Walther Q5 Match Champion y Q5 Match Apex

Si pensamos en armas para Producción de IPSC

Estamos ante dos pistolas de aspecto impresionante debido, entre otras cosas, a sus cinco pulgadas de cañón, corredera aligerada y en el caso de la Apex a su nuevo disparador homónimo. Cabe aclarar que la única diferencia entre estos dos modelos, es justamente el disparador de la Apex que acorta notablemente el recorrido, mejora asperezas y da una sensación más nítida si cabe de cuándo saldrá el disparo, debido a un reset minimo da una rapidez impresionante en los disparos a blancos cercanos.

D. Diego García con una Walther Q5 Match Apex

Existen además de estos dos modelos, el modelo Q5 Match y Q5 Match Combo que viene equipada con visor punto rojo.

Me gustan particularmente las correderas aligeradas, pues además de este hecho en sí, nos permiten montarlas o accionarlas desde la parte delantera del arma con un mejor grip. Otro acierto en estas pistolas Q5 Match Champion y Q5 Match Apex es la inclusión de una guía de tungsteno que aporta 49 gramos más a la parte delantera del arma, reduciendo la relevación durante el disparo.

Estamos ante un arma hecha con criterio, ya que posee varios dispositivos ambidiestros, como la retenida de corredera y cargador. Esto es un claro beneficio para nuestros compañeros zurdos.

La firma Walther es muy sensible a las necesidades de sus usuarios y por ello el pasado abril (2018), presentó la Q5 Match pensada para las competiciones de IPSC en la disciplina de Producción y Productions Optics. Se trata de un modelo de armazón de polímero y aguja lanzada, como todos los de la familia P99.

La ergonomía ha sido un aspecto fundamental para quienes desarrollaron esta pistola y es otro de sus puntos fuertes. Para ello, y al igual que en sus hermanas de serie, se vale de tres lomos intercambiables que, junto con la posición retrasada del disparador, aseguran que prácticamente cualquier mano se encuentre cómoda en un asimiento natural y a la vez fuerte.

El segrinado de la empuñadura, junto con los tres pequeños abultamientos laterales, mantiene la mano adherida al arma sin ser en exceso agresiva. En cualquier caso, esta es una característica presente en toda la familia PPQ.

Sin embargo, en las fotos podemos ver las cachas de estas pistolas en las que el tirador, D. Diego García Rodríguez, ha utilizado una fina hoja de lija para acentuar aún más un buen asimiento. Es una mania personal que utiliza el tirador en todas sus armas de competicion

 

La seguridad del arma

Todos los seguros son automáticos, los habituales de las modernas pistolas de polímero de aguja lanzada: Seguro de gatillo, percutor y desconector. También podemos conocer si llevamos un cartucho en recámara mediante la ventana de la uña extractora que nos avisa con un fuerte color rojo.

Cualquier de estas pistolas aportan una seguridad total de la que el tirador está al margen. Esto redunda en rapidez y fiabilidad de respuesta.

 

En el IPSC

En España (si aún continúa nuestro deporte, que es una forma de vida, después del vergonzoso reglamento de armas) podremos usarla en la disciplina mencionada, pero en el gran mercado americano, existen otras nuevas de reciente cuño, como la división Carry Optics de la USPSA, creada a mediados del 2015. De hecho, en 2018 la Walther Q5 Champion Match quedó subcampeona en USA en esta categoría. Por otro lado, en España ya se han llevado a cabo competiciones de dicha disciplina. Éste es un segmento de pistolas de producción con visores de diodo led. Así, nos hallamos ante la séptima categoría que ha desarrollado esta organización. La importancia de estos concursos ha hecho que Walther perfeccionara una pistola específica para ello, la Q5 Combo que ya viene de fábrica con visor de punto rojo.

El disparador Apex es la única diferencia con la Q5 Match Champion

Este hecho se debe a que cada vez más dichos dispositivos han sido integrados en el uso defensivo. Queda claro que la facilidad de adquisición del blanco mediante el uso de visores de punto rojo contra las miras clásicas es evidente. En sus comienzos, estos visores fueron enfocados mayoritariamente a la caza mayor y menor, dada la rapidez de enfoque y precisión en el disparo. De a poco se fueron integrando en otras armas como las cortas de caza y de defensa. También los fusiles de asalto tipo M4 han sido dotados de accesorios similares debido a las citadas ventajas.

Este aspecto está tan integrado en ambas pistolas que ya traen de fábrica tres placas adaptadoras para colocar diferentes ayudas, como estos visores de punto rojo. Este sistema de placas adaptadoras y tapa con alza tradicional supone un impulso al uso de los mencionados dispositivos, ya que nos permite evolucionar con los mismos sin anclarnos en su utilización de forma permanente.

Estas placas adaptadoras son fácilmente desmontable gracias a dos tornillos Allen. En cuanto al alza tradicional es del tipo Partridge, que se alinea con un punto de mira en fibra de color rojo. La distancia entre miras es de 178 mm, ya que es una pistola con cañón de 5”. La precisión del cañon para mí, es uno de los puntos fuertes de la pistola. Y dicho esto, debo agregar que esa pulgada de más, al margen del aumento de la velocidad inicial, incrementa el peso y, nuevamente, la relevación disminuye.

La corredera aligerada es una mejora cinética para una recuperación más rápida

En dicho caso, aunque como sabemos hay de otros colores, las tres placas adaptadoras han sido pensadas para los visores más populares del mercado, como son: Trijicon, Leupold y Docter. Asimismo, hay en el mercado otras placas idóneas para la instalación de otros. De este modo, se facilita el uso del visor de punto rojo sin que nuestra corredera sufra mecanización alguna.

Creo que al igual que se han alcanzado sistemas de montajes de accesorios tan prácticos como el Picatiny, con estas placas logramos algo parecido, dejando la puerta abierta para las nuevas ópticas que puedan venir en el futuro. Es importante tener en cuenta que en España el uso en una competición de IPSC de un visor en una pistola de producción hace que se nos encuadre automáticamente en la categoría OPEN.

 

La principal diferencia

Dentro del arco de guardamontes sobredimensionado de la Q5 Match Champion encontramos el disparador. Se trata de una versión mejorada del usado en las PPQ, denominado “Quick Defense Trigger”. En este caso destaca su llamativo color azul, empleado para identificarlo como deportivo. En él encontramos tres estadios muy nítidos. 1º) Un recorrido libre o “take-up” de menos de medio centímetro. 2º) un “creep” o “travel” de aproximadamente un centímetro hasta encontrar una resistencia nítida y 3º) un “break” muy limpio, finalizando con un “over-travel” posterior de unos dos milímetros. La tensión del mismo se halla en unos 2,4 kg., y mantiene un corto y rapidísimo reset.

Diego en acción

Para finalizar, diré que D. Diego García efectuó 1.500 disparos con la Walther Q5 Match Champion sin limpiar sin que ello representara inconveniente alguno. Hasta el momento ha disparado más de 5.000 tiros sin novedad alguna.

Con la Q5 Match Apex está próximo a disparar igual cantidad de cartuchos y hasta ahora se ha dado el mismo resultado. Por tanto, son pistolas fiables y precisas, ambas condiciones fundamentales para un arma de competición.

Nota: agradecemos la cesión de material para este reportaje a Borchers S.A., C/ Industrialdea 22, Guernica. 48300 Vizcaya. Tel: 946.252.029. www.borchers-sa.com

Diego García y Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

uno × 3 =