Taser

Una segunda oportunidad

Desde hace años venimos viendo en la televisión, sobre todo en series policiales americanas, cómo unas pistolas de plástico, conocidas como Taser (pronúnciese Teiser) disparan unos dardos unidos a éstas con cables, pudiendo incapacitar y derribar a un rudo y enorme agresor. Dicha incapacitación le durará unos cuantos segundos, ya que sus músculos se agarrotarán.

 

Axon

Esta es la empresa que se dedica a la fabricación de los dispositivos Taser. Está afincada en el 17800 N. 85th Street, Scottsdale, Arizona 85255. Su fundador y CEO o Director General es Rick Smith y de su lema podemos extraer su cometido: “Pensamos que proteger la vida sin tener que tomar otra es el futuro que está a nuestro alcance”. Sin duda, esta frase define la filosofía de la compañía Axon.

 

Un poco de historia reciente

Rick Smith nos cuenta que: “En 1992 y 93 estaba como estudiante en Europa y muchos le preguntaban sobre la violencia en Estados Unidos. A lo que contestaba: que no era tal y que no debían creer todo lo que ven en la TV”.  Pero uno le preguntó si había conocido alguien que hubiese sido disparado y muerto.

“Esto me conmovió y comencé a pensar que realmente había un gran problema al respecto. De hecho, muchas vidas se pierden todos los años por el uso incorrecto de las armas de fuego.”

En 1993, los hermanos Tom y Rick Smith licenciaron de su creador, Jack Cover, la patente e iniciaron un largo camino que duró 7 años para desarrollar y colocar el producto en el mercado. La empresa pasó por muchos momentos financieros bajos, de hecho Rick Smith siempre recuerda que hacia 1998 y 99 comentaba con sus socios las ganas de llorar que tenía. Sentía una gran responsabilidad hacia sus padres y otros que confiaban en él, pero a la vez sabía que sólo podía seguir delante. En una de las demostraciones utilizó como voluntario un marine de gran tamaño y cuerpo musculoso que cayó fulminado de un único disparo. Ese fue el punto de no retorno. Seis meses más tarde habían salido a Bolsa y se convirtieron en el mayor fabricante de armas de electricidad conducida (CEW Conducted Electrical Weapons).

Posteriormente, Rick Smith se debatió entre si ellos debían seguir una tecnología o ser los creadores de esta, teniendo en cuenta la tecnología que se desarrollaba en todo el mundo y las necesidades de sus usuarios potenciales. De esta forma, al confrontar las dos líneas de pensamiento se llegó a conclusiones muy precisas y fue el camino que se adoptó.

 

Taser

La empresa Axon produce muchas más cosas que los dispositivos Taser, como cámaras corporales, para vehículos y muchos otros aparatos y desarrollos tecnológicos orientados a la seguridad sobre el terreno.

Esta red creada por la empresa une personas, dispositivos y aplicaciones para proteger todos los aspectos de la vida. Debemos tener en cuenta que desde las armas inteligentes Taser hasta las cámaras corporales para la policía o el software desarrollado para la gestión de pruebas basadas en la nube, es la empresa número uno en cuanto a seguridad pública. Su compromiso es ofrecer soluciones seguras y fiables para todos por igual: Las fuerzas de seguridad, las fuerzas armadas y los ciudadanos.

Las armas inteligentes Taser  comunican su situación de forma inalámbrica, por ejemplo, si un agente saca su arma o aprieta el gatillo, las cámaras Axon detectan un suceso específico y empiezan a grabar las situaciones cruciales. Todos los productos están diseñados teniendo en cuenta sus comentarios y su conexión de forma fluida, de manera que se pueda centrar en lo realmente importante: Las personas y no la burocracia.

Dejemos en claro que si se dispone de las herramientas necesarias se garantiza de forma más efectiva la seguridad de los demás durante los innumerables enfrentamientos a los que se exponen los agentes de las fuerzas de seguridad en su labor diaria.

Para finalizar diré que Axon experimentó un aumento en sus ventas y logró en 2019 unos beneficios 142 millones de dólares.

 

Los productos

Axon presenta dispositivos inteligentes Taser con el único objetivo de  proteger vidas en situaciones conflictivas, inclusive sin importar si son de las víctimas o del agresor. Son seguras, disuasivas y eficaces gracias, entre otras cosas, a su capacidad para regular la salida de la corriente.

La Taser X2, una pieza fiable de alta tecnología para las fuerzas de seguridad, incorpora las funciones más solicitadas por las mismas, como disparo de respaldo, doble láser y un arco de advertencia para proteger la vida sobre el terreno. Posee dos cartuchos de un solo uso y registra cualquier acción que se produzca en el dispositivo.

La Taser X26P, más segura y efectiva es una pieza fiable de tecnología para las fuerzas de seguridad que ha sido mejorada interior y exteriormente para actuar con seguridad sobre el terreno.

Las cámaras Axon ayudan a reducir los conflictos y a que se respete la verdad. En 37 de las principales ciudades de EE. UU. han adoptado estos modelos y las fuerzas de seguridad han visto una reducción del 88 % en las reclamaciones desde que las llevan.

Axon Body 2 graba y transmite vídeo ilimitado desde la cámara del agente en HD con funciones de seguridad mejoradas.

Axon Flex 2 captura pruebas de vídeo en primera persona con alta definición ilimitada y un campo de visión de 120 grados.

Axon Fleet 2 son cámaras para la parte delantera y trasera de vehículos que, al igual que el resto, están conectadas con una centralita.

Las Taser son reglamentarias en varios países. Las fuerzas del orden de Estados Unidos y Canadá fueron las primeras en adoptarlas. La República Argentina hizo otro tanto, aunque ante mi parecer ha hecho algo cuanto menos polémico, aquellos agentes que portan una Taser no pueden llevar un arma de fuego. Creo que esto es restar posibilidades a la defensa de la vida del funcionario y de las personas a las que debe proteger. Además, en el caso que esto sea de libre elección me imagino que los agentes de la Policía Federal Argentina se decantarán más por el uso de su Browning reglamentaria en 9 mm.

En 2018 la policía de Ferrol compró algunas unidades.

En febrero de 2019, la policía sueca fue la primera en utilizar los dispositivos Taser en la Comunidad Europea.

En marzo de 2019 la Policía Federal  de Australia, como así muchas otras de distintos departamentos, adoptaron los Taser. En junio de 2019 los Mossos d’Esquadra incorporaron las pistolas eléctricas a su armamento con una prueba piloto en las comisarías de Gerona.

 

Pros y contras del uso de los dispositivos Taser

Como era de esperar cualquier cosa que suene a ayuda de la seguridad de bienes y personas, siempre encontrará un rechazo por parte de los antisistema. Los Taser no iban a ser la excepción. Por esto citaré dos casos: uno en Toronto, Canadá, y otro en el Reino Unido.

Toronto: junio de 2015. Un hombre de 27 años de edad, presunto delincuente, Aron Firman, sufría esquizofrenia, por tanto, durante casi toda su vida estuvo saliendo y entrando de hospitales siquiátricos. La consumición de medicinas hacía que tuviera momentos de irritación y violencia mezclados con otros de abatimiento. Pero ese día de junio, Aron, comenzó a gritar y pelear con una mujer con la que compartía su casa. Los vecinos alertaron a la policía, que se apersonó prontamente. Aron Firman estaba sentado en el porche de su casa en Blue Mountain Residence. Al resistirse a su arresto, recibió un disparo de una Taser en el pecho. A los 14 minutos del hecho fue trasladado al Hospital General Collingwood y a los 55 minutos de la confrontación con la policía, falleció.  El juez dictaminó que la muerte se produjo por el disparo de una Taser.

Cuando ocurrieron los hechos, la Policía Canadiense había utilizado los Taser en 10.000 intervenciones, la de Aron Firman fue la única muerte. De hecho, en los últimos tiempos esta organización ha decidido ampliar su arsenal de dispositivos Taser.

Otro ejemplo ocurrió en 2016. Dalian Atkinson, ex jugador de futbol, murió en casa de su padre en Reino Unido después de que la policía le disparase tres veces con pistolas Taser ante su reacción violenta. Estamos hablando de dos muertes concretas y no dudo que haya habido algunas más, pero si estos policías no hubiesen tenido a mano sus Taser y se hubiesen confrontado a estas personas de gran corpulencia, ¿qué hubiera pasado? Porque cuando los agresores hubiesen atacado a uno de los policías, poniendo su vida en riesgo, sus compañeros habrían respondido con sus armas reglamentarias… ¿Y entonces?

 

Su funcionamiento

Según datos de la firma Axon los Taser están presentes en la policía de 48 estados de la Unión,  han intervenido en 4.084,368 acciones policiales y han salvado 220,556 vidas,  con un resultado de 99,75% sin daños serios.

Los dispositivos Taser generan una descarga eléctrica que inmoviliza a un potencial agresor. Están diseñadas para incapacitar a una persona o un animal mediante descargas que imitan las señales nerviosas y confunden a los músculos, sobre todo los brazos y las piernas. Cuando son disparadas, unos dardos guiados por un cable alcanzan una distancia de hasta diez metros y provocan una descarga de 400 voltios con una corriente de 2,1 mA durante máximo cinco segundos. Esto inmoviliza de inmediato a un atacante. El dispositivo, además, graba toda la secuencia de uso -en imágenes y en audio-, por lo que pueden verificarse posteriormente las condiciones de tiro (eso no ocurre con las armas de fuego reglamentarias).

El envío de impulsos eléctricos está limitado a cinco segundos, aunque el agente puede repetir nuevas descargas si lo considera necesario con solo apretar el disparador. De ser así, el peligro de daños mayores aumenta. Por regla general, con un único disparo que dura aproximadamente de 3 a 5 segundos basta para reducir a cualquier atacante más allá de su corpulencia.

Los proyectiles son dos electrodos con forma de arpón unidos por sendos cables al dispositivo Taser. Cuando se clavan en el objetivo, mientras los cables conductores que los mantienen conectados al dispositivo, se produce la descarga eléctrica. Esta continúa mientras el agente aprieta el gatillo, normalmente entre uno y cinco segundos.

En España, los dispositivos eléctricos son exclusivos para uso policial y militar. Están reguladas por el artículo 5.1. del Reglamento de Armas, junto con las semiautomáticas y los sprays de defensa. No las pueden comprar ni civiles, ni policías o militares por su cuenta, solo los cuerpos policiales o militares.

 

¿Es el Taser la panacea para los usuarios?

La polémica alrededor de estas armas está servida desde hace tiempo, sobre todo en los Estados Unidos y en Canadá, pues sus fuerzas de seguridad llevan más tiempo usándolas. Por tanto, de tener que contestar diré que sí. Y en cuanto a aquellos que están en contra y sacan ejemplos negativos donde por una razón u otra, en general, varios disparos de estos han causado daños graves o inclusive la muerte, agrego que de haberse utilizado otra arma, como una pistola reglamentaria calibre 9 mm. Parabellum, ya sabemos lo que hubiera ocurrido de todas maneras.

Tampoco podemos decir que es infalible, sobre todo en invierno cuando se utilizan ropas gruesas, como cazadoras de cuero con forro de piel y un grueso jersey debajo ya que pueden servir de escudo y evitar que los dardos se pongan en contacto con la piel del agresor. Más si tenemos en cuenta que los disparos casi siempre se dirigirán al pecho o espalda de aquél. La solución, si se da la posibilidad, es disparar a las nalgas si está de espalda o a la zona del bajo vientre. El recurso de hacerlo a una pierna, si estamos muy cerca es válido, pero si hablamos de un disparo a 10 metros es posible fallarlo.

Simplificando, el Taser, que está fabricado con altísima tecnología, y lo digo porque hay otros productos de Oriente que no lo están, garantiza una segunda oportunidad en un 99,9 de los casos, lo cual creo que hace que bien valga la pena su uso, ya que dará la posibilidad de salvar vidas inocentes, tanto del personal de seguridad, paseantes, como así también al agresor.

 

Pedro Beristarain

No Comments

Post A Comment

2 × dos =