Rifle P.C.P. de DAYSTATE

Modelo AirWolf (electrónico)

Los rifles de aire pre-comprimido de sistema PCP son armas muy sofisticadas, mucho, a veces demasiado,  con prestaciones sorprendentes y unos niveles de calidad, por lo menos en armas europeas auténticas, muy elevados. Un arma de sistema PCP, es, esencialmente, un cañón montado en un soporte unido a un sistema de percusión conectado a un depósito de presión (elevada presión 200 a 235 bares) que impulsa el balín depositado en el cañón en función de la acción de un martillo sobre una válvula de salida para dosificar el escape del aire comprimido.

El depósito de presión tiene a su vez una válvula de entrada, sin retorno, para la carga del aire a presión, la cual se puede hacer mediante bomba manual, compresor eléctrico, botella de aire comprimido etc., en suma, cualquier fuente de alimentación capaz de suministrar los 200 y pico bares que necesita un aparato de éstos para funcionar decentemente. En función de la calidad de los componentes esenciales (cañón, válvula dosificadora de salida de presión y sistema de percusión) y de su correcto diseño y montaje las características del arma serán unas u otras.

Todo este sistema de propulsión y disparo se monta en preciosas culatas de madera elaboradas en nogal o en modernos materiales sintéticos de alta calidad, lo dotamos de disparadores regulables, muy sensibles, lo situamos debajo de magníficos sistemas ópticos de puntería y lo embutimos en eficaces sistemas de reducción sónica y ¡voila!, tenemos un precioso rifle de aire comprimido PCP, que además, como es el caso, incorpora la última tecnología  electrónica para regulación de la velocidad del proyectil y desenganche del fiador que produce el disparo.

Las carabinas PCP están exentas de retroceso cuando se produce el disparo (en niveles de presión bajos entre 7/ 8 y 40/50 julios más o menos) y tienen niveles de retroceso pequeños cuando se habla de armas PCP de gran potencia que se tratan, legalmente, como si fueran armas de fuego con calibres gruesos o muy gruesos y velocidades superiores a las habitualmente conocidas en armas neumáticas, en general, las PCP de uso corriente (las que no precisan licencias de armas, en España 24,2 julios máximo), carecen de retroceso, pues lo único que produce una mínima vibración es el golpe del martillo sobre la válvula de salida para la apertura de la misma, no produciendo la expansión del aire retroceso apreciable en niveles de potencia bajos, para niveles del orden de los 80,  100 ó 120 julios; la salida del aire comprimido se realiza con tal violencia y en tal cantidad en un cortísimo espacio de tiempo que produce un efecto de reacción contraria a la dirección de la propulsión, originando un cierto retroceso o vibración, pero al no producirse ninguna combustión violenta de ningún propelente como sucede en las armas de fuego, no existe retroceso, digamos… importante.

La falta de retroceso en las carabinas PCP y, la generalmente buena calidad de los cañones que montan, produce una capacidad para realizar agrupaciones casi mono-agujero, a grandes distancias (40, 50, 60 ó 100 metros) que sorprenden al profano mostrándose en muchos casos superiores a las agrupaciones que se hacen con armas de fuego, muy dependientes de la calidad de la munición empleada.

Las carabinas PCP de buena factura (europeas y alguna americana) montan cañones de alta calidad y elevada precisión, como son los Lothar Walther de calidad Match o los muy recientemente salidos al mercado FX Smoothtwist, también de calidad Match que siguen el principio muy moderno y revolucionario de cañón liso con tan sólo un 1/3 de ánima rayada (la última parte del ánima del cañón, la de salida), lo que produce unos efectos muy avanzados en la balística del proyectil.

Merece capítulo aparte el tema de los balines a utilizar. Haremos un estudio detallado de ellos en un futuro lo más inmediato posible, de momento diremos que, el proyectil (balín) debe ser de fabricación impecable, con diseño perfecto en función de los objetivos que se pretendan alcanzar y realización más que perfecta; es fundamental un buen diseño del balín y más fundamental todavía que la fabricación sea, simplemente, perfecta, un balín es tanto más preciso cuanto más iguales son entre sí los distintos proyectiles, los de alta calidad que se usan con estas carabinas han de pesar todos lo mismo y han de tener, todos, la misma forma; no es admisible uno defectuoso, algunos tiradores de armas PCP pesan previamente todos los balines que van a utilizar en una tirada y desechan tanto los que no siguen un peso exacto como los que tienen pequeños defectos de forma, es lógico, un balín que ha de volar 50 ó más metros sin desviarse de su trayectoria ni un milímetro, debe ser perfecto en su equilibrio de vuelo, de lo contrario los errores de impactos son inadmisibles. Hay muy buenas marcas en el mercado y no es difícil encontrarlos en comercios especializados (internet).

Existen muchos sistemas para hacer que la velocidad del balín (cuestión fundamental) sea siempre lo más constante posible, incluso cuando la presión del depósito suministrador haya bajado considerablemente, los más sofisticados que conocemos son:

–              Las válvulas reguladoras, permiten la salida del aire comprimido con una buena regularidad de la velocidad del disparo en base a su excelente calidad de terminación en la obturación del aire comprimido y perfecto equilibrio para obtener un tiro de velocidad más que regular, se trata de un sistema sencillo y muy fiable.

–              Los reguladores mecánicos, pequeños ingenios que abren y cierran el paso del aire comprimido a un habitáculo previo a la válvula de salida, y que mediante el sistema de apertura retardada en función de la presión consiguen estabilizar más la velocidad de salida del balín en base al suministro más o menos constante de presión del aire.

–              Por último el regulador electrónico que permite la salida de aire comprimido directamente del depósito de aire a través de la válvula de salida con intensidad, prácticamente invariable, pues modifica el impacto del martillo en la cabeza de la válvula en función de la presión contenida en el depósito suministrador; es el sistema más sofisticado de los tres y permite una constancia en la velocidad del balín prácticamente continua, corrigiendo incluso los pequeños cambios de presión que se producen en los depósitos de aire comprimido por efecto de la temperatura ambiente, el aparato encargado de efectuar la lectura de presión y el sistema encargado de modificar la presión del impacto del martillo son electrónicos, produciendo una precisión de mediciones simplemente exacta.

El rifle AirWolf está fabricado por la casa Daystate en el Reino Unido, una de las primeras fábricas de armas PCP que se fundaron en el mundo, dedicada desde hace muchos años a la producción de carabinas y rifles PCP de buena calidad. Sigue siendo, seguramente sin discusión, la marca puntera en el mercado de éste tipo de armas.

El modelo que nos ocupa es posiblemente el mejor fabricado por esta famosa marca en toda su historia, el arma viene producida con excelentes materiales de muy buena calidad y con una robustez de componentes no igualada por ninguna otra.

La AirWolf está montada en una culata de madera de nogal con terminación muy cuidada fabricada en Italia por un afamado culatero de armas deportivas. La forma es de las llamadas Thumbhole (del inglés: agujero del pulgar), tienen un diseño especial con un taladro que permite un muy buen asimiento para hacer una excelente puntería; es ambidextra, algo muy de agradecer, especialmente para los usuarios zurdos.

Vamos por partes, el cañón es un Lothar Walther pesado, con taladro de transferencia de aire comprimido directo sobre el propio cañón, sin adaptadores. Viene de fábrica embutido en un supresor sónico de cañón de alta efectividad, el cual, básicamente, es una envuelta metálica en cuyo interior está recogido el cañón con un sistema de absorción del aire comprimido que impulsa el balín, desviándolo hacía taladros traseros que eliminan gran parte del sonido del disparo, bastante elevado de no llevar montado este aparato (Fully Shrouded Barrel- F.S.B.). Además, está embutido en el conjunto de la acción del cerrojo del arma, de tal manera que la cabeza del cierre de tipo Mauser que monta introduce en su avance el balín en el interior de la recámara, quedando fijado (acerrojado) por un giro de ¼ de vuelta que ajusta en una muesca interna al efecto.

Tanto el cañón como el cerrojo son de dimensiones especialmente grandes y robustas. Llama la atención e grosor de las paredes del cañón y el del cerrojo, en general, todo en este arma es de grandes dimensiones.

El cerrojo tiene instalada un asa posterior que permite accionarlo, puede ser de mano derecha o de izquierda y está cromado con gran calidad de terminación. Los balines se introducen en la recámara, óobien, partiendo de una bandeja magnética de alimentación manual (sistema monotiro), la bandeja queda insertada en unos alojamientos y asegurada por dos potentes imanes al cuerpo del arma, o bien, los balines pueden ser suministrados también a partir de un cargador de salto automático de 10 tiros de funcionamiento mecánico, relacionado con el movimiento del cerrojo. Es un aparato muy preciso y robusto en su fabricación.

El conjunto cañón/cerrojo y su carcasa están montados en el cuerpo del arma mediante tornillos diversos de gran robustez y unidos al sistema de propulsión por un taladro llamado puerto de transferencia, que permite el paso del aire comprimido a la recámara del cañón impulsando el balín, sistema clásico y probado. El depósito de aire comprimido es un enorme botellón de 500 c.c. de alta resistencia fabricado en aleación especial capaz de soportar los 235 bares de presión a los que trabaja esta carabina y unos cuantos más…, está colocado paralelamente al cañón y con su sistema de salida de aire dirigido hacia el arma; el botellón está insertado en un conjunto de mecanismos (válvula de salida y de entrada) que permiten su carga y descarga de manera controlada. La válvula está conectada a un sistema de percusión controlado electrónicamente que provoca con sus impactos la salida de aire a presión necesaria para que se produzca el disparo.

El sistema de control del disparo y el disparador en sí (también controlado electrónicamente) se alimentan de la energía de una batería recargable de configuración especial, situada en el interior del cuerpo del arma, accesible con tan sólo retirar la culata que está sujeta con un solo tornillo al cuerpo de la misma, enorme tornillo, pero uno solo, para facilitar el manejo del montaje y desmontaje de la culata.

La AirWolf está provista de una pantalla (display) situada en el lateral izquierdo del alojamiento del cerrojo que proporciona información diversa sobre el funcionamiento del arma, el programa que sigue es susceptible de ser modificado a gusto del usuario, de tal manera que podemos modificar la potencia del arma para su utilización en lugares pequeños, fijar una presión de aviso para la presión del depósito de aire comprimido o modificar los contadores de disparos (tiene dos) y  ver la carga de la batería. La presión de aire actual, el número de disparos realizados en total o el número de disparos del cargador actual y, toda esta información puede ir acompañada de señales luminosas y sonoras, o no, a gusto del usuario. Realmente, esto nos deja un poco noqueados, no estamos acostumbrados a cosas como éstas en el mundillo del tiro neumático ni en el de las armas en general.

La programación del sistema de la carabina y la puesta en funcionamiento del arma, se realiza, siempre, a partir del seguro giratorio que incorpora el rifle al final del cajón de mecanismos, provisto de luz y con dos señales grabadas en color rojo o verde según sea una posición u otra del seguro.

A primera vista, esta carabina, puede resultar “delicada”, por aquello de la electrónica que incorpora y tal…, nada más lejos de la realidad, ¿me creería si le dijera que se puede usar debajo del agua?, pues si, se puede disparar con ella debajo del agua. Los sistemas electrónicos internamente están bañados en una grasa especial que impide que el agua afecte su funcionamiento, cosas que hay que ver para creer, como se demuestra en videos diversos observables en internet elaborados por la propia casa Daystate y por algunos especialistas en la materia. Nosotros no nos hemos atrevido a disparar con ella sumergida, pero sí lloviendo, y lloviendo mucho; no pasó nada, el arma funcionó perfectamente durante todo el tiempo que fue necesario.

El disparador merece capítulo aparte. Es lo más parecido al click de un ratón informático, al principio te sorprende su suavidad y los tiros se escapan un poco porque el tirador no está acostumbrado a esa suavidad y a ese peso, simplemente es soberbio. La parte mecánica que compone el disparador podría ser utilizada en cualquier arma de fuego de competición, tal es su calidad, sin desmerecer la parte eléctrica. Lo mejor es probarla, una delicia.

La culata es algo que gusta ver y tocar: elaboración perfecta, madera de alta calidad, cantonera de goma trasera que se adapta a la anatomía del tirador de tal forma que parece que el arma hubiera sido hecha a medida, cómoda, precisa y muy agradable de sujetar.

Al principio, cuando vemos el arma se nos antoja pesada (es un poco voluminosa), ese botellón tan grande, esa culata ese…, no sé, todo lo que vemos en ella…, pero luego, cuando la encaras, la idea del peso desaparece, y nos vemos adoptando una postura cómoda.

El tiro con ella es capítulo aparte. No he visto, nunca en mi vida, un arma tan precisa a 50 metros (es la distancia máxima del campo de tiro), los disparos, con balines de la propia marca y algunos H.N. son tan precisos, que, si el tirador sabe lo que hace y hace las cosas bien, veremos por el visor entrar un balín en el agujero del anterior y todo eso a ¡50 metros!

El disparo, por efecto del supresor sónico, apenas suena, utiliza un silenciador  de sistema Réflex que permite eliminar  el100%  del ruido. Da la impresión que el arma está averiada o no tiene potencia, nada más lejos de la realidad, no se fíen, los balines del cal. 4,5 mm. vuelan a 300 metros por segundo y los del 5,5 mm. a 235. La regularidad del sistema de control de disparo es tal que las lecturas del cronógrafo apenas si aprecian diferencia de un metro/seg.  entre los distintos disparos, siendo muchas lecturas repetición de la anterior, es decir, desviación de velocidad = cero.

La primera vez que probé una carabina PCP en mi vida quedé gratamente impresionado por su precisión y belleza, ahora, con esta máquina la verdad es que he vuelto a sentir la emoción hace ya muchos años olvidada del deseo de poseer un arma, generalmente se llama ilusión por tener un “hierro nuevo” ya saben ustedes, y, desde luego ,este “hierro” me ha rejuvenecido, hasta el extremo de que me veo disfrutando con él, haciendo las pruebas para este artículo como hace muchos años no disfrutaba. Creo que a muchos amantes de las buenas armas les gustaría mucho, o muchísimo, poseer una semejante.

El único “problema”, o mejor dicho inconveniente, que tiene esta carabina como todas las PCP es el asunto de la carga del aire comprimido; además, ésta, con ese enorme botellón requiere más esfuerzo para su llenado que otras existentes en el mercado de menor capacidad y depósito tubular; la solución ideal es la botella de aire comprimido suministradora con varios litros de capacidad. Con ella, el depósito de la carabina se carga fácilmente, en un instante, y tan sólo requiere, eso sí, ir a la casa donde llenan esas botellas de aire a presión y pedir que le vuelvan a subir de presión cuando ésta ya es baja.

Una particularidad importante de este rifle es que el montaje del disparador es eléctrico, es decir, inmediatamente después de cada disparo, en poco tiempo, en fracciones de segundo, el disparador está montado de nuevo, se monta sólo, y listo para hacer fuego. Lo único que nosotros hacemos cuando accionamos el cerrojo (de suave tacto, por cierto) es introducir un balín desde el cargador a la recámara, lo que apenas requiere esfuerzo, para entenderlo mejor, con el movimiento trasero del cerrojo, NO montamos ningún muelle, ni enganchamos ningún fiador, ni hacemos nada de nada, solo hemos de vencer la resistencia de un pequeño muelle (casi imperceptible) que mantiene el cerrojo amortiguado, el movimiento hacia delante sólo sirve para introducir el balín, fuerza a realizar, mínima.

La seguridad del rifle es clara, el hecho de que el disparador quede montado automáticamente no entraña peligro puesto que para poder introducir el balín en la recámara hemos de accionar el cerrojo; lo que sí puede es ocasionarnos algún pequeño susto el hecho de que al apretar el disparador, oigamos la salida del aire comprimido; el disparo, evidentemente, se produce, pero lo que no se produce es la salida del balín, pues para ello primero hay que introducirlo en la recámara, no está de más, sin embargo, utilizar siempre el seguro de giro. Cuando el arma está asegurada no se produce el disparo de ninguna manera, ya saben, seguridad ante todo.

Por último, el rifle Daystate AirWolf trae dos llavecitas que sirven para accionando la cerradura que hay situada en la parte baja del arma, cortar la corriente totalmente, es un elemento de seguridad importante para evitar que alguien no indicado, léase, gente menuda, decidan utilizar la carabina a solas.

Juan José Valverde

No Comments

Post A Comment

diecisiete − 2 =

Click to Hide Advanced Floating Content