Colt Python

Una mirada retrospectiva y nostálgica

Con el final de la Segunda Guerra Mundial las fábricas importantes de armas de los Estados Unidos sufrieron un claro retroceso, a excepción de Smith & Wesson que seguía vendiendo sus revólveres en especial aquellos en calibre .357 Magnum, como el modelo 27, un verdadero Rolls Royce en arma corta.

Por su parte, la firma Colt pasó de producir 30.000 pistolas modelo 1911 a comienzos de 1945 a 0 en cuatro meses. Como es lógico esto originó una crisis muy importante.

 

La forja de un mito

Antes del Python, los mejores revólveres de tiro eran el Colt Officer´s Model Match en .38 Especial y el Modelo 27 de Smith and Wesson en .357 Mágnum.

Los tres modelos de cañón de 4”, 6” y 8” producidos entre 1970 y la década de 1990

A mediados de los años 50 el Officer´s Model Match era el último de una larga serie de revólveres y con él Colt ganaba todos los concursos de tiro. Pero el inicio del Python  se debe a un hombre que era el vendedor oficial de Colt en la Costa Oeste, Bill Henry, quien en 1953 tenía un proyecto: Hacer un mega revólver de tiro.

Como estaba muy en contacto con todos los tiradores de su zona, sabía que durante años estos habían hecho mil modificaciones y alguna más a sus Officer´s Model Match, desde cañones con solistas ventiladas a verdaderos bull barrel´s, crestas de martillos alargadas para no cambiar el empuñe, etc. Muchas de estas transformaciones fueron realizadas en la armería King, de California.

Henry supo convencer a la Colt y ésta puso el proyecto en manos del Colt Pattern Room con su maestro armero Adalbert “Al” Gunther quien produjo el primer prototipo utilizando un armazón de Officer´s Model con un alza Targetmaster, que se usaba en esta empresa entre 1949 y 1952. Este prototipo llevaba un cañón de 4 5/8” con solista y un contrapeso que corría debajo del cañón, martillo y cachas de tiro.

Colt Python niquelado de 8” producido entre 1970 y 1990, como atestigua el recorte en ambas cachas. El picado finalizaba en línea recta por debajo de los medallones

En el primer análisis se dieron cuenta de que el arma pesaba mucho (1,7 kg.). Entonces Gunther pensó en hacer cortes en la solista, hacerla ventilada y taladrar el contrapeso de debajo del cañón. Con estos cambios los directivos de Colt pensaron que el arma se “sentía” bien en la mano.

En los días posteriores de la Segunda Guerra Mundial el cartucho .357 Remington Mágnum había cobrado más y más atención por parte de los usuarios. Por esta razón el calibre para el nuevo revólver se decantó por éste.

La primera pre-producción conocida como serie One (uno) fue llevada a cabo por el maestro armero Al DeJohn. Fue a quien se le ocurrió que, en vez de llevar el martillo con percutor como todos los anteriores, éste debía estar en el armazón y que tenía que tener un cañón de 6”.

Finalmente, había que bautizar al nuevo revólver y tras una consulta interna, ganó el dado por su vice-presidente, Phillip Schwartz. Ello se debe a que en 1950 Colt había iniciado una serie de armas cortas con nombres de serpientes en revólveres como el Detective Special con armazón de aluminio, es decir, el Cobra. Y como la pitón es mayor que la cobra, el nombre quedó institucionalizado.

 

Comienza la producción

Pero en septiembre de 1955 muchas cosas ocurrirían en nuestro sector: los directivos de Colt unieron sus fuerzas con Penn-Texas, una compañía que por entonces era bastante nueva, dedicada a la fabricación de herramientas que también producía máquinas para estriar. Fue entonces cuando un proyecto que venía desarrollándose desde 1953, su armazón I para armas en calibre .357 Mágnum, tomó cuerpo, como el Colt Python con una única meta: Ser el mejor revólver. Para algunos de nosotros lo logró ampliamente.

Otro hito en la empresa fue que se inició nuevamente la producción del Single Action Army y fue por dos motivos, 1º) Ruger estaba teniendo un éxito total con sus revólveres de simple acción Blackhawk y 2º) el éxito de la serie televisiva “Gun smoke” del Marshall Dillon y su ayudante Chester arrasaba en las pantallas.

El armazón I es un E Army Special de 1908, también llamado el del .41 viejo, ligeramente alargado y con tratamiento térmico. Con los resultados de Smith & Wesson a la vista con su modelo 27, decidieron hacer un súper revólver en cuanto a calidad y terminación. Lo más llamativo era su cañón con solista ventilada y un contrapeso que lo recorría por debajo del ánima y servía de protección para el eje expulsor.

La primera mención que se encuentra en la literatura de las armas es un artículo aparecido en Gun Digest Annual del mayor General Julian Hatcher, que llevaba unas palabras del editor, John Amber:  The Colt Python  “I” frame.

El segundo modelo de cachas, entre 1961 y comienzos de la década de 1970. Llevaba un recorte para apoyar el pulgar con un picado circular por debajo de los medallones de Colt

Las cachas eran de nogal seleccionado y terminadas a mano con un cuadrillado total y sin barniz. Tenían un tamaño y filosofía que las acercaba más a unas de competición que a las habituales que Colt utilizaba en sus otros modelos. Evidentemente, con el Python querían hacer un punto y aparte.

Los aparatos de puntería Accro eran totalmente ajustables y su acabado era el Colt Royal Blue, el mejor pavonado de la firma al que todavía se lo mejoró con un pulido más fino. Se decía que mientras los revólveres de la competencia ya estaban en los camiones para su distribución, a los Python todavía los estaban puliendo.

También se lo presentó con un acabado niquelado brillante. Este último desapareció cuando Colt comenzó a fabricarlos en acero inoxidable, que se puso en el mercado por primera vez en 1983, aunque en 8” fue en 1989, y se ofrecía en acabado mate o brillante. Otro cambio fueron las cachas que podían ser de neopreno, pero esto lo veremos más adelante.

Como advertiremos todos estos cambios estéticos beneficiaron al Python, pero su mejor apuesta fue el sistema de disparo y su admirable precisión. De hecho, la simple acción que venía de fábrica ya era del tipo de competición. La doble acción se había mejorado para intentar llegar a la cota de los Smith and Wesson.

El sistema que se estaba utilizando en Colt había sido desarrollado a finales de 1890 y se lo conoce como “Bank Vault Lock-up”, era complejo y recio de accionar. Y como el Python tenía que ser el mejor revólver, se lo refinó y todas sus piezas iban pulidas, pero no por cualquiera sino por su maestro armero Al DeJohn.

En este punto ahí lo dejo, pues hay fans para todos los gustos. Particularmente, me gusta mucho el resultado que da su muelle principal en “V”, pero sé que para otros, como nuestro director Saúl Braceras, prefiere a los S&W. De hecho, suele decir que el Python es un buen revólver de simple acción. Sin comentarios.

Rápidamente fue adoptado por muchas organizaciones de policía; como: Colorado State Highway Patrol, Forida Highway Patrol, Georgia Highway Patrol, FBI, Gendarmería Francesa y muchas, muchas más hasta que la fiebre de las pistolas semiautomáticas inundó el mercado.

La longitud de sus cañones variaba en: 2 1/2”, 3” (muy raros y a veces llamados Combat Python), 4” (que en los primeros momentos se lo publicitó como Colt New Police Python), 6” y 8”. En cuanto al calibre, todo el mundo cree que solo se hizo en .357 Mágnum. No es así, se hicieron prototipos en .22 LR (tengamos en cuenta que a mediados de los 80 en el catálogo de Colt apareció un Python en .22 LR, pero esto se debió a que cuando se abandonó la idea de este revólver, el catálogo ya había sido impreso), .22 Mágnum, .256 Winchester Mágnum, .38 Especial, 41 Mágnum y .44 Especial. Estos son muy raros y verdaderas joyas para los coleccionistas, pues nunca entraron en la fase de producción. Los primeros modelos de Python llevaban su contrapeso taladrado por dentro.

Las cachas de los Python con cañón de dos pulgadas y media eran estándar y similar a otros modelos, conocidas como Service Type

Desde 1955 a 1969 la numeración de los Python no llevaba ninguna letra y son, nuevamente, los preferidos por los que los coleccionan. En 1994 se descontinuó el Python con cañón de 2 1/2”. A partir de esta fecha se promovió la fabricación de modelos especiales, hasta que en 1996, el Python dejó de estar en la línea normal de producción y sólo se podía conseguir a través del Custom Shop hasta 2003-2004.

En 1974 en los Estados Unidos un Colt Python costaba unos 224 U$S, mientras que el Smith and Wesson modelo 27 unos 175. Además, la Colt se enfrentó en una batalla total contra Smith and Wesson en la película Harry el Sucio, donde Clint Eastwood usaba un S&W modelo 29 en .44 Mágnum y los malos utilizaban el Python en .357, que era la dotación de la California Highway Patrol.

Como ya dije, en 1997 el Python era cosa del Custom Shop y se lo servía bajo pedido. Fue entonces cuando a su nombre se le agregó a la palabra Elite, pasando a denominarse Colt Python Elite. Esto fue un cambio nominal, ya que el Python y el Python Elite son las mismas armas.

El final de la producción fue entre 2003 y 2004, su precio en esos días era de 1.150 U$S. Pero en el 2005 se hizo una serie conmemorativa muy grabada de los 50 años de Python con cañón de 6”.

 

Los cambios en el Python

A pesar de los hechos por Colt en otros revólveres, no existen generaciones ni Mk del Python, aunque éste cambió un poco con los años. Por ejemplo: entre 1955 y 1960 el alza regulable era una Accro, el contrapeso tenía un agujero interno y llevaba una solista ventilada más baja.

A partir de 1960, el contrapeso se hizo sólido y se cambió el alza para permitir una mayor elevación del tiro. Y la solista ventilada era más alta.

Python pavonada de 6” producido entre 1970 y 1990, en su caja original

En 1972 se cambió el sistema de eyección de las vainas por uno más sencillo de desarmar, limpiar y armar. Entre los años 70 y 80, se agregó un inserto rojo o naranja a los puntos de mira con un recuadro blanco en el alza. En la década de 1990, se cambió el paso de rosca de los cañones, pasando de la .56-32 a la utilizada .562-36 en las series de Mark III, Mark V y King Cobra. Para identificar los modelos con rosca nueva, Colt pasó de usar dos pasadores de fijación del cañón a uno solo.

En cuanto a las cachas hubo varios modelos:

1º modelo, usado entre 1955 y 1961 tenían un picado completo en toda su superficie.

2º tipo, entre 1961 y comienzos de la década de 1970, llevaba un recorte para apoyar el pulgar con un picado circular por debajo de los medallones de Colt. Todas las cachas hasta este momento tenían un acabado semi-brillante.

3º tipo, entre la década de 1970 y 1990 tenían el recorte en ambas cachas y el picado finalizaba en línea recta por debajo de los medallones. A mediados de la década de 1980 las cachas de nogal comenzaron a ser más claras y con menor presencia de vetas. Las cachas de los Python con cañón de dos pulgadas y media eran estándar y similar a otros modelos, conocidas como Service Type.

4º tipo, fueron las cachas usadas desde finales de 1990 hasta el término de su fabricación en 2003-2004. Usualmente utilizadas en los Python Elite, se trataba de madera laminada en varias tonalidades y llevaban un medallón plateado o dorado. Se denominaron Excalibur por el proveedor y no tenían picado alguno.

Pachmayr también hizo su contribución con sus “Rubber Presentation” utilizadas en la mayoría de los Python de acero inoxidable. Eran vendidas por Colt como accesorio de post-venta a mediados de la década de 1970. Pero en los 90, algunos Python pavonados llevaron de fábrica estas cachas.

 

Y ya me voy

Por último diré dos cosas: Primero, existe una leyenda que los Colt Python en algún momento se produjeron en Japón y hasta que llevaban un marcaje con una flor de loto. Esto es totalmente falso. Y segundo, es una pena que ya no se fabriquen.

José Cid

No Comments

Post A Comment

dieciocho − 17 =