Remington 700 Modelo BP Xpress

¿Tendrá algo mágico este calibre .50?

En general, la caza del venado cola blanca, un animal emblemático y de gran difusión en EE.UU., se practica en una temporada determinada que toma en cuenta los ciclos vitales de dichos animales, este periodo se desdobla a su vez permitiendo el uso de distintas armas y modalidades de caza.

Comienza la temporada con el uso de arco y flecha; le sigue un periodo de armas impulsadas por pólvora negra y por último se permiten armas más modernas, como los rifles convencionales que utilizamos en la actualidad, es decir, los de pólvoras sin humo. En los EE.UU., debido a la enorme cantidad de cazadores federados que gustan de armas “distintas” y que constituyen un enorme mercado, las grandes y aun las pequeñas fábricas de armamentos deportivos para captar un determinado público ofrecen variedades de armas un tanto inusuales para nuestra cultura cinegética.

Tal es el caso de la Remington Arms, que brinda en su larga lista de productos un rifle especial del tipo High-Tech, o sea construido con los materiales modernos como aceros inoxidables y culatas sintéticas, para ser usado con pólvora negra.

Nos referimos al modelo BP Xpress, impulsado por la clásica pólvora negra, aunque en la actualidad, la mayoría de los usuarios emplean un sustituto que tiene las mismas condiciones de encendido, presiones y hasta humo, pero que no es la pólvora negra clásica, la cual se obtiene con una mezcla de carbón, azufre y salitre.

Uno de estos propelentes  modernos  más usado es el Pyrodex, manufacturado por la compañía Hogdon, los cuales vienen en cajas con compartimientos separados y tienen una forma cilíndrica de color negro, conocidos como Pellets, muy fáciles de manipular y sin los peligros de inestabilidad de la pólvora negra clásica, que deja menos residuos corrosivos al quemar.

Con la Pyrodex se puede graduar la potencia del disparo con facilidad, ya que cada pellet, es el equivalente de 50 grains de pólvora negra.

 

Modelo BP Xpress

A primera vista, se lo ve extremadamente fuerte, ya que utiliza como base la afamada acción de esta marca del modelo 700, con ligeras modificaciones, apartándose así de otros rifles fabricados recientemente que conservan líneas y soluciones más tradicionales para este tipo de armas “primitivas”.

Como decíamos, el corazón de este modelo es la conocida acción del modelo 700 por lo que no vamos a hacer muchos comentarios ya que está muy difundida.

Se utiliza en este caso el acero inoxidable, un material muy Hi-Tech que, además, posee la ventaja de ser más resistente a este tipo de pólvoras que dejan más residuos que las actuales sin humo. Todo los elementos de la acción 700 se conservan en este modelo, es decir: cerrojo, seguros, sistema de disparo, etc.

Por delante de la acción va roscado un cañón del mismo material inoxidable con estrías convencionales en su interior, pero en su parte exterior lleva un trabajo de la mitad hacia adelante de canaladuras espiraladas con el objeto de alivianarlo sin perder por ello rigidez.

El largo del cañón es de 71 cm., llevando en su extremo un freno de boca que se sujeta por medio de una rosca al cañón.

 

Encendido

El arma es del tipo monotiro y los pellets de Pyrodex o la pólvora negra son encendidos de una manera poco convencional denotando que el fabricante buscó en todo momento aumentar la seguridad para el tirador.

Para encender la carga del propelente, se debe introducir en la recámara una vaina del .45 Winchester Magnum con su fulminante.

Esta vaina es  colocada en su lugar al empujar el cerrojo hacia delante, y encastra en una especie de cono con un agujero diminuto que va en la parte trasera del cañón. Sin duda, además del factor seguridad, es decir para impedir fuga de gases hacia atrás y que pueden poner en peligro los ojos del tirador, el utilizar una vaina con su iniciador, nos permite manipularlo con facilidad. De otra manera, si tuviésemos que usarlo sin la vaina, sería un manejo engorroso dentro de una acción cerrada como es la modelo 700.

En cuanto a la caja o culata, está  construida con materiales sintéticos de última generación con el objeto de ser inalterables no sólo a los elementos de la Naturaleza, sino también a los residuos de pólvora negra, si el usuario optare por este tipo de propelente.

El estilo de la culata es netamente Remington, con ligeras modificaciones de diseño como para llevar en un alojamiento en su parte anterior la baqueta de empujar el proyectil dentro del cañón y que sirve también para la limpieza del mismo.

En su extremo trasero lleva una generosa cantonera de goma y la sujeción al conjunto acción-cañón es mediante tornillos de acero, también inoxidable, con cabezas hexagonales.

Como el rifle no posee aparatos de puntería convencionales, su propietario le montó en la parte superior de la acción una mira óptica de marca Leupold de aumentos variables que va desde los 4,5x a 14 aumentos y posee torretas de correcciónes micrometricas.

 

Calibre .50

Los rifles de pólvora negra, tienen limitaciones en su velocidad en boca y para conseguir mayor energía, deben recurrir a calibres de diámetro superior para ser efectivos en la caza mayor.

En el caso del rifle que estamos presentando, su calibre .50 de pulgada y su propietario, Bradford Black, de Ohio, EE.UU., utiliza unos proyectiles especiales de marca Fury fabricados por Ultimate Firearms. Inc., de 275 grains de peso.

El proyectil está fabricado con una aleación de cobre y núcleo de plomo y lleva en su extremo una punta blanca de polímetro para aumentar su coeficiente aerodinámico, pero  además, lleva colocada una copilla o sabot de polímetro negro la cual sirve para tomar bien las estrías. No olvidemos que en este tipo de armas, el proyectil se introduce por la boca y esta copilla sirve para facilitar la carga y tomar las estrías de forma ajustada, aumentando así la precisión del arma. La carga que utilizó su propietario durante la cacería, fue de cuatro pellets de Pyrodex como impulsora y un proyectil Fury de 275 grains de peso, la cual rinde, de acuerdo a dichos de su dueño, unos 2400 pies/segundo en boca.

 

Prueba de campo

Después de las pruebas de comprobación del centrado de rigor que se hace después de un viaje largo, salimos en busca de la fauna.

Recorriendo los interminables senderos de la finca ubicada en el Norte de Argentina, cuya vegetación es semi-desértica, con muchas manchas de monte virgen, tuvimos la suerte de que, a media mañana, nos encontramos de pronto con unos Texas Ram o carneros tejanos.

Estos caprínidos fueron introducidos a ese hábitat hace años, su peso ronda los 60 kg. y poseen una cornamenta digna de coleccionar.

Como todos los carneros, son bastante robustos, por lo que es algo difícil de abatir de un solo disparo, pero no fue rival para este rifle; si bien la distancia era de unos 160 metros, Brad se puso en posición y de un solo disparo dio por tierra con el animal. Fue una prueba para el rifle y también para el tirador, luego nos enteramos que tiene una larga trayectoria, no sólo en su patria, sino también en África, Nueva Zelanda, etc.

El mayor inconveniente con este tipo de armas es que una vez disparadas, quedamos un rato sin visión, ya que la cantidad de humo es importante; pero que fue efectiva, ya nadie duda.

En los días siguientes cayendo otros animales de distinto peso y tamaño, tales como venados europeos, jabalíes y cerdalíes, ciervos axis, antílopes de la India, hasta que llegó el día de tratar de cazar un búfalo asiático, un macho de gran corpulencia.

Vimos varios en la finca durante toda la semana que duró la cacería, pero el americano quedó impresionado cuando una tarde avistamos un posible trofeo de buena cornamenta.

Los acompañé en la camioneta hasta llegar a unos 100 metros del animal, que en un primer intento de acercamiento salió corriendo, pero un par de horas más tarde lo avistamos en una apertura.

-Es nuestra oportunidad, -dijo el guía y propietario de la finca, ya que se encontraban dos machos juntos pastando tranquilos; el cazador y el guía bajaron del vehículo y le hicieron un acercamiento contra viento llegándole a unos 65 metros.

Brad, armado con su Remington BP Xpress, y el guía con su infaltable Winchester .458 Win.Mag. se pusieron en una posición ideal detrás de un árbol. Por suerte, la distancia que me separaba de ellos no era tan grande, así que pude observar y grabar desde la camioneta el momento en que el cazador  disparaba su rifle, muy fácil de ver por cierto, debido a la gran humareda.

El animal, muy bien tocado, corrió unos 60 metros y fue a caer bajo unos árboles; nos acercamos con cuidado, pero no hacía falta tanta precaución, estaba tendido con un balazo que le había entrado un poco detrás de la paleta atravesando todo el cuerpo  y quedó alojado contra la otra paleta, rompiendo todo a su paso. El disparo tuvo que ser así, ya que el búfalo se encontraba ligeramente terciado y era la mejor manera de llegarle los órganos letales.

Además de la alegría del cazador, ya que su trofeo resultó estar posicionado en el libro de récords del SCI como el Número Uno cazado con rifle de pólvora negra, me había sacado la duda sobre la efectividad de este tipo de armas cuando disparamos a presas de gran tamaño.

Pero ahí no terminó la aventura, ya que la tarde anterior a la partida del americano, quiso salir a tomar algunas fotos de la fauna del lugar, entonces se nos cruzó otro búfalo de una cornamenta distinta y se le ocurrió cobrarlo. Por lo que tuvimos que volver en busca de su Remington y luego de un par de horas “su” búfalo cayó también de un disparo mortal.

 

Comentario final

Sin duda, los diseñadores e ingenieros de la Remington, al presentar este modelo no sólo ofrecen un arma de extrema precisión y muy robusta, sino que han tenido en cuenta la seguridad del usuario.

Como sabemos, los rifles impulsados por pólvora negra, además de los inconvenientes de la corrosión generada por este propelente, cuando son de diseño clásico, es decir, que poseen una cazoleta si son de chispa o chimenea al ser de percusión, muchas veces saltan hacia atrás restos de la combustión pudiendo ocasionar alguna herida o molestia  en la vista.

Además el haber escogido su propietario un calibre como el .50 se aseguró un rendimiento adecuado para la mayoría de la fauna de caza mayor; esto me dejó pensando: ¿tendrá algo mágico este calibre .50?

Algo para tener en cuenta entre los amantes de este tipo de armas, pero para los demás, es un rifle interesante a estudiar.

 

Carlos Coto

No Comments

Post A Comment

cinco × cuatro =

Click to Hide Advanced Floating Content