Munición / 25.02.2020

La búsqueda de la perfección Desde el momento de la aparición de las pólvoras nitro y la consecuente reducción del calibre en armas largas, se fueron abandonando los proyectiles de plomo. No ocurrió lo mismo en la cartuchería de las armas cortas, ni se redujo el calibre  (aún hoy en día seguimos usando el 9 mm., un remedo del .36 de avancarga y el .45 como los más comunes), ni se abandonó el uso del plomo con diferentes aleaciones. No obstante, la utilización de dicho material ha quedado relegada...