no para una hembra de venado ibérica.

 

 

No me traigan problemas, sino soluciones

 

Esta frase la decía una bisabuela mía, cuando su familia se quejaba de tal o cual cosa. Bien, hasta ahora he planteado los problemas, veamos las soluciones. Desde hace años he desarrollado una regla nemotécnica que no falla y es una relación directa entre calibres y pesos de proyectil:

Lo dicho es comenzar desde 6 mm con 100 grains e ir sumando cada 0,5 mm. 20 grains. Pero esto es solo en relación con el peso en función de usar el más correcto para una fauna pequeña (corzo) a mediana (venado).

 

Tipo de construcción de proyectiles

Barnes monolítica sólida o no-expansiva. Es para utilizar en animales de gran tamaño como el elefante.

Básicamente, en la actualidad tenemos dos grandes ramas de proyectiles de caza: A) semiencamisados expansivos B) semiencamisados no expansivos, C) monolíticos expansivos y D) monolíticos no expansivos.

 

  1. Proyectiles semiencamisados expansivos: Están compuestos de envuelta y núcleo, generalmente, de plomo con mayor o menor aleación para aumentar o disminuir su dureza.

Otra subdivisión en este grupo es: 1º) Expansión controlada y 2º no-controlada.

 

1º) La expansión controlada, se basa en varios principios: 1-A-a Doble núcleo. 2-A-a Envuelta compuesta de dos partes. 3-A-a Núcleo soldado. 4-A-a Base sólida. 5-A-a Envuelta gruesa con núcleo anillado. 6-A-a Envuelta en forma de H o H-mantel.

 

1-A-a El doble núcleo fue patentado por Wilhem Brenneke en 1897; es decir, un núcleo duro por detrás y uno más blando por delante para lograr una expansión controlada en su parte delantera y un taco más duro que aseguraba mayor penetración. Éste posteriormente sería conocido como TIG (Torpedo Ideal Geschosse) donde el núcleo duro tiene una concavidad para recibir al blando, en RWS se llama ID Classic y el TUG (Torpedo Universal Geschosse), aquí el núcleo duro se mete dentro del blando, en RWS se llama UNI.

La punta Nosler Accubond aporta una envuelta gruesa y un núcleo soldado. Con esta configuración está pensada para animales corpulentos.

2-A-a Envuelta dividida o compuesta de dos partes: La vieja Winchester Silver tip lleva una envuelta y una caperuza, un ejemplo más moderno es la RWS Evolution o EVO con núcleo soldado.

3-A-a El núcleo soldado a la envuelta aumenta ligeramente su dureza, pero asegura una expansión controlada y una penetración al no perder peso, de hecho, hay varias marcas de puntas que aseguran una retención de un 97% del peso. Estos proyectiles son ideales para animales de cierta corpulencia como el jabalí y venado. Dentro de esta gama podemos encontrar los Ballistic tip de varias marcas. Y el nuevo proyectil de Winchester Ballistic Silver tip con caperuza de aluminio.

La Nosler Ballistic Tip es un poco más blanda que la Accubond.

4-A-a Base sólida. Barnes inició hace años este tipo de proyectil, cuya base llega prácticamente hasta la mitad del proyectil y a partir de entonces comienza un núcleo de plomo. Federal Cartridge Premium hace otro tanto.

5-A-a Envuelta gruesa con núcleo anillado. El mejor ejemplo de esto es la Brenneke TOG o Torpedo Optimal Geschosse.

La Swift A frame es una H-Mantel más moderna.

 

 

6-A-a Envuelta en forma de H o H-mantel de RWS, porque si hacemos un corte seccional de éstos vemos que aquella, a grandes rasgos, es como un tubo con una separación en medio, de ahí la famosa forma de “H”. Las Swift A-frame están basadas en el mismo principio. En RWS es la DK dentro de este tipo

El doble núcleo fue patentado por Wilhem Brenneke en 1897; un núcleo duro por detrás y uno más blando por delante para lograr una expansión controlada en su parte delantera y un taco más duro que aseguraba mayor penetración. Éste sería conocido como TIG (Torpedo Ideal Geschosse).

Los monolíticos expansivos suelen ser de cobre, como es el caso de la Brenneke TAG o
Torpedo Alternativ Geschosse. Los monolíticos expansivos suelen ser de cobre, como es el caso de la Brenneke TAG o Torpedo Alternativ Geschosse.

 

 

 

 

 

 

 

 

2º) Expansión no controlada: Suelen tener el núcleo sin soldar a la envuelta, son los más explosivos y solo deben usarse en animales pequeños y de piel fina, por ejemplo, las alimañas o varmint. Estos son los proyectiles más comunes con envuelta, así mismo, suelen ser los más económicos y para determinados casos, como ya he dicho, son ideales. En otros, como animales de piel gruesa o mayor corpulencia suelen penetrar poco y hacen grandes desgarros superficiales que no conducen al abatimiento de la presa.

  1. B) Semiencamisados no expansivos, también llamados blindados por tener la envuelta al revés, es decir, el plomo que enseñan está en la base y no en la punta como en los expansivos. Dentro de este grupo existe una variedad que son aquellos de doble envuelta, es decir, una envuelta del tipo expansivo que va en el sentido de la base a la punta y otra en sentido inverso. Conclusión, si vemos su base veremos que es ésta pertenece a la primera envuelta y no se ve plomo por ningún lado. Hornady tiene unos proyectiles que denomina FMJ RN Encapsulated. El fin de este tipo es anular el efecto de fish-tail (del inglés cola de pez), que tanto se veía en los viejos proyectiles de Kynoch y otros, donde la presión del choque contra el cuerpo del animal, sobre todo huesos, hacía que éstos se aplastaran de lado en su base, como si fuese un pomo de dentífrico y esto hacía variar su trayectoria.

    La Trohpy Solid Base aporta una gran penetración y deformación en animales de piel dura como el búfalo.

    La Trophy Tip incorpora a la base sólida y a la envuelta gruesa, un penetrador de material sintético para ganar mayor coeficiente balístico.

 

 

 

 

 

 

 

Se utilizan para animales de grandes proporciones como el elefante.

  1. C) Los monolíticos expansivos suelen ser de cobre o bronce y tienen una punta hueca que puede estar o no tapada con una caperuza de material sintético, aluminio, etc. También los hay con cortes que ayudan a la expansión de la punta. Un ejemplo de este grupo son los Barnes, Lutz Möller o Brenneke TAG o Torpedo Alternativ Geschosse.
  1. D) Proyectiles monolíticos sólidos: Están fabricados en cobre o bronce como los monolíticos expansivos, pero carecen de la punta hueca o cortes longitudinales que sirven para su expansión. Por tanto, cumplen el mismo cometido que los blindados encamisados es decir, buscan la penetración y, al igual que éstos, son para grandes animales.

 

A modo de despedida

Existen más y más ingenios desarrollados para expandir los proyectiles y causar más daños en los tejidos que interesan o, por el contrario, una penetración y trayectoria perfecta. Pero, creo en aquel viejo refrán “de para muestra basta un botón”.

En el proyectil TUG (Torpedo Universal Geschosse), el núcleo duro se mete dentro del blando, en RWS se llama UNI.

La nueva Winchester Silver Ballistic Tip mantiene su caperuza, pero se le ha incorporado una base más gruesa.

 

 

 

 

 

 

 

Repito use los pesos adecuados y el proyectil idóneo para la fauna a abatir, ni más ni menos.

¡Buena caza!

 

Nota: Agradezco la cesión del material para este reportaje a las siguientes empresas:

-Aguirre y Cía., S.A., Calle Trespaderne, 29, 4ª planta, 28042 Madrid. Tel. 91 435 57 40.

– Borchers S.A., C/ Industrialdea 22, Guernica. 48300 Vizcaya. Tel: 946.252.029. www.borchers-sa.com.

– Industrias El Gamo, apartados de correos 16, 08830 Sant Boi de Llobregat, Barcelona. Tel. 93 640 02 54, Fax 93 654 09 00, página web: www.gamo.com.

– Armería Izquierdo, C/Muñoz Grandes, nº6, 13630 Socuéllamos (Ciudad Real), tel: 926 53 11 46

 

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

11 + 3 =