Remington modelo 700 BDL SS en .300 Ultra Magnum

Un rifle impresionante y un cartucho inteligente

El Remington 700 ha sido durante más de 50 años el favorito de los cazadores, tiradores de precisión y francotiradores militares. Esta gran aceptación se basa en su extrema dureza y confianza en su funcionamiento.

La caza de hoy en día

No es nuevo que en la actualidad los cazadores viajamos a donde está la caza, cambiando países y continentes. Es decir, nos vamos de nuestra zona cinegética habitual a una cuyos parámetros son diferentes. Los husos horarios y latitudes no son una valla sino una idea de la gran aventura que nos espera.

Cuando el Modelo 700 fue presentado iba muy por delante de sus tiempos. En la actualidad aún no ha sido  superado y, lejos de esto, es imitado por muchas marcas de armas de gran prestigio.

Su éxito se basa en el fuerte cerrojo modelo 700. Además, el Remington aporta: A) Una disposición del seguro deslizante que corre igual que el de las escopetas o rifles exprés. B) La cabeza del cerrojo retranqueada para que, en caso de rotura de la vaina, ésta actúe como una copa reconduciendo los gases hacia los escapes. C) El extractor integrado a la cabeza del cerrojo. D) El nuevo disparador X-Mark Pro ajustable. E) Un locktime extremadamente corto, con un recorrido de solo 6,8 mm.

El Mauser modelo 1898 fue el referente con quien se comparaban los cerrojos, en la actualidad, la fiabilidad del modelo 700 es el paradigma con el cual se compara a los demás rifles del mercado.

 

Un rifle para todo

Desarme de limpieza.

Este subtítulo no está puesto al azar, ya que la conformación del este modelo 700 BDL SS y su calibre nos permite pasar de tórridas temperaturas a las más gélidas en cuestión de horas, sin que nos cambie el punto de impacto ni su funcionamiento. Es verdaderamente un todo-terreno.

En un rifle de esta guisa y recamarado a un cartucho de trayectoria hipertensa, es lógico que traiga los taladros oportunos para la colocación del visor y que, a su vez, carezca de los innecesarios aparatos de puntería metálicos.

Creo que es bueno hacer una pequeña aclaración, que sé que ya la he hecho con anterioridad, pero realmente pienso que es importante, ser consecuente con lo que tenemos y queremos hacer con ello. Me explico, cuando estamos ante un rifle ligero, como este Remington BDL SS, no solo debemos aprovechar sus ventajas sino potenciarlas, como es el caso de usar, por ejemplo, una correa sintética y jamás una de cuero. Otro error muy común es colocarle un visor de acero, que aumentará su peso.

Me parece acertadísimo el rebaje de protección de las estrías.

Lo dicho tiene visos de ser obvio, pero muchos cazadores se dejan aconsejar por alguien que les quiere endosar lo que tienen en el escaparate y es un error. A un arma ligera como ésta debemos acondicionarla con elementos que actúen en consecuencia con su filosofía.

Es por ello que encuentro muy adecuado el visor que lleva nuestro rifle: un Zeiss Diavari V de 6-24×56 con retículo T*. Para quienes no estén muy versados en este tipo de retícula, les puedo asegurar que en un arma como ésta es la opción más correcta, ya que sus diversos puntos a lo largo de la cruz nos permitirán tiros a larguísimas distancias sin ningún cálculo. Eso sí, cada uno de los puntos debe ser constatado con la munición que utilizaremos.

Muchos creen innecesarios los puntos superiores a la cruz, craso error. Por ejemplo, en este rifle que está destinado a la cacería en montaña o en grandes llanuras, podemos prefijar que la cruz esté 0 a 300 metros; la que le sigue por debajo podría estar, según la munición 0 a 420; la siguiente 0 a 500.

La culata es una de las piezas más importantes a la hora de definir la precisión de un rifle.

Hasta aquí todos estamos de acuerdo, pero con los superiores podemos hacer otra regulación para menor distancia, pues si la cruz está 0 a 300 la siguiente superior podría estar 0 a 180 metros y la siguiente 0 a 90. Evidentemente, todos estos datos deben ser corroborados con la práctica del tiro y la munición que utilizaremos.

Una vez hecho estas comprobaciones, y en el caso de que tengamos varios rifles, conviene hacernos una chuleta que, una vez plastificada, pegaremos en la culata del mismo.

Breve descripción

El Remington 700 modelo BDL SS nos aporta un cañón de 66 cm., esta medida en cualquier rifle con cartuchería mágnum es suficiente para el aprovechamiento de todos los gases, en el caso del .300 Remington Ultra Mágnum, se queda por debajo y convendría las 28 pulgadas de su hermano mayor, pero entiendo que la pérdida tampoco es excesiva y ganamos en comodidad, transporte y utilización del arma.

De a poco se han ido sumando más empresas de cartuchería para producir este desarrollo de Remington.

Del cerrojo no diré nada pues ya lo hemos comentado en muchas oportunidades y al comienzo de este artículo, creo que mi panegírico basta y sobra para describirlo. Aunque me gustaría agregar algo más: el cerrojo Remington 700 es uno de los más fuertes y funcionales. Los famosos 3 anillos de acero envuelven la cabeza de la vaina del cartucho dotándole de gran seguridad y fiabilidad. Y por último, el cerrojo y la acción están mecanizados de una pieza sólida de acero.

Pero sí diré algo sobre su disparador X-Mark Pro totalmente regulable: es impresionante hasta donde se lo puede llevar y eso que estamos hablando de un rifle de caza. Pero: 250 gramos es más que el de un rifle de concurso. Claro está que para un arma diseñada para disparar a larguísimas distancias sobre animales de caza, debe rondar este baremo, pues de lo contrario los fallos podrían sucederse de forma ilimitada.

Esta es una de las más grandes ventajas de este diseño de Remington: la posibilidad de elegir la potencia del cartucho desde una carga tipo .30-06 o .300 Winchester Mágnum y finalizar con la completa y poderosísima del .300 RUM.

El disparador X-Mark Pro, como decía, es fundamental en un arma de precisión, como así su locktime;  otro aspecto es la culata. En este 700 BDL SS es de material sintético, cuyas principales aportaciones son: ligereza, fortaleza, inalterabilidad y buen tacto. Gracias a ella, el conjunto cañón-cerrojo se apoya en una cama sintética de sección cilíndrica que lo acoge con precisión y solidez. Además, dispone de un amplio flotado para evitar interferencias con los movimientos del cañón durante el disparo.

El segrinado, como no podía ser de otra forma, es parte del molde, lo que asegura un agarre perfecto aun estando mojado.

La cantonera sintética es realmente amortiguadora, mantiene casi la misma coloración del material de la culata y no desentona.

 

 

 

Un cartucho inteligente

Ya sé que ahora todo es inteligente: los teléfonos, los mandos a distancia… hasta los políticos, bueno esto último no está probado. Pero sí lo está que el cartucho .300 Remington Ultra Magnum nos permite utilizar diferentes potencias a medida que nos vamos haciendo con ellos.

Cotas del .300 RUM. Obsérvese lo recta que es la vaina si comparamos el diámetro de la base con el hombro.

Me explico: Remington ha desarrollado tres cargas diferentes para su .300 Remington Ultra Magnum, así podremos utilizar en el mismo rifle una cartuchería cargada comercialmente, que reproducen los siguientes cartuchos: .30-06 Springfield (para cazadores o tiradores nóveles o fauna pequeña, como un corzo), .300 Winchester Magnum y Short Magnum (para usuarios avezados o fauna mediana, como venados) y por último la carga completa del .300 RUM (para usuarios avezados que necesitan cubrir largas distancias en pos de fauna de gran tamaño, como alces, etc.)  Todos los cazadores y tiradores hemos comenzado con un arma de menor calibre para poder “hacernos” con ella y así dar un paso evolutivo; es decir, comprar un .22 LR (el gran rifle de iniciación), después uno intermedio, por ejemplo, un .308 y años después un .300 Magnum. Quienes han intentado acortar distancias, tomar atajos, suelen obtener resultados desastrosos.

No podemos comenzar a tirar con el equivalente automovilístico de un Ferrari, para aprender a conducir usaremos un coche normal y con el tiempo iremos, si podemos, a uno especializado.

Tres cartuchos RUM: 7 mm. y dos del .300 comparados con el .30-378 Weatherby Mágnum (derecha).

Con las armas y su cartuchería pasa lo mismo, es de tontos comprarse como primer rifle un .300 Mágnum. Esto traerá aparejado problemas de gatillazo, dolencia difícil de curar. Y se debe a que, sicológicamente, estamos esperando una patada desmesurada, o sea, nos da miedo. Esto se traduce a que en vez de apretar suavemente el disparador tiremos de él. Resultado: la precisión desaparece, se va por los cerros de Úbeda o aún más lejos.

Bien, Remington, como he dicho lo ha llevado a la práctica en dos de sus cartuchos Ultra Magnum, me refiere al .300 y al 7 mm. RUM. En este último lo hace de la misma guisa que el .300, pero lo equipara a los siguientes cartuchos: el I nivel es similar al .270 Winchester, el II es a un 7 mm. Remington Magnum y el III (potencia máxima) lo equipara al 7 mm. STW.

 

Una familia Ultra

El disparador X-Mark Pro es muy eficiente, más de lo que uno espera en un rifle de caza.

Aquí sí es positivo ser ultra, y dicho grupo está compuesto por cuatro calibres: 7mm. ; .300; .338 y .375. El punto en común es la vaina del .404 Jeffery que les imprime unas cualidades balísticas enormes dada su gran capacidad. El .300 RUM fue introducido en 1999 y se trata de uno de los cartuchos comerciales más potentes que hay en el mercado, siguiendo la actual moda, es decir, sin suncho, aunque mantiene el sufijo Magnum. Gracias a su vaina de enormes proporciones, está en segundo lugar con respecto a su capacidad, sólo lo precede el .30-378 Weatherby Magnum -lo sobrepasa en unos150 ó 200 p/s +- (46–61 m/s) de velocidad inicial- y está basado en la vaina del .378 y en la del .460 homónimos, que a su vez deriva de una del .416, pero con suncho.  Fue desarrollado por Aubrey White y Noburo Uno de North American Shooting Systems (NASS) firma originaria de British Columbia, Canadá, que comenzó a experimentar con la vaina del .404 Jeffery completa. Lo hicieron en varios calibres, como: 7 mm.; .308; .311; .338; 9.3 mm. y .375. Estos cartuchos fueron conocidos como Imperial o Canadian Magnums. Para ellos se usaron rifles Remington modelo 700 de acción larga y culatas McMillan.

La culata es sencilla y se ajusta a lo a todas las expectativas.

El cartucho .404 Jeffery, tiene una vaina de diámetro muy grueso, superior a la del .375 Holland and Holland Magnum, por lo tanto, los derivados del Remington Ultra Magnum tienen mayor capacidad que el 7 mm. STW y toda la gama Weatherby en .270; 7 mm.; .300 y .340. En 1999 Remington lo comercializó, modificando ligeramente a más el contorno del cuerpo del cartucho para agregarle mayor capacidad, reduciendo el reborde de la pestaña haciéndolo rebated rim para no tener que aumentar el alojamiento de la cabeza del cerrojo de su rifle modelo 700. Por lo tanto, las vainas del .300 RUM. son 0,15 mm. más gruesas que las originales del .404 Jeffery. También las paredes internas son más robustas. Esas diferencias citadas se pueden advertir en el esquema del mismo donde vemos que la pared del cuerpo es casi recta, ya que de la base al hombro la diferencia es de 0,64 mm. y el reborde de la pestaña es 0,41 mm. menor. Remington solucionó el problema que todos los rebated rim aportan a sus rifles, al hacer que el culote asome lo suficiente para enfrentarse a la cabeza del cerrojo.

El visor Zeiss Diavari V de 6-24×56 es todo un acierto para un rifle de estas características.

 

 

 

 

 

 

 

 

A su vez el .300 RUM es el padre del Remington Short Ultra Magnum o SAUM para proveer al mercado de un magnum corto y de gran rendimiento. El paso de estría del .300 RUM es igual que en la mayoría de los calibre .30 en 1 vuelta en 254 mm. ó 10”.

La presión es muy alta, ya que en cargas comerciales llegan hasta los 65.000 psi ó 4.500 bares, aunque con 180 suele estar en 3.900 bares. Remington ofrece en su nivel III (el más potente) los siguientes pesos de proyectil: 150 gr (9.7 g.) a 3.450 p/s (1.050 m/s), 180 gr. (12 g.) a 3.250 p/s (990 m/s) y 200 gr. (13 g.) a 3.032 p/s (924 m/s).

 

La prueba 

El protector de goma espuma resguarda la culata del enganche de acero.

Utilicé un Remington 700 BDL SS con visor Zeiss Diavari de 6-24 x 56 y con cartuchos originales Remington con proyectiles de 180 grains Sirocco Bonded, ideales para la caza de animales de gran talla. Como ya advertí, el disparador a 250 gramos era una delicia y en conjunto con los demás activos del arma, presento una diana a 150 metros de tres disparos en 27 mm, que para lo que uno espera de la munición comercial está más que bien.

Muchos creen que el .300 RUM tiene un retroceso muy fuerte, en realidad no es así, ya que un cartucho que dispara 180 grains no lo puede tener. No creo que sea sensiblemente superior a un .300 Weatherby Mágnum.

 

Un buen grupo a 150 metros de tres disparos en 27 mm. con munición original.

Si usted busca un rifle-cartucho integral y todo-terreno en el Remington modelo 700 BDL SS en calibre .300 RUM lo encontrará.

 

Nota: agradezco la cesión de material para este reportaje a Borchers S.A., C/ Industrialdea 22, Guernica. 48300 Vizcaya. Tel: 946.252.029. www.borchers-sa.com

 

José Cid

No Comments

Post A Comment

6 − uno =