Steyr Mannlicher SSG 08 en .338 Lapua Magnum

Excelente binomio de arma y cartucho potente y rasante

Este producto de la afamada empresa austriaca Steyr Mannlicher está enfocado a proveer de un rifle de precisión a los francotiradores como también a los amantes del Tiro a Larga Distancia con fines deportivos, modalidad en plena expansión.

Lleva las siglas identificatorias como SSG 08, las cuales se deben a las iniciales en idioma alemán de: la S, por Charf –S- chützen-G-gewehr-08 por el año de lanzamiento. Este diseño tiene un antecedente en el modelo SSG 04 de la misma firma, que tenía un aspecto más convencional, ya que a su vez estaba basado en un rifle de caza corriente. La misma S. Mannlicher afirma que la EKO Cobra, una unidad austriaca destinada a la lucha contra el terrorismo, tuvo gran influencia con su experiencia, en el desarrollo del SSG 08.

De izda-dcha.: .338 Lapua Magnum, .338 Winchester Magnum, .300 Winchester Magnum y .308 Winchester

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Veamos las diferentes partes que componen este rifle de accionamiento por cerrojo de altas prestaciones, construido en gran serie con las mejores herramientas que nos provee lo último en tecnología industrial.

 

Acción:

Está construida con los mejores aceros austriacos y su diseño esta copiado del rifle deportivo de la firma. Es de notar su fortaleza y solidez al ser casi cerrada, donde solo hay dos aberturas, una de ellas por debajo que comunica con el cargador, removible, y la ventana de expulsión, de pequeñas dimensiones, diseño que ayuda a aumentar la precisión del arma.

Dentro de la misma encontramos el cerrojo, que si bien es el clásico de esta firma, posee unas modificaciones debidas a los problemas que todos los fusiles de francotiradores están sufriendo en zonas de conflicto por culpa del polvo. Steyr Mannlicher  ha añadido a su cerrojo de cuatro tetones unas ranuras extras en el cuerpo para arrastrar el polvo y sacarlo.

 

Cargador:

Es removible y en este caso debido a las dimensiones del cartucho Lapua magnum, la capacidad del mismo es de solo seis cartuchos.

 

Cañón:

Detalle de la culata.

Es grueso y largo, necesarios para quemar la gran cantidad de pólvora de un cartucho como éste; mide unos setenta centímetros y está forjado mediante el método de martillado en frío, cuyas marcas exteriores le dan ese aspecto como entorchado que es una marca distintiva de esta casa austriaca. Debido al diseño del arma, los cañones son generosamente flotantes.

En la punta encontramos un freno de boca que, pese a sus dimensiones reducidas, posee tan buena ingeniería, que el retroceso del arma es similar a un 308 Win. Se le puede acoplar un silenciador diseñado y construido por el mismo fabricante.

 

Seguros:

Freno de boca.

El rifle posee el mismo sistema de seguros de sus rifles deportivos, denominado SBS, que se halla colocado en la parte trasera de la acción y por encima del mango pistola. De manera simple podremos decir para describirlo, que en su parte visible o exterior es como una rueda, donde se puede optar por diferentes posiciones, a saber: en la primera posición –siendo visible un punto rojo- el arma se encuentra en posición de poder ser disparada.

En la segunda posición, aparece un punto blanco, quedando el arma en seguro, pero se puede accionar la manivela. En la última posición, además del punto blanco, aparece una aleta gris, indicándonos que no solamente el arma está en seguro, sino que, además, no puede accionarse la manivela.

 

Sistema de disparo:

Es muy elaborado y suave, viene con 1,5 kilos de fábrica, pero se puede regular. En forma visible posee una cola de disparador simple, es decir, no posee “pelo francés”.

Miras:

El arma no posee aparatos de puntería convencionales de hierro, ya que está destinada a largas distancias, por ello lleva en la parte superior de la acción un montaje superlativo en la forma de un raíl “Piccatiny” que abarca en su longitud todo el largo de la acción.

Sobre el Piccatiny, su propietario, ha montado una base especial para sostener las anillas de un visor especializado que no solo es robusta, sino que, además, posee una regulación en altura, por si no alcanzase con las regulaciones que lleva la mira óptica. Esto se debe que como el arma está destinada a disparos a larguísimas distancias, si los registros de la mira no alcanzan, se puede modificar el ángulo del montaje para que sea adecuado al recorrido.

Su propietario actual, Diego Borda, le ha colocado un visor alemán Schmidt & Bender, diseñado y construido para fines policiales/militares con un diámetro de tubo de 34 mm. de aumentos variables que van del 6x a 24 aumentos, con retícula P4 fino. Además, se ilumina a voluntad y con torretas micrométricas de corrección; uno de los mejores visores que se fabrican en la actualidad para este tipo de rifles para francotiradores.

 

Culata:

El cambio más significativo que los usuarios de S. Mannlicher reclamaban en el modelo anterior 04, era la parte trasera de la culata. El nuevo diseño es más radical, ya que se aparta del aspecto convencional y adopta una forma totalmente anatómica regulable.

Está construida en un material de aleaciones de aluminio con un revestimiento de Eloxal. Su carrillera acolchada, se regula en altura mediante un tornillo, que además posee marcas numeradas.

Midiendo el viento.

Su culatin absorbente se ajusta horizontalmente mediante el acoplamiento o retiro de espaciadores provistos por el fabricante, mientras que la regulación en vertical, se hace deslizando dicha almohadilla hacia arriba o abajo. Además lleva en su parte trasera inferior, un apoyo o monopode roscado retráctil que permite un ajuste para encontrar la medida perfecta  del contacto de la culata sobre su apoyo, dándole una gran solidez a la toma de puntería.

Para mayor apoyo del arma, en su parte delantera del guardamanos, lleva una extensión donde se ha colocado un bipode plegable para mayor comodidad al transporte. Pero muy importante también, ya que la culata es plegable acortando su largo para más cómodo transporte, es el sistema de fijación a la parte trasera de la acción. Se ha adoptado un sistema de bloqueo por presión, una especie de palanca que, después de plegar o desplegar la culata, se cierra con mucha facilidad, quedando completamente fijada, sin ninguna holgura, algo fundamental para un tiro de precisión.

El sistema de colocación de Piccatiny laterales para el acoplamiento de otros artefactos, es idéntico al modelo anterior, los cuales que van incrustados en el chasis.

Otro detalle de la culata, es que la empuñadura de pistola que en su parte trasera lleva insertos de diferentes conformaciones, que se pueden colocar para el mejor empuñe del usuario.

 

Impresiones de campo

Tuve la oportunidad de probar el arma mientras me encontraba en el campo de un amigo, situado en La Pampa, Argentina, donde hay muchos médanos y por ello, muy seguro de hacer pruebas con armas, ya que se usan esos montículos arenosos como parabalas natural. Disparó primero el dueño del arma, por supuesto que todos estábamos con protectores auditivos, ya que al estar provisto el arma con un freno de boca y con tal carga de pólvora en sus municiones, sin esa protección podría ocasionar daños. Cuando me tocó el turno, confieso que estaba preparado para recibir un fuerte retroceso, pero no fue así.

Plegando la culata.

Realmente los ingenieros de fábrica, no solo se lucieron con el diseño total del arma, sino que el freno de boca, pese a su tamaño reducido, es tremendamente efectivo, ya que la sensación fue como disparar un rifle recamarado para el dócil .308 Winchester.

Desgraciadamente, solo hicimos algunos disparos a 100 metros, así que no pude comprobar la precisión a largas distancias, pero vi por internet que un usuario logro un record a 1.400 metros, metiendo cinco disparos que podían ser cubierto con una mano.

Tremenda precisión para un rifle de producción en masa.

 

Conclusiones finales

El diseño del mismo es de avanzada, totalmente regulable para las medidas anatómicas de un usuario corriente y, además, de una construcción impecable. De esto no hay que dudar, ya que es otro producto de la Steyr Mannlicher que se caracteriza por la alta precisión de sus rifles.

El cartucho que recamara, ya que hay otros en calibres más convencionales que se ofrecen en este modelo, es de altísimas prestaciones, de una rasante excelente y superlativo poder de detención.

 

Historia del cartucho

En los primeros años la década de los 80, los militares se encontraron con un problema importante para los rifles de francotiradores.  Vieron que el calibre .7,62×51 o .308 Win adoptado por la NATO se quedaba “corto” y perdía precisión en disparos a larga distancia, sobre todo, a partir de 800 metros.

Fruto de esta observación, y teniendo en cuenta que el siguiente paso en la escala de calibres usados en combate era demasiado exagerado, ya que estamos hablando del .50 Browning, se vieron en la necesidad de diseñar un calibre intermedio entre el difundido  7,62×51 y el .50 BMG. Después de muchas investigaciones y desarrollos, surgió un nuevo calibre con estas dimensiones: 8,60x70mm.

Resultado de la prueba.

Detrás de todo este proyecto, en primer momento estuvo la firma finlandesa Lapua, ya que en ese país tenían el problema de cuidar la frontera con Rusia, donde habían puestos de observación y control cada tres kilómetros, por lo que desarrollaron este cartucho capaz de abatir alguien que cruzare por el medio del área de cobertura de los guardias de frontera ubicados en los puestos. Finalmente perfeccionaron el diseño de este nuevo calibre y desarrollaron el primer cartucho de lo que a partir de mediados de los 80 pasó a conocerse como .338 Lapua Magnum, que en principio se concibió como una evolución del .416 Rigby, un calibre clásico dentro del mundo de la caza.

De hecho, si comparáramos ambos cartuchos veríamos que ciertamente son bastante parecidos, aunque el .338 LM es un poco más corto y tiene el cuello más pequeño debido a la reducción del calibre. En cualquier caso, y a diferencia del .416 Rigby, el .338 LM no nació pensando en un posible uso venatorio. Más bien al contrario, ya que todo su desarrollo y posterior evolución siempre estuvo marcada por una clara influencia militar; hasta su entrada en el mercado, el calibre “antipersonal” por excelencia era el 7,62x51mm. Sin embargo, muchos tiradores de elite de distintos ejércitos evidenciaron que para realizar disparos a largas distancias y en determinadas condiciones se requería un tipo de munición más potente. Así, el .338 LM demostró ser la combinación perfecta entre potencia y precisión para disparos hasta unos 1500 metros, gracias a su estabilidad y su trayectoria tensa.

Esto propició que algunas de las principales compañías fabricantes de armamentos especializados apostaran por este calibre para sus rifles de alta precisión.

 

En el campo deportivo

A pesar de que, como hemos comentado, los orígenes del .338 LM están estrechamente ligados al sector militar, los tiradores deportivos también han sabido apreciar las excelentes características de esta munición. Los cazadores han probado sus facultades en rifles diseñados por firmas tan reconocidas como Mauser o Heym y el que estamos analizando S. Mannlicher SSG 08.

Rueda SBS.

Equipados con proyectiles como el famoso “Forex” o la “Boat tail”, los cartuchos del calibre .338 LM se han cobrado todo tipo de piezas de caza mayor en los últimos 20 años. Del mismo modo, los tiradores deportivos aficionados a disparar con rifle y visores especializados para larga distancia, también han encontrado en este calibre una solución perfecta para conseguir las mejores agrupaciones.

Respecto al tipo de munición utilizada por estos tiradores en dichas pruebas, una de las más extendidas es sin duda la Scenar Match con proyectiles de 247 grains, sobre todo entre aquellos que no son demasiado partidarios a la recarga.

 

Nota: agradezco la cesión de material para este reportaje a Borchers S.A., C/ Industrialdea 22, Guernica. 48300 Vizcaya. Tel: 946.252.029. www.borchers-sa.com

 

Carlos Coto

No Comments

Post A Comment

13 − diez =