Caza / 25.01.2019

Cazando sobre una pintura Fue el secreto mejor guardado de los indígenas tangata whenua cuando llegaron desde la Polinesia para asentarse en aquel remoto, imaginario y desocupado universo. Este inmenso escenario antes de la llegada del hombre era el espacio de las aves más extrañas del planeta, debió ser bastante ruidoso aquel sórdido y paradisíaco lugar.  Los maoríes encontraron en Aotearoa “Tierra de la nube blanca” una nueva vida de la que jamás regresarían. Fueron estos mismos los primeros en colonizar aquella tierra; tras los indígenas, los europeos y...