Makarov 9×18 mm.

La PP del Este

El uso de pistolas semiautomáticas en Rusia comenzó al mismo tiempo que estas, en especial cuando la firma Mauser produjo su C96. Esta semiautomática de cargador delantero supo ganarse el favor de las tropas zaristas y fue empleada a fondo durante la Primera Guerra Mundial e inclusive en la Segunda por los soviéticos.

Los rusos habían modernizado su armamento, en especial en armas cortas, con la adopción del Smith and Wesson Russian en .44 homónimo en la década de 1870. Posteriormente, con la aparición de la pólvora sin humo cometieron el error de pasarse al revólver Nagant en 7,62 mm. que tenía la particularidad de adelantar el tambor para sellar los gases del cartucho gracias a que este llevaba una vaina más larga que se introducía en el cañón. Muy bonito, pero absurdo. Además, el cartucho era raquítico sobre todo habiendo utilizado el .44 Russian. Lo mismo le pasó a la República Argentina que cambió también al S&W Russian por la pistola Mannlicher en 7,63 mm. En ambos países y en esos tiempos, los posibles enemigos eran personas corpulentas, tártaros e indios respectivamente, por ello el cambio fue nefasto.

 

Las primeras semiautomáticas nativas

La pistola Mauser C96 impresionó tanto a zaristas, y posteriormente a los soviéticos, que su cartucho fue seleccionado para la primera pistola semiautomática rusa, la Tokarev.

A comienzos de la década de 1920 aparecieron los primeros ejemplos: pistolas como la Korovin y la Prilutskiy ambas en calibre 7,65 mm. Browning. Siendo esta última la que finalizó las pruebas del ejército soviético y eso que llegó a competir con la Walther PP en su momento.

No obstante, el comité de Artillería terminó por descalificar a la Prilutskiy por entender que aun no estaba desarrollada íntegramente y que el cartucho no era el idóneo, teniendo que estar el mismo basado en el 7,63 mm. Mauser. Mientras tanto, Fedor Vasilevich Tokarev estaba trabajando en varios diseños de John Moses Browning, sobre todo en la F.N. 1903, pero con un cierre más robusto fusilado de la Colt 1911. Su calibre no podía ser otro que el 7,63 Mauser rebautizado 7,62 Tokarev o TT-30.

Hacia los años 50 fue la pistola más utilizada entre las fuerzas Soviéticas y las del Pacto de Varsovia. Y en 1954 fue sustituida por la Makarov.

 

Una pistola intermedia

A comienzos de la década de 1950 las autoridades soviéticas comenzaron a pensar en un cambio en sus armas cortas. Durante la Gran Guerra Patria, como ellos llaman a la Segunda Guerra Mundial, y dado el precio que pagaron por su victoria no es para menos; los rusos habían quedado impresionados por una pequeña pistola germana, la Walther PP de doble acción y su cartucho 9 mm. Browning Corto.

La pistola Makarov fabricada por Simson en Suhl, Alemania Democrática, fue la mejor de todas en cuanto a terminación general (foto Hermann Historica).

Nikolay Federovich Makarov hizo unos cambios nada significativos para, fundamentalmente, abaratar la pistola. Creo que la peor decisión fue dejar de lado la retenida del cargador al alcance del pulgar y colocarla por debajo de la empuñadura, como en las Walther P38 y en las primeras Walther PP. También se modificó la carga del cartucho haciendo que el 9 Makarov sea un poco más potente en torno al 10%, muy parecido al 9 mm. Ultra. Cabe aclarar que ni el Ultra ni el Browning son intercambiables con el cartucho ruso. El 9 mm. Makarov también se utiliza en la pistola semiautomática y con selector de tiro en ráfaga Stechkin. Por último, profundizando más en la potencia, el 9 mm. Makarov podría situarse entre el Browning Corto y el Parabellum, más próximo al primero.

El funcionamiento de la pistola Makarov o PM es de doble y simple acción de cierre inercial. El seguro, al igual que en la PP, si el martillo está montado actúa como decocker. En cuanto al sistema de disparo es diferente y, como no podía ser de otra forma, más sencillo. Y por esto, además carece de indicador de cartucho en recámara.

La retenida del cargador es una rémora del pasado

Su desarme es similar al de la PP: Quitamos el cargador y basculamos el arco de guardamonte, tiramos hacia atrás de la corredera hasta que se desenganche de sus raíles, la levantamos y la dejamos deslizar hacia delante por encima del cañón. Tiene un cañón de 98 mm de longitud con cuatros estrías dextrógiras y su largo total es de 160 mm., lleva alza con regulación lateral y un punto de mira fija.

Su cargador es monohilera y aquí Makarov podría haber sido un poco más imaginativo y dotar a su pistola de uno bifilar y, en vez de 8 cartuchos, llevar 10 o 12, ya que se trata de una pistola de reglamento.

Al igual que el resto del material soviético, la Makarov es un arma cien por cien fiable y está perfectamente facultada para su función y, como ya sabemos, su terminación es cruda.

Fabricada en casi todos los países del antiguo Pacto de Varsovia, se puede decir que, en general y no nos debe extrañar, la mejor versión de la Makarov es la hecha por Simson en Suhl, antigua Alemania Democrática. La fabricada en Bulgaria también está mejor acabada que la rusa, siendo la china, conocida como Tipo 59, la más rústica.

 

El hombre

Nikolay Federovich Makarov, 1914-1988.

Nikolay Federovich Makarov nació en Sasovo, región de  Ryazan, a 150 km de Moscú,  en 1914. Era hijo de un ingeniero del ferrocarril donde trabajó en su juventud hasta que, con 22 años, ingresó en el Instituto Mecánico de Tula, donde se graduaría justo después de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando los alemanes invadieron la Unión Soviética en el verano de 1941, la fábrica donde trabajaba fue llevada a Vyatskie Polyany, a unos 1.000 kilómetros al noreste de Moscú.

Makarov comenzó trabajando en la producción del subfusil Shpagin (PPSH). Y una vez acabada la guerra fue trasladado a un despacho de diseño, donde desarrolló su arma más conocida la pistola homónima 9 mm. o PM, como así también el cañón ametrallador antiaéreo AM-23. Sus últimos trabajos se dedicaron a la cohetería y a los misiles. Ejemplo de ello, son el misil antitanque 9K111 Fagot en 1970, y en 1974 otro misil el 9M-113 Konkurs. Ambos actualmente en uso en unos 30 países.

Se retiró en 1974, después de haber recibido muchas condecoraciones y finalmente falleció en 1988.

 

En la actualidad

La empresa rusa Baikal ha producido una pistola Makarov en calibre 9 mm. Browning Corto o ACP para el mercado occidental. También la empresa Norinco, de China, ha hecho otro tanto. Pero en ambos casos su inserción en dicho mercado es mínima, ya que en Occidente, se sigue prefiriendo, en general, las armas mejor acabadas.

J.L. Roberts

No Comments

Post A Comment

diecinueve − nueve =