Otra mirada al .44-40 Winchester

Más opciones

Gracias a las tiradas de Cowboy Action Shooting muchos tiradores hemos vuelto a usar este cartucho diseñado por Winchester para su modelo 1873, el arma que conquistó el Oeste. Cuando era joven lo usé bastante en caza; de hecho, mi primer jabalí lo cacé con un Winchester modelo 1892 en este calibre y debo decir que lo maté de un solo tiro. Sin embargo, con los años, todos fuimos usando armas de de mayor calibre y potencia, como si los animales se hubiesen vuelto más duros.

Debo decir que no se han vuelto más duros, pero las distancias de tiro suelen ser mayores y el .44-40 Winchester es de trayectoria muy parabólica. Otro inconveniente es que su velocidad inicial, sobre los 1.400 p/s (426 m/s), es muy baja y debemos correr más la mano, es decir, aumentar nuestro swing.

 

Contradicciones, todos las tenemos

La baja velocidad es un problema en un arma larga, porque estamos acostumbrados a cartuchos que en su mayoría multiplican por 2 la del .44-40. De hecho, en la actualidad uno con una velocidad inicial de 2.800 p/s, para muchos es baja. Desde mi punto de vista, me llevó cierto tiempo advertir que esos 1.400 p/s que en un rifle me parecían poco, cuando usaba mi revólver Smith & Wesson modelo 29 en calibre .44 Remington Mágnum con cañón de 6”, no lo era tanto.

El proyectil de la derecha es un Hornady CL-sil de 240 grains y el de la izquierda es un RG Pugnator de 200 grians.

En descargo de esta contradicción debo decir que el arma de Harry El Sucio daba una velocidad similar con un proyectil con un 20% más de peso (de 200 grains a 240), con lo cual se gana en energía cinética.

Particularmente, he usado mucho en caza mayor en América y hasta en África con facocheros, el .44 Remington Mágnum en revólver, no aquí debido a nuestra legislación tercermundista, pero nunca me defraudó… si yo hacía mi parte. Pero, de haber usado un rifle en .44-40 con culata y un radio de miras que, por lo menos triplica al de un revólver (estas dos condiciones nos dan mayor precisión, aspecto fundamental en la caza), la diferencia en rendimiento real hubiera sido muy superior a la de un arma corta en .44 Remington Mágnum, aunque tenga más energía en boca. Pero, ¿a que nos parece, cuanto menos, insólito, que alguien use en suidos un rifle en calibre .44-40 en África?

Si a usted le ha pasado algo parecido a mi experiencia, no debemos sentirnos solos en esta contradicción, ya que alguien tan versado como Elmer Keith decía algo parecido como que el .30-06 en rifle era un cartucho muy marginal, pero que un revólver con cañón de 4” en calibre .44 Remington Mágnum (el fue quien desarrolló este cartucho) era ideal para cazar ciervos mula a 100 yardas.

 

Una fórmula para mejorar  el rendimiento del .44-40

Antes de continuar, nunca deberá subir la carga de un cartucho .44-40 Winchester si usted utiliza un Winchester modelo 1873 o un Oviedo. En el caso de los Tigre, su cerrojo es fuerte, pero sus cañones no lo son tanto, razón por la cual no debe excederse en demasía. Sobre este punto volveré.

Si medimos la capacidad volumétrica del cartucho Winchester es superior al del .44 Remington Mágnum, razón por la cual si usamos un rifle de la calidad de un Winchester 1892, Remington de trombón o Marlin, podríamos usar cargas inclusive ligeramente superiores al .44 Remington Mágnum, logrando una mayor velocidad y energía inicial.

La ventaja de los proyectil fundidos es los podemos recalibrar a voluntad

Lo dicho en teoría va bien, pero si subimos la carga de pólvora y ganamos más velocidad en el .44-40 perdemos precisión, con lo cual, menudo logro alcanzamos. No sirve.

El inconveniente radica en el paso de estría de uno y otro: el .44-40 Winchester es de 1 vuelta en 20” y el del .44 Remington Mágnum es de 38”.

Otro problema es que las vainas del .44-40 no son tan fuertes como estas últimas, pero esto sólo significa que deberemos recargarlas menos, como si de un cartucho de rifle mágnum se trataran y ya está.

 

No necesitamos problemas, sino soluciones

Habida cuenta que el paso de estrías es insoluble, y nuestro .44-40 tiene el que tiene, podemos mejorarlo si usamos a igual velocidad inicial (1.400 p/s) un proyectil más pesado, con lo cual ganaremos mayor energía cinética en boca.

Y aquí tenemos otro inconveniente, la mayoría de los proyectiles más pesados en calibre .44 están diseñados para el Remington Mágnum, es decir, que son .429” y algunos de .430”, a estos últimos los dejaremos de lado y el .44-40 es .427” ó .428.

Antes de que ponga el grito en el cielo al poder sugerir usar en un arma, calibre .427”/ .428”, proyectiles .429”, le diré que si usted ha usado munición militar española del calibre 7×57 u 8×57, esa diferencia de .001” (0,02 mm.) ó .002” (0,05 mm.) no es nada comparada con las diferencias que he encontrado en los cartuchos de manufacturada citada. Pero, lo dicho sí puede crear un problema y es que nuestros cartuchos .44-40 Winchester recargados con proyectiles de mayor diámetro, no entren en la recámara de nuestro rifle. Esto suele ocurrir en algunos Winchester modelo 1892 y en especial en los Colt Ligthning, no así en los Remington de trombón o en los Rossi modernos.

Observe la diferencia de grosor de cañones entre el Winchester (dcha.) y el Remington (izda.)

En el caso en que al recamarar dichos cartuchos en su arma requiera el uso de la fuerza, NO LOS DISPARE y abandone el proyecto. La citada diferencia de calibres de .001” (0,02 mm.) ó .002” (0,05 mm.) en un cañón levanta la presión, pero no de forma significativa, lo que sí lo hace es que la recámara actúe como un crimpador gigante apretando el proyectil y no dejando que éste se mueva con soltura hacia el estriado.

Si usamos proyectiles fundidos y que nosotros recalibraremos no hay problema alguno, pues los haremos en .427” ó .428”. Resumiendo, si usamos una carga X con proyectiles de 200 grains y ahora utilizamos la misma carga X con un proyectil de 225 ó 240 grains ganaremos una mayor energía cinética en boca, por tanto, ésta se transmitirá en un mayor poder de detención.

Claro está, que esto no nos dará mayor velocidad inicial, pero sí servirá para mantener ésta un poco más constante al usar un proyectil más largo, ergo aerodinámico. Y también ganaremos en precisión al usar un proyectil un poco más largo y no tan “tapón”.

Otra ganancia evidente es que tendremos una penetración mayor.

Pero, insisto si cuando usted va a recamarar el cartucho siente cierta resistencia NO SIGA ADELANTE.

La recarga es una actividad muy segura si siempre meditamos todos los pasos a seguir. Que la disfrute.

José Cid

No Comments

Post A Comment

cuatro × dos =