Mauser K98v “simplificado”

Un intento fallido

Las otrora victoriosas tropas del III Reich se retiran rápidamente, en 1945, de todos los frentes. Nada puede detener el empuje de los Aliados, todo ha terminado para el Gobierno Nazi; sus generales están de acuerdo, pero Hitler aún no se rinde y manda fabricar armamento para las milicias. El esfuerzo es tan grande como inútil. Se pone en servicio a los adolescentes mayores de 15 años y los hombres de hasta 65 para la defensa del territorio patrio. Todo será inútil, otro sacrificio de vidas alemanas y de sus enemigos.

Se crean las Volkssturm Gewerh o armas de asalto para el pueblo, son versiones más económicas, como la del conocido fusil de asalto en 8 mm. Kurz, pero la que veremos hoy es una verdadera rareza, ya que ni siquiera se sabe cuántas se produjeron en total. Este fusil de cerrojo fue fabricado en la firma Mauser en aquel año y se lo conoce con la denominación interna de K98v, la “v” viene del alemán vereinfacht = simplificado y, como veremos, lo era.

 

Un fusil para la derrota

De arriba abajo: Mauser K98 simplificado y el K98

Se utilizó básicamente el cerrojo Mauser 98 y el mismo calibre, 8×57 JS del ejército, pero se hicieron algunas concesiones para abaratarlo. La primera y más evidente es la culata; nuevamente se echó mano de la madera de haya, pero se la redujo convenientemente, pues su aspecto es más de un rifle deportivo que la de un fusil militar. No lleva abrazaderas de acero ni guardamanos, ni tampoco engarce para bayoneta. Otro recorte presupuestario fue que, en vez de la cantonera de chapa plegada del K98, se usó una simple lámina metálica.

La correa se mantenía en su posición lateral como en el K98 estándar. Su acople a la culata se realizaba a través de un corte perpendicular a la misma, y en la parte delantera sólo llevaba una anilla porta-correa.

En el cerrojo sólo se hizo un cambio en la retenida para simplificar su producción. Mantenía el extractor rígido del 98, su seguro de aleta y cargador al tresbolillo para cinco cartuchos.

En cuanto a los aparatos de puntería se cambió el alza tangencial por una de cinco posiciones, la primera para 100 metros y la última para 500. Un cubre-punto abrazaba a la mira delantera.

Obsérvese la retenida del cerrojo

 

Un esfuerzo inútil

Como ya he dicho, la guerra estaba perdida en los frentes de batalla, quedaba la lucha en las ciudades, pueblos, barrios y casa por casa; por todo ello fabricar un fusil de cerrojo calibre 8×57 JS, carecía de sentido, ya que la lucha se haría a corta distancia. Un arma más correcta hubiese sido un subfusil tipo Sten británico, que era de chapa plegada, calibre 9 mm. Parabellum,  más efectivo y barato de producir.

De hecho, el K98v no se fabricó en masa y sólo se conocen dos ejemplares, por ello es una rareza digna de los mejores coleccionistas. Éste lleva el número de serie 20 y por tanto, se puede entrever que se habrán fabricado al menos esta cantidad.  Todos tenían la misma longitud total de 110 cm. e igual calibre, 8×57 JS.

Por los marcajes se sabe que fueron producidos en marzo de 1945 y, como dije, un esfuerzo inútil que no sirvió para nada.

José Cid

Tags:
, ,
No Comments

Post A Comment

tres − 1 =