Cazando con el “máximo Point Blank Range“

Para optimizar la distancia de tiro sin corrección

Hoy vamos a concentrarnos en cómo optimizar la puesta en tiro para caza a larga distancia, basada en el sistema que más me gusta hoy y que se denomina máximo Point Blank Range. Este término tan complicado se puede traducir burdamente como máxima distancia de tiro sin corrección. El mismo permite alargarla, sin tener que corregir puntería, en unos 90 ó 100 metros respecto a las puestas a tiro tradicionales. Quiero decir que este tema es uno de los más ignorados por el cazador español y creo que no se le da ni remotamente la importancia que tiene. Además, tradicionalmente el cazador español tiende a encargar su puesta en tiro a un armero, lo cual más o menos suele funcionar. Pero considero que es importante que  cualquier cazador metido en recechos internacionales que puedan exigir tiros largos y complicados, ha de saber y entender cómo hacerlo.

 

La importancia de saber poner usted su rifle en tiro

Si se la hace un tercero, la hará con su ojo, que no tiene por qué agrupar como el suyo, como he comprobado mil veces. Incluso yo mismo he ayudado y asesorado para poner en tiro muchos rifles a mis clientes, -aunque siempre tiran ellos, pero asesorados por mí-, cuando los mando a alguna cacería complicada del mundo. Pero a la hora de la verdad, cuando tenga delante su ansiado trofeo, bien sea en la helada meseta del Pamir, en el árido desierto del Gobi, en las brutales montañas de Tien-Shan o en los espectaculares volcanes de Kamchatka, estará solamente acompañando de sus guías locales, querido lector. Y aún no he conocido ningún guía kirgizio, tajiko, ruso o mongol que sepa algo de trayectoria, elevaciones y correcciones de caídas.

Si gracias a un continuo entrenamiento conoce bien su rifle, entiende su trayectoria, domina su puesta en tiro y sabe buscar rápidamente un sólido apoyo, sólo entonces, amigo lector probablemente consiga cobrar ese ansiado trofeo. Y si su rifle se sale de tiro en una de esas complicadas cacerías por una caída o un golpe descuidado, lo cual es muy frecuente, es vital que el cazador sepa ponerlo a tiro rápido, bien y sin gastar muchas balas. Recuerde que para cobrar ese importante trofeo ha dado media vuelta al mundo y si su rifle se sale de tiro y no sabe corregirlo la cacería estará condenada al fracaso.

Muchas veces hablamos horas sobre rifles, anteojos, calibres, cartuchos y tipo de bala para estas cacerías. Sin embargo, de la puesta en tiro, se habla poco, se sabe menos y, con perdón, no se entiende casi nada. Por ello en estas líneas sólo pretendo dar algunas ideas a cualquier interesado en optimizar la puesta en tiro de su rifle porque tenga prevista una complicada cacería de ibex, rebecos o carneros por el mundo. Por último, diré que siempre en todo lo que escribo sobre armas tiro y municiones me refiero a  munición comercial, es decir, de la que usted compra en cualquier armería española sin problemas, pues entiendo que la mayoría de los lectores no son recargadores.

 

La trayectoria de la bala en el aire

Vamos a revisar, sin grandes complicaciones, la trayectoria que mantiene una bala desde su salida del cañón hasta su llegada al blanco. Lo primero que debemos entender es que el vuelo de la bala desde que deja el cañón no es recto, sino que hace una parábola mucho más curva de lo que la gente cree. Sin embargo, la línea óptica que vemos a través de al cruz de un visor y la longitudinal del eje del  cañón  ambas sí son rectas, pero no paralelas. Las dos convergen ligeramente en un ángulo que puede ser,- dependiendo del tipo de visor y de la altura de las monturas de unos 0,3 grados. Por ello, dado que el ángulo del cañón converge hacia arriba, desde el momento que deja la boca del mismo con la línea recta de la óptica, la bala sube en su vuelo parabólico buscando la línea recta de la óptica. La cruzará dos veces, a la subida y a la bajada, cuando la ley de la gravedad la obliga a descender. El primer corte en la subida entre estas dos líneas no es muy importante en principio. El conocimiento de dónde se produce el segundo corte será fundamental para nuestra puesta a tiro, pues suele ser la distancia a la que decimos que un rifle está puesto en 0.

El Máximo Point Blank Range o PBR consiste en que nuestra bala en su vuelo parabólico nunca impacte más de 10 cm. por arriba o por debajo de donde hemos puesto la cruz de nuestro anteojo. La máxima distancia a la que pase esto, será el máximo PBR de nuestra bala y calibre

Hagamos un esfuerzo de imaginación intentando ver el vuelo de una bala cuando sale del cañón. La misma cuando deja el cañón está, más o menos, a unos 4 ó 5 centímetros por debajo de la línea óptica del anteojo, que es una línea recta. Desde el momento de salir al aire la bala, por esa convergencia hacia arriba del cañón antes comentada, sube buscando la línea recta óptica hasta que la cruza en un momento dado hacia arriba. Aquí tendremos lo que se suele denominar primer corte, o primer 0 de la trayectoria. Dependiendo de la altura del montaje del visor sobre el eje del cañón y la altura de las monturas, este primer 0 se suele producir a  unos 20 ó 25 metros de la boca del cañón. En principio no es muy importante y, por ello, no es necesario tenerlo mucho en cuenta para el objeto que buscamos.

A partir de aquí la bala, en su vuelo parabólico, sigue subiendo por encima de la línea de miras o línea óptica hasta que alcanza la máxima altura sobre esta línea óptica recta. Esta máxima altura  se suele alcanzar entre unos 130 y 150 metros de la boca del cañón. El conocimiento de esta altura máxima también será fundamental y básico para la puesta en tiro y optimización de trayectorias, que luego explicaremos.

A partir de ese punto de máxima altura, la bala empieza a caer por la gravedad y su trayectoria parabólica a descender buscando de nuevo línea recta de la óptica. Es importante entender que en esta parte de la trayectoria, la bala siempre impactará un poco por encima del punto donde hemos puesto la cruz del anteojo.

En un momento dado, debido a la caída de la bala antes mencionada, se produce un segundo corte de la línea óptica que se suele conocer como “distancia de puesta en tiro”. Es decir, cuando decimos que un rifle está “puesto en cero a 200 metros” nos referimos a que a 200 metros, y sólo a esa distancia, se produce este segundo corte de la bala con la línea óptica. Por tanto, justo a esa distancia, y sólo en esa distancia, la bala impactará exactamente donde hemos puesto al cruz del anteojo. Repito, en todo su vuelo práctico de caza, que puede ser 300 metros, la bala sólo impactará en una distancia en el punto que hemos puesto la cruz del anteojo,  que es la de puesta a tiro. En todas las demás distancias, por su vuelo parabólico, la bala impactará por arriba o por debajo de donde hemos puesto la cruz del anteojo. Esto es una de las cosas más ignoradas y más difíciles de comprender por el cazador español.

Continuamente veo a cazadores en campos de tiro poniendo sus rifles en 0 a 100 metros preparándolo para un rececho. Esta puesta en tiro es un error garrafal, así se puede comprender los desastres que luego se ven cazando. Cuántos centímetros debe impactar la bala más arriba de ese 0 al que apuntamos con nuestra cruz, -en un campo de tiro 100 metros-, es el secreto del tiro a distancia y permite optimizar el alcance eficaz de nuestra arma.

A partir de esa distancia de puesta en 0, la bala sigue cayendo por debajo de la recta línea óptica de una forma progresiva y cada vez más acusada.  Esta caída que produce su trayectoria parabólica es debida a la fuerza cada vez más acusada de la gravedad y progresiva pérdida de velocidad de la bala. En toda esa parte final de su vuelo, la bala impactará siempre por debajo del punto donde hemos puesto la cruz del anteojo.

 

¿Por qué las puestas  a tiro clásicas son insuficientes?

Aquí vemos el concepto de una ventana vital de 20 cm. de altura. En cualquier punto de ella que impacte mi bala, producirá la muerte inmediata, o casi, de la presa. La máxima distancia a la que pueda colocarla en esta ventana vital de 20 cm. será el máximo Point Blank Range de mi rifle y munición

El problema es que mayoría de las tablas de tiro tradicionales que dan las grandes casas comerciales nos suelen dar la trayectoria y puesta en 0 para 180 metros que coinciden con las 200 yardas americanas,  que suelen ser los que han desarrollado la mayoría de estos estudios y poco más.  Para un rececho sencillo de un rebeco o un corzo español se suele poner los rifles para hacer un 0 a 200 ó 220 metros. Pero cuando nos vamos a alguna cordillera lejana del mundo, por algún trofeo dificilísimo y a veces escasísimo, es cuando empezamos a pensar en puestas en tiro más lejanas. La correcta optimización de su arma puede ser la clave del éxito o el fracaso.

Si hemos entendido el concepto anterior de trayectoria, ahora nos enfrentamos a una puesta en tiro para esa difícil cacería en cualquier lugar del mundo. La mayoría de las puestas de tiro se suelen hacer a 100 metros. No es por nada especial, sino que la mayoría de los cazadores españoles sólo tenemos acceso a un campo de tiro de 100 metros.  Lo primero que supongo que los lectores tendrán ya claro, es que si queremos poner un rifle a 0 a 200 y no digamos a 250 metros metros, la bala a 100 no debe impactar en el 0 del blanco, sino bastante más arriba del mismo. Luego, por su caída parabólica, buscará ese cero a 200 ó 250 metros, que es el que queremos encontrar.

Se puede recurrir a las tablas que suministran las casas comerciales  como Norma,  RWS o Remington. El problema es que en toda su munición nos da los datos para una puesta en tiro con un 0 demasiado cercano. Si son cartuchos de origen americano, increíblemente suelen hacer sus tablas para puestas en tiro con un 0 a 200 yardas, que son 180 metros. Si son de origen europeo, casi siempre a 200 metros, y muchas veces a menos. Simplemente, las tablas de tiro comerciales nos indican que pongamos el rifle a 100 metros agrupando los tiros a unos 4 centímetros por encima del 0, para hacer un cero a esos insuficientes 180 metros y poco más. Tal vez dan alguna indicación de las caídas de su bala a 300 yardas ó 300 metros y lo demás se lo tiene usted que imaginar.

 

El concepto del máximo “Point Blank Range”

En el punto anterior vimos que si seguimos las incompletas tablas de tiro existentes para munición comercial, podemos hacer una puesta en tiro que en general será insuficiente para larga distancia. Una vez vista esta forma tradicional y en general insuficiente, vamos a estudiar un concepto denominado máximo “Point Blank Range” o PBR, desarrollado fundamentalmente por expertos tiradores norteamericanos  y que podríamos burdamente traducir por “Máxima distancia de tiro sin corrección”. Dado que muy pocos de los lectores de esta revista tendrán acceso a tirar a más de 100 metros, espero que conociendo este sistema de puesta en tiro y dominándolo, puedan poner sus rifles en campos de tiro de esta distancia insuficiente.

Blancos reales logrados hasta 300 metros con mi rifle Blaser R-93. Observe que las balas a ninguna de las distancias impactan más arriba o debajo de 10 cm. de donde he puesto mi anteojo, siempre en el centro del blanco. Sólo a 300 metros se me sale un tiro por debajo pues he excedido el máximo PBR de mi .270 Winchester, que es de 295 metros

Espero que estos conocimientos  puedan ayudar a los lectores a poner sus rifles para distancias mucho más largas de tiro, sin disponer de un campo de más de 100 metros. Me sentiría encantado si con estas sugerencias usted consigue optimizar la puesta en tiro de su rifle y por ello mejorar sus posibilidades de éxito en cacerías en lugares lejanos y remotos de mundo que puedan exigir  tiros a muy larga distancia.

Podemos definir el máximo “Point Blank Range” ó PBR como la máxima distancia a la que un tirador puede alcanzar la zona vital de un determinado animal  sin efectuar correcciones en su puntería. Es decir, que dentro de esa distancia máxima, el cazador no tiene que corregir ni apuntando alto o bajo, para alcanzar la zona vital de ese animal.

El origen de Point Blank Range  viene del francés y se utilizaba para la distancia a las que los cañones de avancarga podían alcanzar su blanco sin necesidad de hacer correcciones en el ángulo de elevación. En francés apuntar es “point” y “blanc” es blanco, es decir simplemente apunte al blanco, al centro del blanco, sin corregir hacia arriba ni hacia abajo.

El máximo PBR será directamente proporcional a lo plana que sea la trayectoria de un cartucho determinado. Jugando con la misma, se puede maximizar la distancia de tiro sin necesidad de hacer correcciones hacia arriba o abajo, a la hora de apuntar.

 

¿Son necesarios los magnum para tirar lejos?

Este íbex alpino de Austria nos sirve para ver otro ejemplo de ventana vital de 20 cm. Si se fija en la agrupación obtenida en la foto anterior hasta 300 metros, verá que todos mis tiros entrarían dentro de esa ventana vital de 20 cm. de altura, hasta prácticamente los 300 metros

Entendiendo el concepto de máximo PBR, podemos optimizar la trayectoria de cartuchos que no tienen una rasante extraordinaria para obtener blancos en nuestras presas a muy larga distancia. Utilizaremos cartuchos de retrocesos suaves y manejables, mucho más agradables de disparar con precisión que los súper-duper-Magnums que hoy están de moda. Simplemente poniendo un .270 Winchester  dos centímetros  más alto a 100 metros (+ 9,5 contra +7,5 centímetros) que un .270 Weatherby obtenemos, e incluso mejoramos, en la práctica el  máximo Point Blank Range del .270 Weatherby. El Weatherby tiene un máximo PBR  de 325 metros y con nuestro nuevo PBR optimizado del .270 Winchester  pasamos a tener una nueva distancia máxima de tiro sin corrección  de 330  metros.

Es decir, entendiendo y optimizando nuestra puesta en tiro con un cartucho no magnum -suave y cómodo de disparar-, realmente igualamos la trayectoria y alcance real de caza de un magnum mucho más difícil de dominar, controlar y por tanto tirar bien con él. Gracias a esa mínima variación de dos centímetros a 100 metros, que es totalmente despreciable en caza real, llevaremos un rifle más corto de cañón,- pues los magnum necesitan un mínimo de 65 centímetros de cañón para quemar su carga de pólvora-, más ligero y compacto, lo cual es ideal para moverse por difíciles terrenos de montaña. Además, será un rifle con menos retroceso, ruido y rebufo, y mucho más agradable de disparar y más fácil para conseguir difíciles blancos con él.

Erróneamente mucha gente tiende a comprar estos supermagnums para cacerías que exigen tiros largos y no se dan cuenta que sus grandes retrocesos y rebufos y ruido en boca,-si llevan freno-, pueden y suelen ser contraproducentes para conseguir cobrar presas a larga distancia. Esos rifles desagradables de disparar suelen producir el famosos “flinch” de los ingleses y acabaremos cerrando los ojos al tirar y dando un gatillazo anticipando todas las sensaciones desagradables que vamos a recibir. Y esto es exactamente lo contrario de la precisión  que necesitamos para cobrar nuestras presas a muy larga distancia. Simplemente entendiendo y sabiendo optimizar nuestro máximo Point Blank Range podremos conseguir sustancias mas largas de tiro eficaz con calibres más suaves, agradables y fáciles de disparar, con los que siempre tiraremos mejor.

 

El concepto de Zona de Impacto Vital

Antes de profundizar en los máximos PBR, debemos entender el concepto de Zona Vital de un animal. Esta zona que tiene forma de una ventana vertical, dependerá del tamaño del animal y de la altura de su pecho. Aunque puede haber ventanas vitales de diferente altura, pero al final la más útil y practica es la de 20 centímetros (+10 y -10 centímetros) que nos permite cubrir casi toda la fauna del mundo de la que se caza a distancia.  La zona vital de un animal es aquella en que si  impactamos en ella, vayamos a producir la muerte o herida muy grave  al mismo.

Lograr cobrar trofeos a larga distancia no sólo exige una magnífica puesta en tiro de su arma. También entender la teoría, y sobre todo haber practicado mucho a larga distancia, hasta conocer íntimamente su rifle y la trayectoria de su bala

Según el concepto del máximo PBR,  siempre el cazador debe apuntar al centro de esa zona vital. Es decir, siempre que el cazador apunte al centro de esa especie de ventana vertical que es la  zona vital, va a alcanzar con un disparo absolutamente mortal a ese animal,  un poco más arriba o más debajo de donde puso la cruz de su anteojo. Pero con cualquiera de esos impactos dentro de la ventana vital producirá a la muerte casi inmediata de ese animal.

El máximo “Point Blank Range” se basa en que el cazador apunte siempre al centro de la zona vital de su blanco dentro de esa distancia máxima, olvidándose de donde impactará su bala según su puesta en tiro. Su principal ventaja es la sencillez que aporta en una situación de tiro real sometido a stress de tener una difícil pieza de caza a la vista. Recuerde por favor y revise la descripción de la trayectoria de una bala del cañón al blanco, que dimos en el capítulo anterior. La ventaja de optimizar la puesta en tiro de su rifle con su  máximo PBR permite olvidarse de cómo ha puesto en tiro su rifle a 100 metros en  concentrarse sólo en buscar un buen apoyo y concentrarse en apretar bien el gatillo.

Gracias a esta puesta en tiro optimizada hasta su máxima distancia de PBR su bala en toda su trayectoria impactará dentro de ventana vital,- simplemente apuntando al centro de su hombro-, que es lo más natural e instintivo para un cazador sometido al stress de tener una difícil presa a la vista. Con ello más alto o más bajo en su pecho  alcanzará siempre la zona mortal de su presa y el cazador sólo se tendrá que concentrar en tirar bien.

Ya he dicho que la trayectoria de la bala no es recta sino una parábola que primero sube y luego baja. Y también insisto en que esta parábola es mucho más acentuada de lo que la gente cree.  Por ello la bala impactará un poquito más arriba de donde puso la cruz de su anteojo, si el animal está cerca, en la fase de la trayectoria en que la bala  por encima de la línea óptica, es decir antes del segundo 0. Impactará un poquito más abajo de donde puso la cruz de su anteojo, si la bala está en la fase por debajo de la línea recta de la óptica, es decir muy lejos más allá del segundo 0. También impactará por debajo de donde apunto si la presa está muy cerca del cañón, antes del primer 0. Pero alto o bajo, alcanzará siempre su presa en la ventana vital del tamaño elegido, dentro de esa distancia máxima sin corrección. Es decir, a la máxima distancia de la boca del cañón a la que se produzca esto, será el máximo “Point Blank Range” de esa bala y de ese calibre, para ese tamaño de ventana vital elegida.

 

¿Por qué es mortal la ventana vital? 

El centro de la zona vital, que es donde siempre tiene que apuntar un cazador para optimizar un máximo “Point Blank Range” es muy fácil de buscar en un animal. Coincide con el criterio de hombro ó  “shoulder”, que es siempre donde los guías de habla inglesa nos dicen que apuntemos tanto en Norteamérica, como en África.

Simplemente subiremos con nuestra cruz por el centro de la pata delantera de cualquier herbívoro del mundo y cuando nos crucemos con la línea de la mitad de la altura de su cuerpo, ahí es donde hay que tirar.

Optimizar el máximo PBR de su rifle será útil en una cacería como la del Marco Polo, pero en una de rebecos también nos puede alargar nuestra distancia de tiro sin corrección hasta casi los 300 metros reales

Este concepto  de la zona vital coincide con el centro del área en la que se alojan el  corazón y los pulmones de un animal. Si impactamos en su parte de arriba, alcanzaremos la parte alta de los pulmones, la columna vertebral y la articulación del omóplato, con lo cual el animal caerá fulminado. Si impactamos justo en medio alcanzaremos arterias y venas que salen de la parte alta del corazón, como el cayado de la aorta, las venas pulmonares y ambos pulmones. Además, probablemente rompamos los músculos del hombro de nuestra presa, con lo cual o caerá inmediatamente -incluso más rápido que impactar en el corazón- o será mortal en pocos segundos. Si nuestra bala impacta en la parte baja de  la zona vital, alcanzaremos de pleno  el corazón y parte baja de los pulmones y el animal después de una corta y loca carrera, caerá seco. Todos estos tiros producirán una muerta inmediata o casi inmediata de nuestra presa. El famoso tiro al codillo, situado en la parte trasera de la pata delantera y muy bajo buscando el corazón es un tiro con muy poco margen de error, si se nos va bajo y por eso no me gusta nada. Además no destruye ningún componente del aparato motor del animal y no lo ancla.

Si cazamos animales de montaña que pueden exigir tiros largos como rebecos, carnero, un íbice o  una cabra montesa vemos que son animales de un peso entre 40  a 120 kilos y con una altura de pecho mínimo en un rebeco o corzo de 35 centímetros. Pero en cuanto miramos un macho montes un ibex o un carnero tenemos una altura de pecho de 40, 45 ó más centímetros. Por ello podemos considerar una ventana vital de 20 centímetros y aún nos quedará bastante pecho por arriba o debajo de la ventana vital en caso de error humano. Es decir, buscamos que nuestra bala no impacte más arriba de 10 centímetros, (El punto más elevado de su trayectoria parabólica) por encima de donde hemos apuntado con la cruz del anteojo en toda su trayectoria. También buscamos que la bala en su caída no impacte más baja de 10 centímetros (que son asumibles por la ventana vital) del sitio al que hemos apuntado. La distancia máxima a la que podemos apuntar al centro de la zona vital de nuestra presa y alcanzar un poco por arriba o un poco abajo la zona vital, será la máximo distancia “Point Blank Range” para ese calibre. Esto permite alargar el alcance efectivo de nuestro rifle una media de 90 ó 100 metros, sobre una puesta en tiro tradicional.

Estos valores sin duda son utilísimos para un cazador que se enfrente a tiros complicados, sobre todo si es con especies y en terrenos desconocidos, en cualquier cacería por el mundo. También será muy útil saber que pasa un poquito más allá, pero con calibres medianamente rápidos verá cómo podemos olvidarnos de correcciones en tiros hasta unos 300 metros. Corrigiendo muy poco hacia arriba esta puesta en tiro nos sirve para disparar a nuestra presa hasta  350  metros. Y eso querido lector, ya es mucha distancia de tiro para recechar en montaña.

 

Puesta en tiro para una ventana de 20 cm. y su máximo PBR

Siguiendo el texto anterior  vamos a estudiar las puestas en tiro y trayectoria de tres de los calibres más corrientes utilizados en España el .270 Winchester, el 7 mm Rémington Magnum y el .300 Winchester para caza a larga distancia. Veremos la trayectoria y puestas en tiro para una ventana de 20 de altura. Comprobaremos sabiendo optimizar con este sistema nuestro rifle la ventaja que suponen los dos Magnums sobre el veterano 270 Winchester, es prácticamente inexistente.

El cuadro publicado le permitirá poner su rifle en tiro en un campo de 90 ó 100 metros de distancia, pero dejarlo puesto en 0 en torno a 250 metros y saber que tiene un máximo PBR sin corrección en torno a los 300 metros. Observe que el máximo PBR de los dos Magnums es apenas 2 y 9 metros más largo que el del suave 270 Winchester. Por esos pocos metros más de alcance sin corrección, utilizará unos rifles más largos de cañón y de longitud total, más pesados, con mucho más retroceso y por ello más desagradables de disparar y de colocar los tiros con precisión.

Mientras usted optimiza la puesta en tiro de su rifle irá conociendo íntimamente su arma, su encare y la presión del gatillo. Esta práctica frecuente será vital para conseguir cobrar sus presas a larga distancia

¿Comprende querido lector porque soy un gran defensor de los cartuchos no magnum, para recechar en montaña? Supongamos ahora  que tiene  forzar un tiro hasta 350 no es decir más allá de mi máximo PBR elegido, también sé gracias al cuadro, que la bala bajará unos entre 24 y 29 centímetros en cualquiera de los tres cartuchos a 350 metros. En ese caso sólo tendría que apuntar a la cruz del animal, es decir a la parte más alta de su lomo y lograré el blanco. Si el medidor láser me da una distancia de 300 a 350 metros, ahí pongo la cruz, “Cruz contra cruz”. Realmente útil, rápido y fácil de recordar. ¿No?

La cuestión es si esa diferencia entre los tres cartuchos de 5 centímetros de caída a 350 metros justifica toda la incomodidad, peso y longitud del arma y aumento de retroceso de los cartuchos Magnum. Por lo menos para mí no, querido lector.

Y si usted se va a la foto en las que superponemos mi blanco a 350 metros en el mountain goat disecado de cuerpo entero, verá lo siguiente: a 100 metros la bala agrupa a 8,5 ó 9 centímetros sobre el sitio al que apunté, pero como verá en la foto rompería la columna vertebral del goat y engancharía la parte alta de pulmones. No me pregunte, por favor… ¿Dónde tengo que apuntar a 100 metros? Porque me demostraría que no ha entendido nada de lo que le he explicado. Según esta teoría siempre hay que apuntar al centro de la zona vital, -“Point  au blanc” recuerde del francés-, apunte al centro del blanco, siempre al centro y olvídese de cualquier corrección,  hasta la máxima distancia de ese Point Blank Range.

En este campo de tiro doméstico con blancos hasta 330 metros, es donde hago las comprobaciones y práctica que me permiten saber cómo tira mi rifle hasta esa distancia máxima

Los 8, 9 ó 10 centímetros máximos donde impactará la bala por encima o por debajo del sitio donde apuntó, se desprecian en los 40 centímetros de altura de pecho de un animal de montaña hasta el máximo PBR. Exactamente igual los 10 centímetros máximos que baja su bala hasta el máximo PBR en torno a 300 metros, se desprecian pues son absorbidos por la altura del pecho de nuestra presa. Ésta es la gran ventaja de optimizar la puesta en tiro de  un rifle con el máximo PBR, usted se olvida de cualquier corrección hasta esa máxima distancia que puede ser en torno a 300 metros. Así sólo tiene que concentrarse en conseguir un apoyo firme y estable en una situación de caza y apuntar al centro del pecho de su presa lo cual es nuestra tendencia natural en los nervios y el stress de una presa a la vista.

Por la experiencia de ver cazar continuamente en montaña por medio mundo creo que en 5 de cada 10 tiros en montaña no tendrá tiempo de medir con un laser y corregir en un anteojo con torreta de corrección vertical. Si usted tiene su rifle con uno de estos modernos anteojos de torreta de corrección, puesto en 0 a 100 metros y no le da tiempo a corregir, indudablemente está comprando todas las papeletas para el desastre. En otros casos simplemente por nervios de tener un difícil trofeo delante, he visto incluso olvidarse de corregir en la torreta. O bien una vez corregido nuestra presa se puede alejar o acercar y en el stress del tiro es fácil olvidarse de hacer una nueva corrección en su torreta vertical. Resultado fallo asegurado. Creo que es mucho más sencillo optimizar mi puesta en tiro hasta 300 metros y olvidarme de todo lo que no sea apoyar bien el rifle y concentrarme sólo en apretar bien el gatillo.

Le dejo haciendo cálculos y meditando sobre  su elección de su calibre, su anteojo y su bala. Realmente a mí me cuesta ver las ventajas de un supermagnum, sobre un cartucho normal, suave, fácil y agradable de disparar y en un rifle compacto, corto y ligero. La única ventaja de los cartuchos magnum, se dará cuando nos enfrentamos a animales muy pesados como alces, wapitíes, osos y caribúes de más de 400 ó 500 kilos de peso, pues entonces permiten buenos PBRs con balas de 180,  200 ó 220  grains. Pero para un animal de montaña tipo un carnero o un íbex de apenas 90 ó 100 kilos de peso, utilizando balas de 130 a 150 grains,  yo al menos no les veo ninguna. Como siempre digo, yo sólo puedo contárselo y darle mi humilde opinión, la decisión final sobre la compra de su cartucho y su anteojo para tirar largo es suya.

 

La importancia de la práctica real

Como de despedida quiero insistir en lo que ya es habitual en mis artículos, que es la importancia de que practique todo lo que pueda con su rifle querido lector. Tire con él hasta que lo domine y conozca íntimamente. Su encare, su culata, su acción, la distancia del anteojo y sobre todo la presión de tu gatillo.  Debe tirar al blanco a 100 metros todo lo que pueda hasta dominar y entender su puesta en tiro y por qué eligió esa puesta en tiro. Además si puede en alguna finca o coto procurar tirar a 200, 250, 300 y 350 metros…hasta donde se atreva.  A la vez comprobará y se familiarizará con su puesta en tiro optimizada según el máximo PBR y cuando llegue un difícil tiro en una situación de caza real, será la única manera de que usted y su rifle funcionen como una máquina bien engrasada.

 

El secreto de conseguir abatir presas a larga distancia sólo es posible mediante una intensa práctica que le permita conocer y entender perfectamente la trayectoria de su bala y donde impactará exactamente su bala a cada distancia. También debe dominar los apoyos en montaña, pues en ellas no encontrará ningún banco de tiro. Si conjuga una perfecta puesta en tiro, un buen apoyo en campo y mucha práctica real no le quepa duda de que volver con ese ansiado trofeo por el que ha dado media vuelto al mundo, será mucho más probable.

Como despedida le recuerdo lo siguiente, querido lector; en la caza como en todas las actividades de esta vida, la práctica continuada y el intenso entrenamiento, son la clave para el éxito.

Un fuerte abrazo y buena caza.

 

Nota: agradecemos a Roque Armada, Director de Armada Expediciones SL con teléfonos 91 298 19 03 y 616 98 75 83, www.armadaexpediciones.com y roque@armadaexpeditions.com la colaboración para la realización de este artículo y el material  gráfico utilizado en el mismo.

 

Roque Armada

No Comments

Post A Comment

1 × 4 =