Winchester Featherweight inox

Ideal para caza mayor

Si existe una marca emblemática de rifles deportivos en Norteamérica, es sin duda la Winchester; ello se debe a ese periodo histórico que fue abrir el Lejano Oeste o Far West como se lo denominaba habitualmente, a ese extenso territorio casi inexplorado del interior de aquel país. Allí donde los primeros asentamientos de colonos debían dominar una región inhóspita, necesitaron de armas tanto para defenderse de los nativos hostiles como para cazar animales para el sustento.

Se utilizaron varias marcas de armas de distintos sistemas de accionamiento pero sin duda, ayudados por la pantalla grande como también por la moderna TV, dos nombres son asociadas inmediatamente cuando se nombra al Far West: el revólver de acción simple Colt y el rifle de repetición de palanca Winchester.

 

Los Winchester

El placer de caminar con un rifle ligero se refleja en el rostro del cazador

Esta fábrica fundada por Oliver Winchester, un exitoso hombre de negocios que venía de una empresa textil, supo incursionar en la fabricación de armamentos, que con el correr del tiempo  su apellido llegó a ser sinónimo de rifles de repetición de palanca. Pero su éxito se debió también a que era uno de los pioneros del marketing, promoviendo sus productos, fabricando y regalando modelos especiales profusamente grabados para personalidades del gobierno o de las Fuerzas Armadas o para aquellos que pudiesen decidir la compra de grandes cantidades de su producción.

Numerosos fueron sus modelos de rifles, pero más tarde con la aparición de la pólvora sin humo y de munición con mejores prestaciones que los propulsados por la pólvora negra, pone en el mercado el legendario modelo 54 de cerrojo, producido entre 1925 y 1936.

Este nuevo modelo, al mejor estilo del Mauser 98 permitía utilizar cartuchería de mayor potencia que los de palanca, los cuales se ofrecieron en diversos calibres americanos como milimétricos entre los cuales estaba nuestro: 7×57.

Posteriormente este modelo fue reemplazado por un modelo de diseño superior: el 70, que podemos decir que nació como un clásico, tal es así que se lo conoce como en su país de origen como “The Rifleman´s Rifle”.

Un rifle deportivo perfecto con alimentación controlada, su seguro de tres posiciones que se lo reconoce habitualmente como Winchester.

Su disparador es regulable y de un diseño muy simple y una culata de fuerte nogal americano, que iba desde un grado estándar a los de mayores precios de maderas seleccionadas en sus modelos especiales.

El modelo 70 fue originalmente fabricado por la Winchester Repeating Arms Company entre 1937 y 1980, pero desde inicio de la década de 1980 y hasta 2006, los rifles Winchester fueron fabricados por la U.S Repeating Arms según un acuerdo con la Olin Corporation, que le permitía a la USRA emplear el nombre y el logo Winchester. Cuando la producción cesó en el otoño de 2007, se empezaron a fabricar nuevamente los rifles Modelo 70 en Columbia,  Carolina del Sur.

 

Featherweight o peso pluma

El seguro lateral de tres posiciones es una constante en la línea Winchester

Dentro de las variantes del afamado modelo 70, se ofreció una versión que de inmediato captó la atención de los cazadores y entre ellos el legendario Jack O´Connor, nos estamos refiriendo al Featherweigth o Peso Pluma en nuestro idioma. Un rifle destinado a los cazadores de montaña por su ligereza, comparándolo con la versión estándar, como así también a los que practican el deporte de la caza mayor en su forma más pura: el rececho.

Pero veamos de qué se trata esta versión que hemos tenido en nuestras manos durante una cacería en Sudamérica: el modelo Featherweigth, pero construido con aceros inoxidables y culata sintética.

Sin duda, este modelo es la respuesta de la Winchester a los modernos rifles Hi-Tech, como se los denomina a los construidos con estos materiales no convencionales, los cuales son irremplazables cuando nos movemos en climas extremos como los de Alaska o las humedades de las selvas tropicales. Allí son más adecuados, ya que ni las lluvias, fríos o barro le hacen mella, sin ir más lejos comparémoslos por un momento con un rifle clásico de acero al carbono/maderas cuando hemos tenido que lidiar contra las adversidades de un clima inhóspito.

Sin duda, los de acero inoxidable se están imponiendo por sus virtudes de que son “casi” inmunes a los elementos adversos y digo casi, pues si bien los aceros inoxidables retardan la corrosión y las culatas sintéticas son más estables, tampoco debemos dejar de hacerle un mantenimiento aunque sea simple.

 

Encuentro con un ejemplar

Su dueño comprueba el centrado del arma antes de cazar, una obligación luego de viajes en avión. Un detalle importante: nunca se debe coger el visor cuando vamos a tirar, pues lo sometemos a un gran estrés debido al retroceso y puede variar el punto de impacto.
06: Bob Deveney con su venado

En una de las tantas cacerías donde aparecen clientes norteamericanos, trajeron uno de estos rifles, que de otra manera me hubiese sido difícil de conocer, además el arma estaba recamarada para el cartucho de trayectoria rasante más difundido de la actualidad: el .300 Winchester Magnum por lo que no vamos a hablar de él.

Antes de hacer las pruebas de rigor que se practican luego de un vuelo internacional para comprobar el centrado, me puse a dialogar con su propietario Bob Deveney quien en forma muy amable no sólo me puso en antecedentes con respecto a las cacerías que había efectuado con su arma, sino que también me permitió sacarle algunas fotos y hasta dispararla.

El rifle me resultó extremadamente cómodo y de un peso ligero, justo como a mí me gustan las armas para caminar, pero no sólo me cayó bien, sino que con las municiones Premium que traía, el rifle se comportó muy bien en cuanto a su agrupación.

Como se descargó una lluvia al finalizar la prueba, aproveche para hacerle fotos y juntar información respecto a estos FW. Si bien lo que más conocemos es con respecto a la versión clásica: de aceros pavonados y maderas, que son los preferidos míos, debo ser honesto y decir que esta versión, me agradó también por la sencillez de su diseño. Veamos en detalle la construcción de este modelo Hi-Tech de un clásico de la casa Winchester.

 

Cerrojo

Éste, como decíamos al principio de la nota, es una versión típica del modelo 70, la cual está inspirada en la Mauser 98 alemana y que con modificaciones a lo largo del tiempo,  conserva entre otras cosas, como su alimentación controlada. La acción construida con los mejores aceros inoxidables que usa la industria armera y se le lleva a su forma final mediante mecanizado, es decir,  se parte de un sólido bloque de acero inoxidable, se lo lleva a su forma finales. Método clásico, pero más costoso que el que usan la mayoría de los rifles en la actualidad que utilizan un vaciado por cera perdida; con este último método, se lo obtiene por moldeado, que es sin duda fuerte también, pero no es la manera tradicional con que nos gusta a muchos.

El cerrojo, que si bien va separado, es parte integrante de la acción, está fabricado en una sola pieza con sus correspondientes dos tetones colocadas de manera opuesta, los cuales al ser alojado en sus mortajas mediante la rotación de la manivela del cerrojo, forman un cierre extremadamente sólido.

El extractor está inspirado en el legendario Mauser 98, siendo un fleje largo en cuyo extremo lleva un extractor de grandes dimensiones lo cual asegura una extracción de las vainas en forma impecable. Los cerrojos con alimentación controlada son los favoritos entre los cazadores de animales potencialmente peligrosos pues son más confiables.

 

Seguro

Es de tres posiciones, siendo en la actualidad conocido como “tipo Winchester”,  pero que gracias a recientes investigaciones, encontramos que los primeros fueron una versión desarrollada por la Mauser para los rifles de francotiradores, aunque en realidad estos antecesores iban colocados del lado opuesto.

Como es sabido, cuando la aleta del seguro está colocada en su posición totalmente hacia atrás, el arma está asegurada y bloqueado el cerrojo; en la posición intermedia, está bloqueada sólo la aguja percutora, pero el usuario puede abrir el cerrojo y es la usada generalmente para descargar el almacén mediante éste con la tranquilidad de que el arma no puede dispararse. Por último, cuando está en la posición más avanzada, el rifle se encuentra en condiciones de ser disparado. Muy simple y efectivo siendo copiado en la actualidad por muchas fabricantes americanos.

 

Sistema de disparo

Completando la descripción de la acción, el sistema de disparo en estos nuevos modelos se denomina M.O.A, siglas que en inglés significa Minute of Angle o en nuestro idioma Minuto de Ángulo; como una alusión a la unidad de medida que usan los tiradores para describir una agrupación de una pulgada a 100 yardas. Con esto el fabricante nos quiere comunicar, que el nuevo sistema de disparo, es mucho mejor que uno solamente de caza, asimilándose las prestaciones a uno de competición por las regulaciones que se pueden lograr ajustándolo. Por dicho motivo este nuevo disparador, se aleja en su diseño del clásico del modelo 70; si bien viene un poco “duro” de fábrica para cubrirse de posibles juicios por disparos accidentales.

Para modificar la tensión del disparador a su medida, el usuario tiene que desmontar el conjunto cañón-acción de la culata y puede llevarlo su tensión hasta un mínimo de 1,5 kilos, ideal para lograr disparos de precisión en un arma destinada a la caza.

 

El cañón

El culote del cartucho y la bien lograda corona para proteger las estrías del cañón

Está construido al igual que otras partes importantes del arma con aceros inoxidables siendo sus estrías fabricadas por el método de martillado en frío. Este método no sólo es más económico para fabricar cañones sino que además gracias a los golpes de los martillos, el metal queda más compactado que cuando se lo produce con los métodos clásicos, dándole mayor vida útil al cañón.

Es de destacar el perfil o contorno delgado de esta versión, para así contribuir a la disminución de su peso, pero sin perder precisión por ello.

El rifle carece de sistemas convencionales para la toma de puntería y sólo posee agujeros roscados por arriba de la acción para sujetar un visor, además de ser muy del agrado de los americanos, contribuye a aligerar el peso total del arma.

 

La culata

Como todo rifle Hi-Tech que se precie, su culata está construida en materiales sintéticos que le hacen inalterable a los rigores de la Naturaleza.

Por suerte no posee una culata de perfil estándar e impersonal que las grandes fábricas compran a los mayoristas especializados, sino que se ha conservado las bellas líneas de la misma versión Featherweight en maderas,  siendo su detalle más distintivo la terminación de la chimaza con un Schnabel.

Los “segrinados” y lo digo de esta manera, pues se trata en realidad de un moldeado en el mismo cuerpo del material de la culata, copia también a la versión clásica realizadas en madera. En su extremo trasero, lleva una cantonera de un elastómero especial denominado Deccelerator, que ayuda a paliar el retroceso del cartucho .300 Winchester Magnum, que de otra manera sería severo en un rifle de tan escaso peso.

La terminación general del arma es impecable, siendo sus partes metálicas tratadas con un blastinado o sea bombardeada con microesferas de vidrio para darles una terminación mate con el objeto de no brillar en el campo alertando a las presas, concepto aplicado también en su culata sintética, de color negro integrado al material, pero también con acabado mate.

 

De caza con el FW

Luego de las pruebas de rigor para comprobar el centrado del arma después de haber hecho un viaje internacional, salimos al campo en busca de un ciervo axis. Trofeo muy buscado  gracias a su la vistosa coloración de su piel y por su cornamenta típica de solamente seis puntas.

Originario de la lejana India y traído como animales de adorno para parques de fincas, se adaptaron muy bien al suelo argentino, siendo una de las principales especies de caza en las provincias del Litoral y la costa de la provincia bonaerense, pero afortunadamente, su hábitat se está extendiendo a lugares jamás pensados años atrás como los montes pampeanos y provincias del Norte de Argentina.

El más bonito de los cérvidos: el axis

Si bien es cierto que había varios machos de axis en la finca, no fue tarea fácil encontrar uno que fuese del agrado en cuanto a la longitud y forma de los cuernos del cliente. Un par de veces estuvimos cerca de uno de estos bellos ciervos, pero son tan astutos que nos burlaron ya que una de las técnicas que poseen para escapar de la vista de los cazadores, es muy singular, si están obligados a esconderse al ser vistos en el bosque, se escapan arrastrándose arrodillados cual soldados en combate, y desaparecen del lugar donde lo estamos buscando. Lo que constituye una técnica refinada de huída que he visto en pocas especies. Pero al final, se nos dio una tarde cuando uno de los ayudantes de la finca, recorriendo a caballo unos lugares alejados, avistó uno de bellas proporciones y nos avisó por la radio dándonos su ubicación.

Dejamos la camioneta a cierta distancia y tuvimos que caminar en medio del bosque un largo rato, pero gracias a su escaso peso, su propietario pudo llegar a ponerse a tiro sin estar cansado por el peso del arma.

Un solo disparo a unos 180 metros bien colocados, dio de inmediato por tierra con el axis; con lo que se comprobó que la fórmula: escaso peso unidos a un  calibre potente y con un buen visor, da como resultado una combinación mortífera. Otra cosa hubiese sido llevar un rifle liviano por su escaso peso para poder caminar cómodo, pero en un calibre ligero y haber tenido problemas. Los días pasaron y fueron cayendo con un solo disparo varios animales de peso como: venado, cabras, antílopes, etc.

 

Comentario final

Además de las virtudes de esta arma, quedé más que satisfecho sobre cómo la Winchester logró concretar un rifle tan eficiente y a la vez haber logrado un arma agradable a la vista y a su vez de alta tecnología. Por tanto, me atrevo a aseverar que se trata de un rifle clásico americano, muy bien logrado por sus bellas líneas, escaso peso y buen rendimiento en el campo.

Carlos Coto

No Comments

Post A Comment

1 × tres =