Raick frères, cal. 9,3x74R

Un rifle de los de antes

La firma belga Raick Frères del 72 de la Rue Jonfosse de Lieja desciende de una larga saga de armeros que se remonta hasta Mathieu Raick nacido en Lieja en 1784 y fallecido en 1865, era su vez hijo de otro Mathieu, nacido en 1740, que en 1807 ya fue reconocido como armero; aunque será su hijo Félix Raick, 1814-1871, quien fundará la firma homónima con el sufijo de “et Fils” (del francés: e hijos) en 1840 y que tuvo una sucursal en Paris.

Pero la saga de esta familia es muy amplia, ya que Antoine Raick obtuvo una patente para la adaptación de las armas de percusión a la cartuchería metálica en 1860 y, posteriormente, en 1861.Teniendo en cuenta que sus armas eran apreciadas en Gran Bretaña, en 1922 abrieron otra sucursal en Londres. Pero con el advenimiento de las Segunda Guerra Mundial, las armerías de Paris y Londres fueron cerradas y la firma original en Lieja estuvo funcionando hasta la década de 1980. En España fue una de las marcas de referencia hasta antes de la Guerra Civil y de hecho, encontrar escopetas de este fabricante no es de extrañar. Del mismo modo que Etablissements Braekers, Branquaert, Jules Bury, Donckier, Auguste Francotte, C. Jacquemart, Joseph Janssen y Janssen Frères, N. Lajot & Cie., Lebeau-Courally,  Manufacture d´armes Lepage, Mahillon o P. Schlemmer et Cª, Raick Frères supo labrarse un nombre a base de armas de caza de buena calidad.

El arma que nos ocupa en esta ocasión es un express longilíneo, muy de su época, y por tanto elegante. Su factura es muy buena y esto lo vemos en un sin fin de detalles. Aunque por su aspecto parece uno de pletina completa; en realidad, es un Anson & Deeley simplificado o mejorado, y aquellas son sólo de adorno y para mayor profusión de los grabados florales. Estos últimos son para mi gusto los más indicados para un arma clásica, no descarto los de animales, pero muchas veces nos encontramos con que un corzo tiene cara de jabalí y viceversa. Por ello el grabado floral o english scroll para armas de categoría media siempre me ha parecido más adecuado.

El arma trae un antiguo visor Hensoldt de 1,5x de tubo súper fino y que nos admira que nuestros padres cazaran con ellos, pues hoy en día si no llevamos uno regulable de 2 hasta diez mil aumentos no estamos seguros. Un detalle interesante y que habla que el arma fue montada por y para un cazador, es montura Akah que mantiene al visor muy pegado al rifle. El cierre es del tipo H&H con su típica báscula cuadrada muy y bien grabada, que en su momento nos parecía el no va más y ahora se ha vuelto a las redondas o Dixon. Entre los cañones encontramos el tercer cierre Holland and Holland y vemos que lleva expulsores automáticos, que no me extenderé sobre el asunto, pero son necesarios o más aún imprescindibles en un rifle de caza. En los coscorros hallamos más detalles como el contra-tornillo del central del asa de apertura que delatan el celo del fabricante por hacer un arma bien hecha. Nuevamente, en esta zona observamos unos grabados florales perfectos. Dentro del arco guardamonte encontramos los disparadores con una disposición al traspié y el derecho está articulado para evitar el retroceso, muchas veces molesto al pegarnos en el índice al disparar cañón izquierdo.

La culata y la chimaza han sido, como todo el rifle, algo meditado y donde se han buscado los mejores materiales Sobre la primera puedo agregar; que aunque sencilla, es muy cómoda y entra de lleno en la estética británica. Me ha gustado mucho el ángulo del pistolete tan cerrado, ya que nos da un buen agarre y facilita doblar los disparos.

 

Un día soleado

Aprovechando la bonanza de la meteorología me acerqué al campo de tiro para probar el rifle Raick. Como estimo que ha sido fabricado durante el período de entre guerras, llevé varios tipos de municiones, pero todas de peso medio a pesado; es decir, para un 9,3x74R desde 258 grains a 296. Comencé por las más ligeras, ya que es siempre deseable iniciar el fuego con el menor retroceso y seguir subiéndolo a media que tiramos más y no al revés. Quedé realmente asombrado al ver que la RWS H-Mantel de 258 grains (16,7 g) hacía un grupo excelente a 50 metros. Seguí con proyectiles más pesados, pero ocurrió lo de siempre, un rifle que tira bien con 258 grains abre al usarse con munición más lenta. Por tanto, me llevé una sorpresa, pues imaginaba que iría mejor con, por ejemplo, 286. Tal vez en su época lo hacía, pero las pólvoras modernas cambian por completo el resultado de una agrupación cuando usamos un arma que ya tiene unos años.

Una bella experiencia disparar con un rifle tan bonito y preciso como el Raick Frères.

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

16 − 7 =

Click to Hide Advanced Floating Content