.240 Weatherby Magnum

Algo para recordar

No, no se trata de la película de Tom Hanks y Meg Ryan, sino de hablar de uno de los cartuchos que más inadvertidos han pasado en esta extensa y poderosa familia creada por Roy Weatherby.

Inicialmente fue diseñado para abatir animales de la talla del antílope pronghorn o berrendo, también se lo utilizó con éxito en ciervos de cola blanca, pero su talón de Aquiles es la poca consistencia del ligero proyectil que no tolera el roce mínimo de ninguna rama. Por lo demás, es excelente como veremos.

 

Hace 46 años

De izda.-dcha.: 6 mm. BR, aunque es un cartucho de tiro, algunos armeros como Dorleac & Dorleac lo usan en sus armas de caza; .243 Winchester Short Magnum, .243 Winchester; 6×62 Freres y .240 Weatherby Magnum. Estos dos últimos al utilizar la vaina del .30-06 sin y con zuncho son muy similares en rendimiento.

Si dividimos la familia de cartuchos Weatherby en dos tandas, por ejemplo, la primera hornada a cargo de su fundador Roy, y la segunda con la aparición de los ultras, como el .30-.378, nuestro cartucho, el .240, apareció al final de la primera.

Fue el producto de la gran aceptación del cartucho .243 Winchester basado en la vaina del .308; a Roy Weatherby todo le parecía pequeño o que al menos merecía una carga de pólvora superior, entonces creó un cartucho de nuevo cuño, no como los otros que utilizaban vainas existentes como las del .300 Holland and Holland Magnum. En este caso, realmente hizo un mix, porque cogió una que ya existía y cómo, la del .30-06 Springfield, pero en aquella época para que un cartucho fuera tomado en serio debía cumplir dos cosas: 1º tener belt o zuncho y 2º el sufijo Mágnum.

Roy cumplió con todas las exigencias de entonces: cogió una vaina del .30-06 y le puso un zuncho, redujo su calibre al 6 mm. (.243”) y en su culote grabó su apellido y la palabra Magnum. Había nacido un portento.

 

Los 6 mm. anteriores

El primero de estos cartuchos de diámetro muy reducido fue uno diseñado para la Marina de los Estados Unidos, el 6 mm. ó .236 Lee para un fusil rectilíneo homónimo modelo 1895 que no tuvo éxito. Además, el comienzo de la Primera Guerra Mundial hizo, con buena lógica, que las fuerzas armadas estadounidenses unificaran su armas y cartuchería.

El primer intento serio en dar con un cartucho potente y de gran rasante lo hizo la firma Holland and Holland en la década de 1920, con sus dos cartuchos: .240 H&H Magnum Flanged y Rimless, es decir, con y sin pestaña. El primero estaba diseñado para rifles express o monotiro y el segundo para armas de cerrojo. También se lo conoce como .240 Apex, y quizás quien más lo utilizó fue la firma Lloyd para sus rifles de rececho con cerrojo Mauser 98.

De izda.-dcha.: .30-.378 Weatherby Magnum; .300 Weatherby Magnum y .240 Weatherby Magnum

En realidad el .240 Holland and Holland Mágnum no es un 6 mm., o sea un 6,17 mm. reales  (.243”), sino que es mayor, un 6,28 mm. (.247-248”). Esto ha hecho que las armas recamaradas a este cartucho sean un verdadero quebradero de cabeza.

En España es bastante sencillo encontrar rifles express Sarasqueta en .240 Holland and Holland Flanged que, a la vez, su calibre real puede aún variar mucho más. En 1955 nuevamente Holland and Holland revisó el cartucho .240 y puso en el Mercado uno con varias mejoras: 1º utilizaba la vaina del .375 H&H Magnum. 2º era un 6 mm. al uso; así nació el .244 Holland and Holland Magnum, un verdadero portento.

El .244 Halger Magnum desarrollado por los armeros Halbe y Gerlich (como vemos su empresa es la unión de ambos apellidos), es muy raro de encontrar, aún fuera de nuestras fronteras. Por último, en Alemania, la firma MEN (Metallwerk Elisenhutte GmBH) hizo algo muy similar a Roy Weatherby cogió nuevamente la vaina del .30-06 y redujo su cuello al 6 mm., pero sin belt ni la palabra Magnum, y lo bautizó 6×62 mm. Freres, también hizo una versión con pestaña para armas basculantes, por ello ambos cartuchos, el de MEN y el .240 Weatherby, tienen unos resultados similares.

 

En la recarga

De izda.-dcha.: .240 Holland and Holland Magnum; .244 Holland and Holland Magnum; 6×62 Freres, 6,5×63 Wildcat y .240 Weatherby Magnum

Aunque existen más pesos que los de 85 y 100 grains, estos, me atrevo a decir que son los más comunes, y las pequeñas variables que pueda haber entre los de 75 u 105 grains son fácilmente intra o extrapolables.

Evidentemente, las pólvoras que mejor le van a este cartucho dentro de nuestras fronteras son: las Vectan SP11 y Tubal 7000. Allende los límites políticos: Norma MRP e IMR 4831. Más o menos con todas estas podemos tener una velocidad en boca para los 85 grains de 1.000 m/s. Y para los proyectiles de 100 unos 970 m/s.

 

En la caza

En general, este cartucho ha sido eclipsado por un hermano mayor, el .257 Weatherby Magnum, sin embargo, es muy apropiado para varias especies cinegéticas de nuestro país y fuera.

Los proyectiles más ligeros (75 y 85 grains) son idóneos para zorras y animales muy pequeños, a los cuales volatiliza, por tanto no se pueden aprovechar. En cambio con los 100 grains podemos utilizar el .240 Weatherby Magnum en animales mayores, inclusive venados, a los que deberemos hacer disparos clínicos, cuello, corazón o pulmones. Y siempre, siempre, siempre, en áreas limpias sin matorrales.

Es un cartucho ideal para el corzo y más aún para el rebeco, que se suele tirar en pedregales, o al menos en áreas más limpias de sotobosque.

 

Las armas

El .244 Holland and Holland Magnum (centro) tomó la vaina directamente del .375 H&H Mg. y el .240 Weatherby Mágnum, como vemos, tiene menor capacidad de carga propulsora.
07: Diagrama del cartucho .240 Weatherby Magnum

Roy Weatherby fue el armero estadounidense fundador de la firma homónima a la que hizo famosa por utilizar la premisa de que su cartuchería era la más veloz del momento. Su argumento preferido era: “un pequeño calibre, un proyectil ligero a altísima velocidad es más efectivo que un gran calibre, proyectil pesado y baja velocidad.” De este modo, durante la década de 1940, es decir en plena Segunda Guerra Mundial, comenzó a desarrollar su cartuchería. Básicamente utilizó la vaina del .300 Holland and Holland Mágnum para la mayoría de sus cartuchos, salvo el .224 y .240 Weatherby Mágnum que utilizan una especial y el .378 y .460 Weatherby Mágnum que usan la de .416 Rigby a la que se dotó de un suncho, innecesario, pero muy útil para venderlo en aquella época donde la magnumamía sólo se entendía que era efectiva si tenía este elemento. En cuanto a los rifles que la disparaban utilizó prácticamente todos los cerrojos habidos y por haber, como, por ejemplo, Mauser 98, Springfield 1903, etc., hasta que en 1958 pudo desarrollar sus propios ingenios como la acción Mark V, que fue la primera en utilizar una apertura a 60º en vez de a 90º y un concepto nuevo en cuanto al uso de multitetones de cierre. Dicho cerrojo se produjo en su fábrica de South Gate, California. El cartucho .240 Weatherby Magnum es difícil encontrar fuera de la casa Weatherby, en ella hay dos modelos de rifles que lo recamaran, el Mark V y el Vanguard. La principal diferencia entre ellos es su tipo de cerrojo, que en el primero es multitetones y tiene una apertura a 60º y es la estrella de la firma. El Vanguard no desmerece en nada a la firma que lo produce ni al cartucho en cuestión, simplemente es un rifle más al uso en cuanto a tetones, su fisonomía recuerda a los Sako, en cambio el Mark V tiene una propia que en la década de 1960, comenzó a llamarse Californiana con su alto Montecarlo.

José Cid

No Comments

Post A Comment

3 × 5 =