S&W Shield Ported

A la más exitosa de todas las pistolas de defensa se le ha agregado un freno de boca

Comparación entre la Shield Ported (izda.) y la estándar.

Más controlable, más precisa… más letal.

Pistola Shield Ported con la extensión de empuñadura y cargador más largo.

Hace unos dos años tuve oportunidad de ver en el Shot Show una pistola más que interesante. De hecho, no creo equivocarme mucho al decir que se trata de la más exitosa de la línea de Smith and Wesson y ésta nos llega directamente del Performance Center… Toda una garantía.

 

Entre las distintas versiones pude apreciar una que me pareció la que más puede dar a quienes necesitan portar un arma para defenderse. Y en mi condición de gendarme francés es lo que necesito ante los retos a los que desgraciadamente tenemos que enfrentarnos en nuestro presente y, factiblemente, futuro tanto en Francia como en todos los países de Europa.

 

La saga Shield

 

 

Con su introducción en el 2012 apareció una verdadera plataforma que serviría para desarrollar más y más ingenios en pos de dotar a esta pequeña pistola de mayor poder disuasivo y/o letalidad.

A ambos lados de la corredera encontraremos los tres cortes para evacuar los gases del freno de boca.

Con la Shield Smith and Wesson entra en el terreno de las pistolas subcompactas de gran potencia, ya que esta línea recamara dos cartuchos de gran energía: 9 mm. Parabellum y .40 Smith & Wesson. Con su acertada aparición en 2012 rápidamente se encaramó al éxito de ventas y, de hecho, desde entonces a la fecha se han fabricado más dos millones de ejemplares. Esto no es casualidad, no la hay en los mercados abiertos. El éxito es algo que se crea a sí mismo. Y vino acompañado con su irrupción la Shield cubrió un nicho comercial que no estaba nada claro, pues pensemos en las armas ya existentes en 2012 y veremos que muchas rondaban la idea que Smith and Wesson supo plasmar.

Sin duda fueron varios los aciertos, como su extrema delgadez que sí hace la diferencia, amén de su funcionamiento impecable, su discreta asa del seguro que han hecho de esta pistola todo un referente y cualquier otra marca siempre será comparada con la misma.

Como ya hemos visto en otros artículos, estamos ante un arma que se adapta al cuerpo gracias a varios puntos destacables, insisto su extrema delgadez (24,1 mm.), llevar un cargador monohilera, líneas suaves y dar a quienes lo necesitan una arma de defensa total y confiable.

Los mandos están en el mismo sitio que en las demás; aunque al salir de Performance Center su funcionamiento es más suave.

Pero decir que su éxito se debe a su configuración es simplificar demasiado, pues detrás de lo visible está el verdadero corazón de un arma, su mecanismo a pruebas de encasquillamiento y lo hace de forma segura…, inevitablemente.

Pero un arma no es tampoco este aspecto sino que debe ir a más y para ello, la firma Smith and Wesson lo hace dotándola de fábrica de un apuntador lasérico integral Crimson Trace (ver armas y Municiones nº 384) o como en el caso que hoy nos interesa con un freno de boca. Éste se ha tallado en el cañón y, como es lógico, también en la corredera para que pueda evacuar los gases propulsores del proyectil que servirán para minimizar la relevación del arma, haciéndola de este modo más estable. Asimismo, el freno de boca reducirá considerablemente el retroceso y esta doble aportación, además, la hace más controlable. Es decir, con el freno de boca ganamos en estabilidad y manejabilidad, dos aspectos cruciales para obtener un rendimiento más preciso y certero.

Alza con fibra óptica.

Nuevamente estamos ante el hecho de que una buena arma no es solo un mecanismo funcional y preciso, también debe aportar seguridad y capacidad de respuesta rápida y qué mejor que llevarla totalmente cargada. El gran número de armas vendidas y la falta total de accidentes lo demuestran; es decir, sus mecanismos de seguridad simplemente funcionan. Entre éstos destaco el mecanismo de seguro pasivo que lleva el disparador y que evita el accidente de un disparo fortuito en caso de caída del arma. También cuenta con un indicador de recámara cargada.

No debemos olvidar que esta Shield Ported y todas las de su saga, son herederas directas de las M&P, tanto en los mecanismos como en su diseño en general como el bajo perfil del axis del cañón con respecto a la empuñadura.

 

Shield Ported

A pesar de la extensión de la empuñadura sigue siendo un arma muy compacta.

Tengamos en consideración que esta pequeña Shield Ported puede ser utilizada como back-up, pistola principal de defensa o un arma para tirar todos los días del año. Para ello se vale de un diseño superior y mecanismos totalmente probados que, gracias al Performance Center y sus maestros armeros han podido poner a punto una Shield nueva. Claro está que se beneficia de la experiencia de las armas que la han antecedido con todos sus aciertos, como  un disparador cristalino y suave a la vez.

Está basada en un armazón de polímero de alta resistencia con un ancho máximo de 24, 1 mm. y un corto cañón de 78,7 mm. con dos cortes (uno a cada lado), y tres cortes en la corredera a cada lado para la evacuación de gases. Esto la transforma, desde mi punto de vista, en un arma superior, dado el control y manejabilidad que obtiene el freno de boca.

Dado su tamaño cualquier funda sirve para portarla.

Particularmente la he probado en 9 mm. Parabellum que es el cartucho de armas de defensa y reglamento por excelencia en la actualidad. Y debo decir que la sensación de disparo y retroceso es inferior  a la de mi Walther PPK en calibre .380 ACP.

Por último diré que la Shield al salir del Performance Center viene equipada con una extensión de la empuñadura para poder utilizar un cargador con un cartucho más (total 8+1), pudiendo el usuario customizar su arma, como así también un cargador corto (7+1) del 9 mm. Parabellum. En el caso de las armas recamaradas al .40 Smith & Wesson, la capacidad de los cargadores es en el largo de 7 +1 y en el corto de 6 +1.

 

La prueba

Es muy fácil hacerse con los mandos de la pistola, pues son los mismos que en la serie M&P, aunque me da la sensación de que como éste viene del Performance Center su accionamiento es más fluido.

Comparación de los cañones de la Ported (dcha., obsérvese el corte hecho por electroerosión en el cañón) y el de una Shield Estándar.

Me gustan las miras con fibra óptica de colores para mejorar la rápida adquisición de éstas, como así también un clik más sonoro el montar el percutor.

Obsérvese la buena concentración de disparos y la escasa relevación en los impactos.

Debo decir que he disparado con la pistola de un compañero, una Shield estándar y que ambos hemos convenido en que el retroceso del 9 mm. Parabellum es mucho más llevadero con la Ported, asimismo, doblar los disparos se hace de forma más rápida y efectiva.

También debo aclarar que doblar disparos en velocidad se hace de forma más efectiva si contamos con la extensión del cargador al poder empuñar de forma más efectiva. Llegado a este punto creo que lo dicho sirve también para dejar en claro que con la extensión de cargador la Shield Ported se transforma en un arma de defensa, mientras que con su cargador corto sería de back-up.

Con la mejora del sistema de disparo a una presión de unos 4 kg. la precisión del arma se ha beneficiado y para el ello lo mejor es la prueba de tiro. Utilicé munición Remington de punta hueca de 115 grains. En un arma pequeña y de poco peso, como ésta, prefiero proyectiles más ligeros y así beneficiarme más del hecho de llevar un freno de boca.

La diana no puede evidenciar más la buena precisión de esta pistola S&W Shield Ported, una gran aliada para quienes necesitamos confiar en una pistola.

Nota: agradezco la cesión de material para este reportaje a Borchers S.A., C/ Industrialdea 22, Guernica. 48300 Vizcaya. Tel: 946.252.029. www.borchers-sa.com

 

Alain de la Fresange

No Comments

Post A Comment

tres × 2 =