¿Qué rifle me llevo?

Estimado y sufrido lector, esta es la pregunta que nos hacemos, los que afortunadamente poseemos más de un rifle de caza, cuando planeamos una nueva aventura cinegética.

En esta ocasión, voy a cazar un venado en abierto en El Parque Nacional del alto Pirineo (Lérida). Como ya sabes, en esta zona han entrado los ciervos europeos desde Francia. Son pues de una subespecie diferente y mayor que el venado ibérico, un macho puede llegar a pesar más de 240 kg.

Debo decidir qué rifle llevaré, entre dos Bergara de cerrojo, un B14 Timber del 7mmRM y un B14 Hunter del 243W. Para decidir, en primer lugar, debes conocer sus características:

-B14 Timber

  • Calibre 7mmRM
  • El cerrojo, podríamos definirlo como un Rémington 700 mejorado, cuenta con dos tetones en cabeza y un extractor muy fiable.
  • El gatillo, está bien situado y permite disparar con guantes.
  • La salida del disparador, es limpia y sin arrastres.
  • Lleva indicador de carga.
  • El almacén, es fijo con sistema de descarga rápida. Le caben tres cartuchos.
  • La culata, está diseñada de forma ergonómica para disparar con visor, con el lomo ganando altura a medida que se acerca al hombro del tirador. Lleva moño que llena bien la mano. Finaliza con una buena cantonera de goma muy absorbente. La madera, de nogal americano acabado al aceite, resulta bonita.
  • El cañón va flotado y eso, le confiere una mayor precisión.
  • La recámara, como es habitual en los rifles de esta marca, está muy ajustada, para dar la máxima precisión.
  • Lleva un visor de gama media 2,5-10×50 con retícula iluminada, pero sin torreta balística.

 

Lo tengo puesto en tiro con la Nosler Ballistic Tip de 140 grs. La recarga que uso para él, son 71,4 grs. de Vihtavuori N165 con la que alcanza 970 m/s agrupando los impactos muy bien. Centrado a cero a 225 m., a 300 m. cae tan solo 10 cm.

Es un rifle que solo me da satisfacciones, cuando se lo presto a mis clientes, todos quedan encantados con él, y pese a ser el rifle al que menos tiempo he dedicado, es muy preciso.

-B14 Hunter

  • Calibre 243W.
  • Al igual que en el anterior, el cerrojo, es un Rémington 700 mejorado, con dos tetones en cabeza y el mismo extractor.
  • Lleva el mismo tipo de gatillo.
  • La salida del disparador, es también limpia y sin arrastres.
  • Así mismo, lleva indicador de carga.
  • El cargador, es extraíble, de material sintético, ligero y resistente. Tiene una capacidad de tres cartuchos, más uno en la recámara.
  • La culata, es sintética, ligera y un poco más corta que la media.
  • El cañón, como nos tiene acostumbrados Bergara, es totalmente flotado y este detalle, unido a la excelente calidad del mismo, le ayuda a conseguir una precisión excelente. La longitud es de 22”, el paso de estría 1:10” y lleva rosca en la boca, por si le queremos añadir una bocacha. Yo lo he hecho, le he instalado un freno de boca Vertebrae que compré en Lejarazu Sport, con el que estoy muy contento.

 

Pensarás estimado lector, que Carlos Mas se ha vuelto loco, pues ponerle un freno de boca, a un rifle de un calibre tan suave como el 243W, parece absurdo. Pues bien, tengo mis razones, el rifle, sin freno de boca, tiene un muy ligero retroceso, pero se re-eleva, como la mayoría de rifles de fuego central. Esto es un inconveniente cuando cazas solo, pues cuántas veces disparamos y tras la re-elevación del rifle, no vemos al animal al que hemos disparado e ignoramos si le hemos dado o no, nos toca pues, ir al lugar donde estaba el animal y si no ha caído sobre su huella, ver si hay sangre para saber si le hemos alcanzado. Por bien que busquemos, en bastantes ocasiones un animal herido de muerte, corre 20 o 30 m. antes de comenzar a dar sangre y se terminan perdiendo reses por este motivo. También nos ocurre que cazando con un guía, al disparar sobre un grupo numeroso de reses, este nos indica a cuál disparar, si nos equivocamos al identificar nuestro objetivo, el guía verá que la indicada por él huye intacta y nosotros, debido a la re-elevación, si el animal abatido no queda a la vista, creeremos al guía cuando nos indique que hemos fallado. La consecuencia, es otra res muerta y desperdiciada. Sin embargo, usando un freno de boca, como el rifle no se re-eleva al disparar, vemos por el visor, que el animal acusa el impacto de la bala y aunque no caiga sobre su huella, sabemos que lo hemos alcanzado. El único inconveniente del uso del freno de boca, es que oímos mucho más el estampido del disparo, debido a que gran parte de los gases de la combustión, se dirigen hacia atrás. Se nos hace imprescindible pues, el uso de cascos o tapones inteligentes para los oídos, de los que agudizan los sonidos débiles, pero bloquean los fuertes, de forma que no oyes el estruendo del disparo. Yo me he acostumbrado rápido, pues como he perdido algo de capacidad auditiva, con los cascos oigo mejor que cualquier otra persona que no los use.

El rifle, lleva un visor DDoptics de 2,5-15×56 N-FX. Sin duda, es el mejor de cuantos poseo y su torreta balística, es de gran ayuda en disparos lejanos.

La munición recargada para el conjunto, es una punta con un gran coeficiente balístico, que vuela bien y es blanda, para que haga bien su trabajo a media-larga distancia, la Nosler Ballistic Tip de 90 grs. Con 46 grs de pólvora RS70, da una velocidad en boca del arma de 954 m/s, con una longitud total del cartucho (OAL) de 69,4 mm. Centrado a cero a 200 m., cae 13,7 cm a 300 m..

Ahora que ya conoces las características de ambos rifles, veamos los condicionantes que influyen a la hora de escoger cuál de los dos rifles me llevaré:

  • -Distancia máxima de disparo.

En el Pirineo, como en cualquier otra zona montañosa, la distancia de disparo, suele ser larga, llegando a los 300 m. en ocasiones. En este punto, la balanza se inclina un poco a favor del B14 de 7mmRM, pues cae a 300 m., tan solo 10 cm frente a los 13,7 cm del B14 del 243W.

  • -Tamaño y resistencia del animal objeto de caza.

Un ciervo europeo es mayor y más resistente que uno ibérico, por lo tanto, no nos vendrá mal un extra de peso de punta y por lo tanto, de energía.

El 243W es perfectamente capaz de tumbar un ciervo ibérico, te lo dice quien abatió (trabajando) durante el año 2.019, con el B14 de este calibre, 519 ciervos. Normalmente, disparo a la cabeza, pero cuando es necesario hacerlo al codillo, caen antes de haber recorrido 50 m. Como ya te he comentado, el ciervo europeo, es mayor. Por lo tanto, en este punto, la balanza también se inclina a favor del 7mmRM.

  • -Modalidad de caza.

Vamos a cazar en rececho, pero no subiremos tanto como si de un rebeco o un muflón se tratara, podremos pues acarrear el 7mmRM, que es más pesado que el 243W.

Decidido queda pues, me llevo el B14 Timber del 7mmRM.

-15/10

Alins

Me reúno con Iñaki, Nasi y Ramonet en la que será nuestra base de operaciones, el hotel Saloria, en Alins. Hace casi un año que no veía a tan buenos amigos, cenando, damos cuenta de unas ortigas de mar, magníficos embutidos elaborados en el propio establecimiento y una tortilla de boletus.

La conversación, lógicamente gira en torno a la caza y yo aprovecho para acosar a preguntas a Nasi y Ramonet, profesionales que lo saben todo sobre las especies cinegéticas pirenaicas y su hábitat, la alta montaña.

Me comentan que el ciervo, cuya alimentación está compuesta en un 60% de árboles y arbustos, compite por dicha alimentación con el rebeco (sarrio). La consecuencia, es que entre la presión de los ciervos y el pestivirus, su población está disminuyendo en el parque y ambos están convencidos de que llegará a extinguirse en la zona.

El gamo, considerado un herbívoro de amplio espectro, cuya dieta está fundamentalmente integrada por hierbas y gramíneas, que suele completar con hojas, brotes y frutos otoñales, compite con el corzo. La consecuencia, es que donde abundan los gamos, la población de corzos disminuye y también su tamaño.

-16/10

Nos dirigimos a Cerbi, el pueblo ubicado a mayor altura de Les Valls d’Aneu (1.430 m. sobre el nivel del mar). La temperatura es de 0º, la nieve rodea el valle y llega al borde de los prados, el otoño se ha avanzado y el contraste de rojo, ocre y verde de los árboles, crea un paisaje de una belleza, como solo el Pirineo es capaz de conseguir.

El B14 hizo su trabajo

Amaneciendo comenzamos a caminar, y a poca distancia del pueblo, vemos los primeros ciervos, un par de machos jóvenes y algunas hembras. Cuando nos descubren, comienzan a ganar altura. Continuamos y poco después, Nasi y Ramonet descubren un gran ciervo, acompañado de otro también bastante grande. Se encuentra a 350 m, pero no tenemos posibilidad de acortar distancia, buscamos un punto de apoyo y para ello, subimos por la ladera, el ciervo nos ve y comienza a remontar. Con su mochila, Ramonet improvisa un apoyo, pero no consigo afianzar los pies y me resbalo hacia abajo, además, el apoyo para el rifle, resulta bajo. Pese a todo, como el ciervo se aleja, intento el disparo, corrijo los 20 cm de caída levantando el disparo estimativamente, y sin salirme del animal, pero el tiro impacta unos centímetros por encima de la cruz del ciervo, hago un nuevo disparo, que impacta por delante de su cuello y dos disparos más, cuando se encuentra a más de 400 m. y la caída del proyectil supera los 40 cm. obtienen el mismo resultado.

Volviendo a Cerbi, oímos en otro barranco berrear un macho, nos dirigimos hacia él ganando altura, y con gran esfuerzo por mi parte, llegamos a la altura donde pisamos nieve, el ciervo ha callado y vemos a sus hembras, pero él debe estar metido en el bosque.

Regresamos pues al coche y con el mismo, nos desplazamos a un mirador desde el que se ve toda la montaña con Esterri d’Àneu al fondo, oímos berrear un ciervo en el bosque, pero no conseguimos verlo. Iñaki, lo localiza con el visor térmico, está en una zona destinada a la observación de la berrea por el público y allí no podemos cazar.

Aprovechamos que ahora los ciervos están ocultos descansando, para ir a Alins a comer. Tomamos pan con tomate y embutidos, seguido de longaniza y churrasco a la brasa. Iñaki y Nasi se lo pasan genial tomándome el pelo a cuenta del fallo, a mí me toca aguantar sus chanzas.

Después de comer, nos dirigimos a Dorve, pequeño pueblo de un solo habitante, enclavado en un valle sobre Esterri d’Àneu. Sorprende el letrero con el nombre del pueblo esculpido en piedra entre un triskel y un lauburu, antiguos símbolos vascos. No en vano se habló en estos valles euskera hasta el año 1.100, cuando la iglesia católica terminó con el idioma y la antigua religión de los vascos, de naturaleza astral, bajo la acusación de brujería a todo aquel que hablara euskera.

Desde el pueblo, descubrimos un ciervo grande acostado y otro acompañado por dos hembras, que se dirige hacia los prados situados más arriba. Nueva caminata pues para alcanzar un punto situado en el borde de los prados desde el que disparar.

Llegados al lugar, vemos un macho acompañado de dos hembras que tiene el tamaño de trofeo deseado, está a 377 m y comentamos la posibilidad del disparo, finalmente se impone la sensatez y cuando el animal se tapa, aprovechamos Ramonet y yo, para ganar una postura de disparo desde la cual tenemos más posibilidades. Sale al prado un gamo macho que nos localiza inmediatamente y se queda observándonos durante mucho tiempo. Salen también al prado dos varetos de ciervo que llegan a 20 m de nuestra posición. Si cualquiera de estos animales sale huyendo, seguramente lo hará también el ciervo grande.

Venado europeo

Aprovechamos que el gamo se tranquiliza y se va, para avanzar hasta una pared de piedra ganando 150 m. Desde la misma, vemos dos jabalís hozando donde debería estar el ciervo, yo pienso que “más vale jabalí en mano que ciervo volando”, pero Ramonet me ordena avanzar hasta un claro en la vegetación. Desde allí, descubrimos al ciervo en un talud comiendo de una zarza, está a algo más de 100 m, me siento y apunto apoyando los codos en las rodillas. Al disparo, el ciervo alcanzado en la paleta, corre hacia nosotros y cae muerto tras una carrera de 50 m.

Tenemos menos de 10 minutos para hacer las fotos y ya con la luz de nuestras linternas, le sacamos la carne y cabeza, para bajarlas hasta el coche.

-17/10

Desayunamos Iñaki y yo un par de huevos fritos con beicon acompañados de vino tinto. Durante el desayuno, comentamos sobre nuestra próxima aventura, que será la caza de un rebeco o isard en la reserva nacional de caza de Freser-Setcases. Si lo conseguimos cazar, como usaré el B14 del 243W, te ampliaré información sobre el uso del freno de boca y sus ventajas.

Carlos Mas

 

No Comments

Post A Comment

siete + 2 =