Pistolas sintéticas y compuestas

En proyección ascendente

Hace algunas décadas, cuando se inició el lanzamiento de los armazones sintéticos, conformados entonces por los innovadores polímeros, poco podían suponer el éxito que alcanzarían. Por aquel entonces, los detractores argumentaban sobre la poca robustez y solidez de aquel tipo de empuñaduras, pero el tiempo ha demostrado la superioridad de dichos conceptos.

Cada año podemos probar alguno de los nuevos productos de Glock, estructurados ahora en la Gen4, donde destacan su capacidad de adaptación mediante los lomos traseros de su empuñadura cambiables

Sería en el último tercio del siglo XX cuando los materiales no ferrosos empezaron a despuntar en el sector industrial. Como en la mayoría de los casos, su impulso vendría del sector aerospacial y militar, donde se requieren materiales muy resistentes a la vez que livianos. Aquellos, en principio evolucionaron en sus procesos de obtención hacia cualidades muy propias definidas por los ya nombrados requerimientos de resistencia y ligereza. El proceso de síntesis le terminarían dando el amplio nombre de materiales sintéticos. Realmente, desde la aparición del acero en los tiempos antiguos y su desarrollo hacia los aleados, sobre todo durante el pasado siglo, no se había manifestado evolución igual. De todas maneras, esta revolución continúa de manera imparable y ahora llega el turno a los denominados “composites”, o materiales compuestos, que suelen tomar como base las fibras de carbono; aquellos con los que se conforman muchos de los elementos resistentes a la fricción o desgaste, elevada elasticidad, poco peso y alta resistencia a los cambios elevados de temperatura. Pese a que estos últimos ya han realizado algunas experiencias en el terreno de las armas ligeras, todavía está pendiente su incorporación en este terreno, sobre todo por ser caros, por lo cual, a medio largo plazo, podemos igualmente anunciar una tercera revolución en el campo con el que se conforman las armas ligeras basada en unas gamas de nuevos materiales.

La norteamericana Smith & Wesson está presente en el mercado con varias alternativas, una de las últimas introducidas en el mercado fue la gama M&P, ofrecida en varios calibres y de empuñadura customizable

Regresando al tema que nos concierne, hoy en día, casi todas las grandes marcas fabricantes de pistolas y armas cortas, disponen de modelos que toman como base las denominadas empuñaduras manufacturadas en materiales sintéticos. Por otra parte, algunas de las marcas puntera fabricantes de semiautomáticas fueron las impulsoras de esta revolución, nos referimos como ejemplo de éxito a la marca Glock que hoy es líder de mercado. Su fundador, el señor Gastón Glock, un visionario ingeniero austriaco puso en marcha un nuevo concepto que combinaba la seguridad del arma con la incorporación de los nuevos materiales. En ese primer modelo, que hoy aglutina la Glock 17, depositaron su confianza el gobierno austriaco, dotando a la policía y al ejército con ese recurso innovador. Hoy en día, como ya dijimos anteriormente es líder de mercado y son miles los departamentos de policía en todo el mundo que disponen de diferentes modelos de Glock como arma reglamentaria. Todo ello sin descuidar el importante mercado civil; en países como los Estados Unidos, el número de armas ligeras vendidas anualmente puede ser muy superior a las adquiridas por los departamentos oficiales de seguridad

EL revolucionario concepto de Glock, traducido como hemos dicho en éxitos manifiestos, no tardó en ser imitado por otras muchas marcas; en un principio, debido a que su modo de seguridad y acción de disparo estaba protegido por las correspondientes patentes, muchas marcas optaron por lanzar nuevos modelos que tomaban como base la empuñadura sintética realizada por conformación e integrando en la misma los raíles del armazón donde debía discurrir la corredera. Entre las marcas que optaron por añadir a su catálogo las propuestas sintéticas podemos nombras entre otras: la alemana Heckler und Koch más conocida ahora como HK, con su reconocida gama USP (Universal Self-loading Pistol); o la norteamericana Smith and Wesson con el modelo Sigma. Pero lo realmente destacable es que, desde que se iniciara este cambio evolutivo ninguna de las grandes marcas ha dejado en ningún momento de añadir a su catálogo nuevas propuestas en ese concepto. Incluso algunas, como Kimber, especializadas en armazones que se rigen bajo el influjo del clásico modelo 1911 metálico, se resistió a introducir algunas alternativas sintéticas.

Otro aspecto nada desdeñable sería el desarrollo seguido, o en cierta manera el plagio, que se ha producido y sigue produciéndose. De alguna manera, toda esta evolución, mantiene un cierto parecido con el sector de la electrónica e informática o los video juegos, donde el éxito de una idea o producto es seguido y replicado por otras que tienden a mejorarla o simplemente realizar algo parecido pero a precios más reducidos.

 

 

Evolución  conceptual, el camino de la customización

Heckler und Koch, más conocida ya por la abreviación HK, puede satisfacer igualmente todas las necesidades mediante su amplia gama de calibres y soluciones

Una sociedad consumista como la actual se rige más que nunca por las leyes del mercado. Es una de las razones que han impulsado el desarrollo conceptual hacia lo que el cliente quiere o espera de cada producto, cuando no se genera la necesidad, convirtiéndola en un símbolo de distinción. Eso también lo hemos apreciado en el sector de las armas ligeras y, sobre todo en lo concerniente al mercado estadounidense. Sin ir más lejos, hallamos armas casi idénticas donde solo difieren el cartucho que disparan y las capacidades diferentes que esto proporciona, Ejemplos como el calibre .40 S&W junto al 10 mm Auto; o el .357 Sig, que bien puede considerarse una evolución intermedia entre la potencia de los 10 mm y las puntas de 9 mm, esto lo hallamos en varias marcas Glock, SIG Sauer o Smith & Wesson, entre otras.

Sin lugar a dudas, otros de los aspectos relevantes de los últimos años ha sido la evolución conceptual basada en los aspectos ergonómicos. En ese terreno los materiales sintéticos que nos conciernen facilitan tremendamente la labor. Primeramente, se materializaron las formas de las empuñaduras, un hecho que hallamos en varias marcas como sería la Five-seveN de FN Herstal, las semiautomáticas de Steyr Mannlicher y, cómo no, los modelos clásicos ya evolucionados de Glock. Todo ello contribuyó a la modernización o redefinición de algunas costumbres de uso de la pistola.

Las versiones Nano de Beretta, recamaradas al calibre 9 mm. Parabellum son una apuesta hacia un arma ligera de defensa fiable y de reducido tamaño

Podemos citar otros aspectos nada desdeñables, el más destacable es, sin lugar a dudas, la aparición de la costumización configurable según necesidad, materializada en los lomos de la parte posterior de la empuñadura cambiables. Una de las primeras marcas en ver la oportunidad que brindaban los materiales sintéticos sería Walther que lo incorporaría a la P99. Otras muchas seguirían el mismo camino, entre otras nombraremos la gama de semiautomáticas M&P de Smith & Wesson, hasta la serie Px4 Storm de Beretta. En los últimos años, también Glock se ha sumado a la idea, incorporando a sus modelos esta posibilidad en la Gen4, algo que, junto a otras mejoras, imprime nuevos valores a sus ya clásicos modelos en dimensiones y calibres.

La incorporación de los raíles Picatinny han supuesto en la última década una importante base para incorporar toda suerte de accesorios y complementos. Hoy casi todas las marcas ofrecen sus modelos con esta potente alternativa, solamente las pistolas compactas y subcompactas suelen liberarse de añadirlo. Sobre el mismo suelen montarse los elementos que el mercado ofrece, desde linternas tácticas, punteros láser o la combinación de ambos; en un amplio surtido de posibilidades ofertadas por las múltiples e innovadoras marcas. Estas opciones, comenzaron inicialmente para aplicaciones policiales o militares, si bien últimamente se han extendido al uso civil. En este campo hallamos nuevas disciplinas o modalidades de tiro dan lugar a requerimientos y necesidades, en este caso los accesorios y complementos tienen mucho a decir. Últimamente  en los Estados se están realizando divertidas competiciones con algunos ejercicios nocturnos o ambientes de baja luminosidad. Para ello, a fin de mejorar el rendimiento, se recurre a la tecnología de iluminación o apuntamiento; en ese sentido los punteos láser o las linternas tácticas aportan interesantes posibilidades, instaladas en muchos casos sobre los mencionados raíles Picatinny o mediante desarrollos específicos para cada tipo de arma.

También debemos nombrar las aplicaciones específicas en punteros láser, muchos de ellos concebidos específicamente para los modelos compactos o ultra compactos; dichas aplicaciones las hallamos en productos como la R51 de Remington a cargo de la conocida marca CTC Crimson Trace, o en otros casos como la Beretta Pico que ha optado por la firma LaserMax. Estas alternativas de personalización rápida, desarrolladas conjuntamente entre el fabricante del sistema de apuntamiento con el fabricante del arma no ha dejado de crecer y la previsión es que continúe en esa línea.

 

Crecimiento constante en marcas y modelos

La marca norteamericana Kimber dispone igualmente de la gama MPD. Sobre su armazón sintético discurre el carro metálico en cuyo interior el cañón se halla recamarado para disparar el cartucho de 9×19 mm

Realizando un rápido y general repaso por el mercado de marcas con innovación constante en lo concerniente a las semiautomáticas con armazón sintético, vemos que la inmensa mayoría siguen los cánones de la inversión en I+D como elemento dinamizador, manteniendo así el interés del cliente con las nuevas alternativas introducidas. Así, junto que a marcas muy enraizadas y con decenas de modelos que se complementan en una interesante combinación de calibres y tamaños, hallamos firmas más modestas cuyos requerimientos siguen cánones más universales o cumplen con necesidades específicas. En el primer grupo podríamos ubicar a empresas como la pionera Glock, en cuyo catálogo encontramos una vertebrada oferta, capaz de cubrir con la mayoría de los requerimientos destinados a la seguridad y defensa; las últimas aportaciones de la marca se dirigen esencialmente a redimensionar los modelos de éxito, evolucionándolos hacia la Gen 4 de última generación. De igual manera, la norteamericana Smith & Wesson tiene en las semiautomáticas de la familia M&P un amplio abanico de posibilidades en tamaños y calibres; su diseño y concepción personalizable le confiere un carácter muy propio, incluyendo tonalidades y colores.  Abundando en la marca S&W, encontramos muchos otros modelos entre los que podemos destacar las alternativas actualizadas del modelo Sigma, o la innovadora y delgada Bodyguard 380, una subcompacta preparada para disparar el cartucho .380 Auto (9 mm corto).

De Oriente ha llegado hace pocos años la nueva marca Caracal, esta pistola semiautomática con empuñadura sintética fue uno de los primeros productos en debutar

Las europeas SIG Sauer, Heckler und Koch o Walther, disponen igualmente de evolucionados conceptos; en el caso de SIG destacaremos entre sus varios modelos sintéticos, la prolífica y bien capacitada familia P250 capaz de combinar diferentes calibres tamaños y acabados. Por su parte Walther, que lanzara a finales del siglo pasado la P99, ha evolucionado de manera decidida hacia la PPQ introduciendo en ella los últimos avances  en material y tecnología; por otra parte, la firma alemana dispone de otras divertidas opciones en calibre .22LR materializadas en la P22, o  modelos específicos de defensa como sería la fina PPS con cargador y alimentación mono hilera. Destacable es igualmente el esfuerzo de FN Herstal, desde la FIVE-seveN desarrollada entorno al cartucho 5,7×28 mm., destinado a la penetración de los chalecos antibala; pasando por la gama FNP y sus derivadas actuales en varios calibres, realmente todo en ellas es pragmatismo.

Otra firma destacable, y con amplia presencia en los mercados USA, es igualmente la italiana Beretta; junto a la versátil gama Px4 Storm hallamos nuevas propuestas cada año materializadas en variantes compactas y subcompactas, la versión Nano fue presentada el año pasado, mientas que la sub-compacta Pico recamarada al .380 Auto, sería ofrecida al público durante el Shot Show 2014. Muchas siguen siendo las marcas europeas que aportan productos en el apartado de las semiautomáticas sintéticas, sin ir más lejos de CZ podemos citar la P-09, o de la marca suiza Sphinx nombraremos la compacta SDP, sin descuidar las propuestas de Steyr Mannlicher.

Walther ha impulsado su desarrollo en este tipo de armas dirigidas esencialmente al mercado policial, en un principio con la introducción de la innovadora P99 y más recientemente mediante la PPQ

Al otro lado del Atlántico, las marcas tienen elementos muy propios, muchas de ellas destinadas al mercado interior. Ruger, por ejemplo, dispone de toda una serie de alternativas en diferentes calibres y tamaños; entre las últimas puestas en el mercado hallaríamos la LC9 y LC380 en calibres de 9 mm. Por su parte,  Springfield Armory, sobre la base de la croata HS2000 fabricada en la ciudad de Karlovac, tomó la interesante gama XD sintética en diferentes versiones y calibres que alcanzan las versiones pequeñas o compactas, medias y las de generoso tamaño, todo ello en los calibres 9 mm. Parabellum, .40 S&W y .45 ACP. Remigton presento el pasado mes de enero el modelo R51, una atrayente y compacta pistola de defensa recamarada para disparar el cartucho 9 mm Parabellum. Las alternativas de Colt son menos numerosas, pero la Mustang XSP se hallaría en la línea que venimos tratando. Menos conocida fuera de los Estados unidos en es la firma Kahr; sus pistolas, se hallan recamaradas esencialmente a los tres grandes calibres 9 mm Parabellum, .40 S&W y .45 ACP, manufacturados sus armazones también en materiales sintéticos. Debemos igualmente nombrar a STI internacional y su gama deportiva de alta capacidad, cuyo buen hacer ha acompañado a muchos deportistas durante años.

En Sudamérica hallamos propuestas orientadas en esa dirección, por ello citaremos la gama de la brasileña Taurus o los esfuerzos realizados por la argentina Bersa. En ambos casos atentas para mantener el interés del mercado en los Estados unidos y por lo tanto su penetración comercial.

Hemos dejado para el final, una de las marcas lanzadas bajo el impulso de los petrodólares, nos referimos a la firma Caracal. Presentada hace pocos años, es natural de Abu Dhabi, que pertenece a los Emiratos Arabes Unidos.  Con una línea muy propia, define sus rasgos principales en el modelo CP661 en calibre 9 mm. Parabellum, y a buen seguro la veremos seguir creciendo. También debemos referirnos marcas turcas que en los últimos años están experimentando un notable desarrollo. Las israelitas disponen, de igual manera, de creaciones muy propias, sin dejar de lado las menos conocidas concepciones chinas, que bajo el influjo del plagio y el precio, seguramente tendrán algo que decir en los próximos tiempos.

Antonio Ros Pau

No Comments

Post A Comment

6 + dieciocho =