Pistola Borchardt 1893

El primer intento serio de una semiautomática

En la actualidad estas pistolas se cotizan cada vez con mayores precios, pues como es lógico, el interés lejos de disminuir por ellas ha subido dada su escasez.  No debemos olvidar que en momentos de crisis económicas, donde la validez de los bancos y de todo el sistema financiero se pone en duda, el capital busca inversiones en valores seguros, como obras de arte y, por supuesto, armas de colección.

 

Un hombre inquieto

La pistola Schonberger-Laumann modelo 1892 fabricada por la Österreichische Waffenfabrik Steyr fue la primera semiautomática de la historia

Hugo Borchardt fue un armero alemán nacido en Magdeburgo el 6 de junio de 1844. A la edad de 16 años emigró a los Estados Unidos de América y en 1871, durante un corto tiempo, trabajó de superintendente en la firma Pioneer Breechloading Arms Machine Co., y después en la Singer, de máquinas de coser. Durante unos meses se ocupó en la compañía Colt antes de incorporarse, el 1º de junio de 1876, a la Sharps Rifle Company hasta su cierre en el otoño de 1880, donde diseñó el rifle Sharps-Borchardt. Posteriormente, se unió a empresa Winchester, donde desarrolló una serie de revólveres de simple acción, que por política de la empresa y un acuerdo con Colt, nunca se fabricaron y esta última dejó de hacer rifles de corredera.

Después de un tiempo volvió a Europa y trabajó en la firma húngara FGGY de Budapest durante 10 años, pasando a colaborar con la firma Ludwig Löewe donde diseñó la pistola homónima basada en el principio de una corredera articulada tipo rodilla, desarrollada por Sir Hiram Maxim. Sin embargo, el 6 de octubre de 1893 Borchardt pudo patentar su sistema (patente nº 18.774) y comenzar a trabajar con él en la pistola homónima. Estos estudios derivarían más tarde en la pistola Parabellum de Georg Luger. Sólo se fabricaron 3.000 pistolas entre 1893 y 1899.  Falleció en 1921.

 

Una pistola llamativa

La Borchardt modelo 1893 no fue la primera pistola semiautomática, le antecede la Schonberger-Laumann Modelo 1892. Esta fue una semiautomática en calibre 8×25 mm. Su patente británica nº 18.823 de 1892 la antepone como tal. Fue fabricaba por la Österreichische Waffenfabrik Steyr y como todas las de la primera época era muy voluminosa, tenía una longitud total de 320 mm. con un cañón de 146 mm. Su peso era de 1.320 gr. y su capacidad de cargador muy escasa, sólo 6 cartuchos. También sentó las bases de los cartuchos abotellados para pistola, como el 7,65 Borchardt y el 7,63 Mauser.

El funcionamiento de la Borchardt se basaba en una rodilla articulada que, al estar su unión central por debajo de la línea del cañón, se mantenía cerrada, pero con el retroceso del cañón, los rodillos de la corredera actuaban como lo harían más tarde en la Parabellum al tocar con el plano inclinado del armazón de la pistola. El muelle real del arma se halla en la parte trasera que se asemeja a la panza de un silbato.

Pistola Borchardt modelo 1893 con su culatín y demás accesorios

Las pistolas estaban dotadas de un culatín de madera con todos los accesorios de limpieza y una funda de cuero. Este culatín sería el imitado por Mauser, Parabellum, Bergmann, etc. Como vemos, esta pistola se adelantó en muchas cosas, como  llevar el cargador en la empuñadura.

Como todas las pistolas de la primera época, era voluminosa con una longitud total de 349 mm. y un largo cañón de 1650 mm.; llama la atención que con esto y su culatín no llevase alza regulable, sino una fija. En las primeras pistolas estaban marcadas: Waffenfabrik Löwe Berlin / System Borchardt en el costado derecho del armazón y en una sola línea. De éstas se fabricaron unas 800 armas, fue entonces cuando Ludwig Löwe adquiriría la firma Deustche Metallpatronen, convirtiéndose en Deustch Waffen und Munitionsfabrik/Berlin y las 2.200  pistolas siguientes fueron marcadas en tres en el lado derecho del armazón de la pistola: System Borchardt / Deustch Waffen un Munitionsfabrik / Berlin.

En la actualidad son armas muy cotizadas por su rareza

Ayer, como hoy, los Estados Unidos eran el sueño de todos los armeros para introducir sus productos y el primero en representar a estas pistolas fue Böker & Company de Nueva York  que ya estaba afianzada con la distribución de sus armas blancas y también S. Daly & Company de la misma ciudad.

En 1897, La firma DWM envió a un ingeniero, Georg Luger, a mostrar las bondades de la pistola Borchardt al ejército de los Estados Unidos. Las pruebas se llevaron a cabo en el Arsenal de Springfield, pero resultó ser demasiada novedosa para el criterio de los militares de entonces.

De este contacto Georg Luger sacó sus propias conclusiones sobre una nueva pistola que tenía en mente, en la cual subsanaría los inconvenientes de la Borchardt, haciendo un arma más compacta y fiable.

 

7,65 Borchardt

El cartucho fue desarrollado por la Deutsche Metallpatronenfabrik asociada a Ludwig Löwe. Utilizaba una vaina abotellada y un proyectil blindado de 85 grains que impulsaba a una velocidad inicial de 1.280 p/s. sólo 60 pies/s. menos que el 7,63 Mauser.

Desde hace años ha sido descatalogado por los fabricantes de munición y es todo un elemento de colección. Se puede fabricar su munición después de varias transformaciones de las vainas del 7,63 Mauser y su carga estaría comprendida en un 20% menos que éste.

 

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

6 + diecisiete =