Revólveres Webley de Fuego Central

Las armas de un imperio

Durante más de 60 años, los revólveres Webley, en diferentes modelos y configuraciones, se ganaron el respeto de las tropas británicas y las de su imperio. Pocas armas tienen un historial similar, tal vez sólo superado por la pistola Colt 1911. Por tanto, y a pesar de sus detractores, este diseño casi prehistórico de revólver debió ser muy bueno para mantenerse tanto tiempo. Se apoya en varios activos, funcionamiento a prueba de fallos, y un grueso y poderoso cartucho.

 

El comienzo de una serie

Con la aparición del sistema de percusión y la verdadera revolución generada por los revólveres Colt, las tropas británicas rápidamente fueron dotadas de este tipo de armas, tanto estadounidenses como vernáculas.

Philip Webley fue un fabricante de Birmingham de armas de fuego, en especial de revólveres de avancarga, hacia 1850, colaboró con Joseph Bentley en numerosas patentes. Posteriormente, la firma que llevaría su nombre los fabricaría de retrocarga, y a comienzos del siglo XX produjo varias pistolas semiautomáticas, siendo las más interesantes las Webley Mk I  calibre .455 Automatic Pistol, que fue de reglamento. Llamaba la atención su longitud total de 215 mm., con un cañón de 126 mm. Utilizaba un cargador de petaca con capacidad 7 cartuchos. Fue fabricada entre 1913 y 1931 y alcanzó una producción total de 9.300 ejemplares. El otro modelo destacable fue la Webley Mk I  Nº 2, en igual calibre y similar a la anterior, pero con miras regulables y seguro manual. Pero, insisto, fueron muchas y sólo destaco éstas por su gran calibre.

En la actualidad la compañía se dedica a las armas de aire comprimido. Frankley Industrial Park, Tay Road, Rubery, Rednal, Birmingham B45 OPA, Reino Unido.

 

Los revólveres

Como adelanté, la producción de estas armas se remonta a la era de avancarga, con revólveres como el Webley-Bentley.

El primero de retrocarga fue el modelo RIC, era de tipo Bulldog en la expulsión de vainas, de simple y doble acción en calibre .450 Webley. Tenía una longitud del cañón de 51 mm. con mira fijas y sin alvéolos. Apareció en 1867 y fue un éxito inmediato, de hecho,  la policía irlandesa, Royal Irish Constabulary (RIC) lo adoptó al año siguiente. Tuvo una gran aceptación en las colonias. Hacia 1870, se fabricó un segundo modelo muy similar, pero en 1876 apareció el Nº2, que mantenía el calibre. En 1880 apareció otro con el tambor iba fluteado entre los alvéolos y ambos tenían una empuñadura mejorada. Y se hizo un tercer modelo en 1884, con cañón de 102 mm.

Volviendo a 1870 Webley, produjo el modelo nº 1 en el monstruoso calibre de .577 Boxer, tenía cinco alvéolos dado el tamaño de cada uno. Era un arma grande, de 241 mm., y su cañón era de 127. Era como un Bulldog “a lo bestia” y tuvo cierta aceptación, sobre todo en la India.

El modelo siguiente fue el Webley-Pryse modelo 1876, de simple y doble acción. Diseñado por Charles Price, fue el primero de armazón basculante y utilizaba un engorroso sistema en el que había que apretar al unísono dos asas para abrir el arma y expulsar automáticamente todos los cartuchos. Tenía un cañón de 108 mm. y su calibre era el .450 Webley. De este revólver se hizo otro muy similar conocido como Bland-Pryce, es decir, no es un Webley sino fabricado por Thomas Bland en 1877, que aportaba un cañón más largo de 160 mm. y el tambor fluteado. Debido a su éxito en el mismo año Webley lo fabricó y son muy parecidos. Y por último, en 1878 se hizo una versión de bolsillo con cañón de 88 mm.

Webley Modelo 1878 Army Express, un arma de simple y doble acción, calibre .450/.455, que a diferencia de los modelos posteriores era de armazón rígido y tenía un extractor lateral y portillo de carga tipo Colt Frontier.  En este mismo año la firma comercializó un modelo Bulldog que se hizo famoso en todo el mundo, siendo copiado en Francia, Bélgica y España donde se produjeron cientos de miles. El Bulldog de Webley mantuvo el calibre de 450 homónimo; aunque también lo fabricaron en .380. En cuanto a las copias se hicieron desde el .22 Corto hasta en el calibre original.

El revólver Webley-Kaufmann poco aportó a la industria armera y no fue reglamentario del ejército británico, pero significa un objeto de colección, cuanto menos interesante, para los amantes de las armas. Michael Kaufmann fue otro inventor británico de armas quien, en asociación con Webley, durante el periodo de 1878 -81, realizó varios desarrollos, entre ellos el revólver que sirvió de base al Webley Green fabricado a partir de 1882. Tenía un largo cañón octogonal de 173 mm. de siete estrías con giro a la derecha y era de apertura superior, como casi todos los revólveres Webley de la época, aunque ésta era diferente pero, en definitiva, no aportó nada concluyente. Su longitud total era de 279 mm.; es decir, un revólver grande y robusto, por tanto, sin ser adoptado fue utilizado por los oficiales británicos.

Su calibre fue el reglamentario .450/.476 Eley que estuvo vigente con muchas modificaciones hasta la aparición del .455 Eley. En la actualidad es un arma buscada por los coleccionistas y dado que no fue fabricado en masa como los otros modelos reglamentarios, su precio es más elevado.

Webley & Scott modelo 1886. Revólver de charnela, reglamentario del ejército británico en calibre .455 / .476, de doble y simple acción.

El primer reglamentario fue el Webley Mark I  adoptado hacia 1887 en calibre .455 Eley y de este modo se inicia esta familia de revólveres  en el Reino Unido. Como los ingleses tienen que hacer muchos modelos, éste fue remplazado por el Mark II en 1894, pero esto no significa que fueron retirados del servicio, más teniendo en cuenta las dimensiones del Imperio y de su ejército y Marina.

Uno de los modelos más aceptados por la oficialidad británica fue el Mark III con la ya conocida empuñadura de cabeza de pájaro, que ayuda a absorber el retroceso, aunque tendía a modificar el asimiento. Entre sus activos se mantenía el grueso y poderoso cartucho .455/.476 Eley, pero al ser más corto que los otros modelos, era más fácil de portar, ya que su cañón era de 101 mm., pero seguía manteniendo un tambor de seis alvéolos y se ganó fama de manstopper. Este aspecto era muy importante, sobre todo, en aquellos sitios donde los enemigos potenciales tenían gran fuerza física o estaban muy mentalizados con determinada causa, como ejemplo, los afganos fueron de los más duros enemigos con que se enfrentó el ejército británico.

Fue adoptado reglamentariamente hacia 1897, también se lo fabricó en una versión más pequeña en .38 S&W, y se mantuvo en el ejército hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, aunque compartió protagonismo con otros Webley como el Mark IV, adoptado en 1899.

Tras la aparición de armas semiautomáticas, y también del revólver Mauser, que utilizaba el retroceso para montar el martillo y girar su tambor, el coronel George Vincent Fosbery (ver Armas y Municiones nº 310), patentó un arma de esta guisa y fue adoptada en 1900. Muy apreciada por algunos y denostada por otros, era muy precisa, aunque mucho más costosa de fabricar. Se hizo famoso el tirador Walter Winans pudiendo disparar los seis cartuchos en siete segundos y colocarlos en 51 mm. a 11 metros de distancia. Pero el barro y las contingencias de cualquier campaña estuvieron en su contra. En diciembre de 1913 se hizo lo propio con el Mark V que mantenía su empuñadura de cabeza de pájaro, pero el cañón había sido prolongado a 6” (152 mm.). Este último junto con el Webley-Fosbery es el más raro de todos los Webley de ordenanza. De alguna manera, ya se había metido en el criterio de los militares ingleses la reducción del calibre y así nació el Webley Mk. III 38 Military & Police, un arma de charnela de simple y doble acción, calibre .38 S&W. Su longitud total era de 241 mm. (con cañón de 101 mm.) Fue producido con dos longitudes de cañón: 76 y 101 mm. Mantenía la misma capacidad 6 cartuchos y fabricado entre 1897 y 1945. El Webley-Wilkinson Modelo 1905, que también fue reglamentario era de simple y doble acción, se trata de otro modelo de los tantos que fueron utilizados por el Ejército Británico. Su calibre original fue el .450/.455, no el .455/.476 como los posteriores a éste; aunque anteriores a los recamarados en .38 SW. En 1908 se introdujo el Webley Green Target con su nueva empuñadura, que se basaba en el modelo 1882, y después de varios desarrollos se mantuvo hasta el final de la Segunda Guerra, pero al igual que sus hermanos, fue más por las necesidades bélicas que por su practicidad. De éste se hicieron dos modelos el “Service” (1882) y el “Target”, uno para uso militar y el otro civil.

El Mark IV .38 Military & Police fue el primero en este calibre que se adoptó, mantenía la típica charnela y era de simple y doble acción. Su longitud total era de 231 mm. (con cañón de 127 mm.). La longitud del cañón variaba entre: 76 (modelo Pocket, del inglés bolsillo), 101 y 127 mm. Capacidad del tambor: 6 cartuchos. Fabricado entre 1929 y 1957.

El Webley Mk. V, apareció en diciembre de 1913, se adoptó este modelo que mantenía su empuñadura de cabeza de pájaro y el calibre .455 Webley pero el cañón había sido prolongado a 6” (152 mm.).

El último de estos gigantescos revólveres, aunque coetáneo con la adopción de los recamarados al .38 S&W fue el  Webley Mk. VI de simple y doble acción en calibre .455.  Introducido en 1915, la longitud total era de 285 mm. (con cañón de 152 mm.). La longitud del cañón variaba entre: 101; 152 y 190 mm. Capacidad del tambor: 6 cartuchos. Fabricado entre 1915 y 1947. Durante la Segunda Guerra Mundial todos estos modelos y ambos cartuchos (.455/.476 y .38 S&W) sirvieron correctamente en todos los frentes. Pero, como los ingleses tenían “pocos modelos” a partir de 1932 produjeron revólveres Enfield con otra denominación, basados en los Webley, aunque esa es otra historia.

Pedro Beristarain

No Comments

Post A Comment

cinco × 1 =