Winchester modelo 1873

El rifle que marcó una época

Con el modelo 1866 Oliver Winchester había alcanzado la fama y una considerable fortuna; contratos como el del Gobierno Turco y la gran aceptación a nivel internacional y nacional de este rifle la cimentaron. No obstante, el cartucho .44 Henry Flat de fuego anular era muy pobre en su rendimiento balístico, ya que sus anémicas cargas de 26 ó 28 grains de pólvora negra y 200 grains de proyectil, lo introducían más en la categoría de arma corta que larga.

 

El arma que conquistó el Oeste

Foto de época del orgulloso propietario de una carabina Modelo 1873 Trapper

El modelo 1873 se ganó dicho apelativo, aunque también casi lo perdieron, porque en manos de los guerreros de Caballo Loco y Toro Sentado (ésta es una mala traducción de Totanka Yotanka y se hizo a través de analizar el escudo de este jefe, donde aparecía un bisonte que se sentaba, cuando en realidad se estaba alzando o poniendo en pie. Por todo ello, su correcta traducción sería Bisonte que se Levanta o Pone de Pie).

Como decía, en manos de estos jinetes que conformaban una excelente caballería ligera, los Winchester 1866 y 1873 masacraron a las tropas del coronel (antes general) George Armstrong Custer que estaban armados con el monotiro Springfield modelo 1873 en calibre .45-70 Government en la batalla de Little Big Horn,  entre el 25 y 26 de junio de 1876.

El desarrollo del 1873 se debió a que Oliver Winchester era consciente del bajo rendimiento balístico del 1866 y decidió mejorar en todo lo posible a su Yellow Boy, pues su principal cometido era interesar a los ejércitos del mundo en sus armas de repetición. Para ello abandonó el armazón de latón en pro de uno de hierro y desarrolló un nuevo y más potente cartucho: el .44-40 W.R.A.C.O (del inglés: Winchester Repeating Arms Company); seguía utilizando un proyectil de 200 grains, pero su carga de pólvora había sido aumentada hasta los 40. De esta forma se pasaba de los 1.125 p/s  de velocidad inicial y  568 L/p2 del .44 Henry Flat de fuego anular (aunque también se hizo una versión de fuego central que tenía dos cargas: 200 grains de proyectil con 26 pólvora y 227 con 28. Se descontinuó en 1873, y sólo muy pocos rifles las utilizaron) del Yellow Boy a los 1.190 p/s con 629 L/p2 del .44-40, ganancia exigua, pero ganancia al fin.

Al modelo 1873 se lo fabricó en varios cartuchos todos muy novedosos para su época: .38-40 WCF (del inglés Winchester Center Fire), fue presentado un año más tarde, en 1874, y  se trataba de una vaina del .44-40 agolletada al calibre .401, aunque nominalmente se lo denominó .38. Originalmente utilizó una carga de 180 grains de proyectil y 40 de pólvora negra, con la cual obtenía una velocidad inicial de 1.160 p/s y una energía de 538 L/p2.

Otro cartucho que se introdujo en el modelo 1873 fue el .32-20 WCF en 1882, originalmente utilizó una carga de 100 grains de proyectil y 20 de pólvora negra, con la cual obtenía una velocidad inicial de 1.210 p/s y una energía de 325 L/p2.

Un último cartucho fue introducido, el .22 LR, muy pocos ejemplares lo recamararon. Pero, le cupo el honor de ser el primer rifle americano de repetición en este calibre y, junto con el modelo Uno en Mil, es de los más buscados por los coleccionistas.

Al igual que el modelo 1866 utilizó la patente de Nelson King que permitía la introducción de los cartuchos por una portezuela lateral. Ésta será mantenida hasta la actualidad en todos los modelos de mecanismo de palanca.

Su cierre era simple y muy similar al modelo 1866, se trataba de un mecanismo de rodilla que, cuando se abría la palanca cedía hacia abajo articulándose, y al cerrarla empujaba a ésta hasta que se colocaba de forma axial bloqueándolo. No era muy robusto, pero suficiente para la potencia del cartucho .44-40 y sus hermanos en este modelo. De hecho, esto hace que la carga de dichos cartuchos en la actualidad sea muy ligera. El modelo 1892, que era y es fortísimo, y soporta las presiones del .44 Remington Mágnum, aún hoy en día si usamos la munición del .44-40 vemos que está infra-cargada para evitar si es utilizada en un 1873 que ocurra un accidente.

Hay un detalle que fue importantísimo en el éxito del modelo 1873, desarrollado por el hijo de Oliver, William Wirt Winchester, se trataba de una herramienta de recarga, no debemos olvidar que las grandes distancias de los Estados Unidos hacían que la recarga fuera inevitable, por ello se adoptó el sistema Boxer para los pistones, mientras que en Europa, donde las poblaciones están próximas, se usó el sistema Berdan. En pocas palabras, los americanos usaron un sistema de pistón británico inventado por el coronel británico E. M. Boxer en 1865, mientras que los europeos adoptaron el sistema de un norteamericano, el coronel Hiram Berdan.

En este modelo, al igual que en el 1866 Yellow Boy, se utilizó la portezuela de carga de la patente de Nelson King y que aún se sigue usando en las armas Winchester de palanca

Los calibres en el modelo 1873 se marcaban en la parte inferior del bloque de latón que hace las veces de elevador-alimentador. Es curioso, pero el uso de este material se mantuvo inalterado a través de los años.

Las alzas, en general, fueron estándar para todos los modelos, siendo la excepción las tipo las de tipo Buckhorn (del inglés: cuernos de venado) que se adoptaron tardíamente. En el primigenio 1º Modelo de 1873, el punto de mira iba sobre la abrazadera que unía cañón con cargador tubular. En las variaciones posteriores se lo fijó al cañón. Su acabado, en general, era pavonado en azul, aunque se hicieron modelos más finos jaspeados, bañados en oro y también en plata.

En este modelo, el diseñador de Winchester, Luke Wheelock, aportó un seguro de disparador que actuaba en conjunción con la palanca, si ésta no estaba cerrada el arma no disparaba. Es curioso, pero en el modelo 1892 no se utilizó y se volvió a usar en el 1894.

En todas las armas 1873 la culata de nogal americano llevaba una cantonera donde hallamos una tapa corrediza de latón que sirve para guardar la baqueta. En general, estas culatas no llevaban segrinado, sólo en algunos modelos muy especiales y raros lo encontramos.

En su rabera se colocaron dos tornillos tapón, cuya misión era montar una mira ortóptica, esto se mantuvo en armas como el modelo 1892 y otros.

Dentro del 1873 se distinguen tres variaciones:

-1º Modelo Antiguo, con numeración de serie del 1 al 28.000. Llevaban la tapa cubre-polvo con doble guía frontal, un óvalo segrinado en la parte superior para su apertura y dos tornillos en el armazón sobre el disparador.

-1º Modelo Posterior, con numeración de serie del 28.001 hasta el 31.000. El cubre-polvo es similar al anterior. Aparece un eje exterior del disparador debajo de los dos tornillos del armazón.

-2º Modelo con numeración a partir del 31.001 hasta el 90.000. Se cambia del doble raíl delantero de la tapa cubre-polvo por uno central posterior, desaparece el óvalo segrinado y se cambia por los costados serrados.

-3º Modelo con numeración de serie a partir de 90.0001 hasta finalización de la serie.

 

Diferentes modelos

Esta foto de William H. Bonney, más conocido como Billy the Kid o El Niño, es la culpable de que en muchas películas se lo mostrara como zurdo, pues la funda del revólver Colt está a la izquierda, pero si la observamos bien, veremos que la portezuela de carga del Winchester 1873 también lo está, por lo tanto la imagen está invertida, entonces: él era diestro

Se produjeron básicamente tres: mosquete, rifle y carabina, aunque con el tiempo éstos aumentaron:

Carabina Modelo 1873: capacidad del cargador tubular: 12 cartuchos. Longitud de cañón: 510mm. En modelos posteriores se las produjo con cañón octogonal.

Mosquete Modelo 1873: en inglés musket (mosquete), aunque por su conformación es más correcto llamarlo fusil. Tenía un largo cañón  y la chimaza lo cubría hasta un palmo de la boca. Fue la contrapartida al musket del modelo 1866.

Uno en Cien  Modelo 1873: su fabricación más esmerada y no tan delicada como los Uno en Mil. También es otra de las rarezas de este fabricante y son armas cotizadas por los coleccionistas.

Uno en Mil Modelo 1873: sólo se conocen 136 ejemplares, por tanto es una de las grandes rarezas de este fabricante y son armas muy cotizadas por los coleccionistas.

Rifle Modelo 1873: similar a la carabina, pero con un cañón de 610 mm. y capacidad de cargador de 15 cartuchos. En modelos posteriores se los produjo con cañón octogonal. Fabricado entre 1873 y 1924, se produjeron 720.610 ejemplares.

Special Sporting Rifle Modelo 1873: similar al modelo anterior, pero con un acabado jaspeado y culata de gran calidad. Los hubo con medio cargador tubular, cantonera tipo Crescent  y pistolete.

Este rifle 1873 es un Primer Modelo, ya que la tapa del cubre polvo discurre por dos raíles delanteros

Trapper modelo 1873: con éste comienza una serie de carabinas cortas que se mantendrán en los modelos 1892 y 1894. Son idénticas a las carabinas con cañón de 20” (50,8 cm.) pero llevan uno de 14 (35,56 cm.) y también de 15” (38,1 cm.) siendo ésta última con la que ilustramos este artículo. Mientras que en el modelo 1892 se sabe que se hicieron sólo 325 ejemplares de la Trapper, en el modelo 1873 no he podido saber cuántos se fabricaron, pero teniendo en cuenta de que de todos los modelos del 1873 se produjeron 720.610 y que del 1892 diseñado por John Moses Browning se hicieron más de un millón, es factible que se hicieran menos. Estoy seguro de que en su momento representó un verdadero avance, ya que se trataba de un rifle de gran capacidad de fuego, sobre todo en una época en que todavía se utilizaban armas de avancarga y de retrocarga monotiro. Hoy en día, el modelo 1873 es objeto de colección, pero también de uso, pues como se puede ver, publico una foto de una diana obtenida a 50 metros con una carga suave de 6 grains de Óptima R y 200 grains de proyectil.

Creo que es un arma para disfrutar y para usar en competiciones como las de Cowboy Action Shooting.

 

La repetición entra en la guerra

El modelo 1866 demostró ser muy efectivo en manos de jinetes, como ocurrió en 1877, cuando rusos y turcos, archienemigos, se enfrentaron en su doceavo conflicto militar. El 13 de julio de ese año, el general otomano Osmán Pasha, al frente de una columna de 12.000 hombres, consistente en 19 batallones de infantería y seis escuadrones de caballería, con 54 modernos cañones Krupp y 12.000 carabinas Winchester modelo 1866 en calibre .44 Henry Flat usadas fundamentalmente por la caballería, se dirigió a reforzar a las tropas turcas acantonadas en Nikopolis. No obstante su esfuerzo, llegaron tarde y la guarnición se había rendido a los rusos. Por ello, el general Osmán Pasha trasladó rápidamente a sus tropas al pueblo de Plevna, localizado 160 kilómetros al noreste de Sofía, donde se encontraba una guarnición turca de tres batallones y cuatro cañones al mando de Atouf Pasha. La columna de  ayuda había sido reforzada en el camino por tres batallones provenientes de las riberas del Danubio, con lo cual, las fuerzas totales a su mando se incrementaron a 25 batallones, aproximadamente 21.000 hombres.

Diana obtenida a 50 metros con apoyo, en pocas palabras: Una carabina precisa

El 18 de julio de ese año, una fuerza de caballería rusa estimada en 1.500 hombres efectuó una misión de reconocimiento en Plevna, descubriendo la presencia turca en el lugar, ocasión en la se enfrentaron a un pequeño destacamento enemigo. Pensando que el pueblo estaba pobremente defendido, los rusos reportaron el incidente al teniente general Schilder-Schuldner, comandante en jefe de la quinta división del IX cuerpo del ejército que acababa de capturar Nikopolis, que por tanto tenía su moral muy alta, cuando no excitada. Al día siguiente Schilder-Schuldner decidió despachar a toda la fuerza de infantería bajo su mando, un total de 7.500 hombres, a ocupar el pueblo. El 20 de julio, después de un intenso cañoneo que se prolongó durante varias horas, los rusos avanzaron hacia las primeras posiciones turcas, las cuales superaron con relativa facilidad. Pensaron, por lo tanto, que la resistencia había colapsado, más aún cuando los soldados turcos ubicados en los primeros atrincheramientos se replegaron. Acto seguido, la mitad de la infantería rusa se adentró en el pueblo y, llegado el momento esperado y a una señal, los turcos, salieron de sus escondites y descargaron todo su poder de fuego sobre los aterrados rusos, quienes sucumbieron por cientos, atrapados entre calles y plazas. En apenas 20 minutos, 2.771 soldados y 74 oficiales rusos yacían muertos, incluyendo el mayor general Knorring, quien había dirigido el ataque, así como el comandante de uno de los principales regimientos, el coronel Rosenbaum. Osmán Pasha debió el increíble éxito de su estratagema a un arma que pocas potencias europeas se habrían aventurado a utilizar en combate, es decir, carabinas de repetición Winchester modelo1866.

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

quince − once =