North American Arms Sidewinder

La serpiente de cascabel de NAA

Decíamos hace más de un año, cuando presentabamos la última novedad de la compañía North American Arms, el revólver PUG, que siempre es mejor un arma pequeña a mano cuando la necesitas que una grande durmiendo en el armero en casa. Este slogan comercial sigue siendo cierto y fue lo primero que nos vino a la mente, cuando nuestro amigo Ken Friel, director de producción de la compañía, nos llamó para presentarnos su última novedad, el modelo Sidewinder.

 

North American Arms, el legado del legendario Dick Casull

Fundada por Sandy Chisholm, la compañía North American Arms es la reencarnación creada en Utah de la compañía Rocky Mountain Arms, que el legendario diseñador de revólveres Dick Casull creó hace más de 40 años. Para los lectores que no conozcan la vida y obra de Dick Casull, este hombre intentó miniaturizar y maximizar el concepto de revólver de simple acción llevándolo a límites extremos. De su genio saldrá el primer mini revolver en calibre .22 short y el monstruoso Casull del .450 Magnum Express.

Rocky Mountains Arms, que tuvo una vida muy corta y pasó por muchas tribulaciones, dio paso a North American Arms, que tampoco se libró de problemas financieros. Al final de los años 80, fue comprada por una compañía de telecomunicaciones que nada quería saber de una de armas. En este momento cuando Sandy Chishlom, quien ocupaba un alto cargo directivo en dicha compañía de telecomunicaciones se hizo cargo de NAA. En Noviembre del año 1991, decidió comprarla y mudarse al estado de Utah. Allí, y con la ayuda de mi amigo Ken Friel, uno de los mejores diseñadores de armas de la actualidad, NAA se convertiría con el paso del tiempo en la referencia del mercado americano para aquel usuario que busca un arma diminuta de último recurso.

Realmente el boom de la compañía se inició hace unos pocos años con la aprobación de la ley federal de reciprocidad de licencias para portar armas ocultas entre estados. La demanda por este tipo de armas, fáciles de ocultar, de muy ligero peso y reducidas dimensiones, es cada vez mayor entre los usuarios civiles y es que en los EE.UU. cada vez se refuerzan más las libertades individuales relacionadas con las armas, al menos eso ocurre en los estados del Oeste y sur del país (el este y California es otro mundo).

Volviendo a NAA, su actual oferta incluye mini revólveres con cilindro de cinco cartuchos en calibres .22 Short, .22 LR, .22 Magnum, así como la conocida versión de avancarga “Companion”, que se ha comercializado en algún momento en España. La gama se complementa con una línea de diminutas pistolas semiautomáticas conocidas como Guardian en calibres .380 auto y .32 NAA, que mi hermano Cesar trajo a estas líneas en el número de Armas y Municiones de marzo de 2006 y que si alguien tiene interés puede descargar en formato pdf precisamente en la página oficial de NAA, en la sección de News and Reviews. Por cierto, que según me comentó Ken Friel, este año las pistolas Guardian no están en producción, ya que los pedidos por el nuevo revólver hacen que toda la capacidad de producción de la factoría se vuelque en el nuevo modelo.

 

El NAA Ranger, predecesor del Sidewinder

Una de las quejas de los usuarios de los mini revólveres NAA, era la lentitud en el proceso de descarga y carga. Su procedimiento era el clásico en un revólver de avancarga, esto es, colocar el martillo en posición de medio armado y retirar la guía eje del cilindro. Una vez con el cilindro en la mano, las vainas tenían que ser retiradas a una a una previo a la inserción de los nuevos cartuchos. Esto hacía que algunos portaran no uno si no dos revólveres, de hecho uno de los más famosos usuarios en Utah, es el todopoderoso y conocido senador Orrin G Hatch (republicano, por supuesto), que porta dos NAA del .22 Magnum y presume de ello. Estaba claro, la necesidad de mejorar el diseño.

El exiguo tamaño del Sidewinder hace que se lo pueda llevar en un bolsillo del pantalón

Así, en el año 2011, aparece el modelo Ranger Break Top del .22 Magnum, que como su nombre indica, es de armazón basculante emulando el estilo de los antiguos S&W Break Top. De hecho, la primera vez que lo vi me recordaba un S&W Schofield miniaturizado, aunque a decir verdad, el pestillo de apertura del mini revólver Ranger, difiere del original Schofield. Este modelo Ranger, duró apenas más de un año en el mercado y fue producido en muy pequeño número; NAA fabricó una pre-serie de solo 500 unidades y al final por los elevados costes decidieron no producirlo en masa. Estaba claro que no era la solución final, al menos desde el punto de vista económico.

En poco más de un año la solución estaba lista y se llama Sidewinder. Nombre con el que se conoce a las serpientes de cascabel más comunes en esta zona de las rocosas, deben su nombre a su peculiar movimiento sobre la tierra, tal que parece que están recortando el viento.

 

Sidewinder, un revólver con cilindro basculante hacia la derecha

Curiosamente, este revólver bascula el cilindro hacia la derecha. Observen las muescas entre las cámaras del cilindro, que permiten posicionar el martillo entre cámaras, siendo seguro portar los cinco cartuchos del cilindro

Está fabricado partiendo del conocido armazón del calibre .22 Magnum, que en este caso es ligeramente mayor y algo más pesado, todo ello fruto de las modificaciones necesarias para alojar el cilindro basculante. También el cañón del nuevo modelo es ligeramente más largo que la tradicional pulgada de los convencionales, en concreto es de 1 3/8 de pulgada.

Construido por máquinas de control numérico (CNC) a partir de barra de acero inoxidable 17-4 PH, el nuevo modelo con su armazón enterizo ofrece la máxima resistencia al tiempo que su cilindro abatible acelera el proceso de carga y descarga.

Los NAA son revólveres muy bien construidos y, al contrario de lo que parece, sus piezas fundamentales no son microfundidas. Como decía más arriba, armazón y cilindro se mecanizan sobre barra de acero inoxidable; otro tanto ocurre con el cañón, que tiene un paso hacia la derecha de 1:12, ideal para estabilizar proyectiles tan ligeros como es el calibre .22.

Todo se hace en la factoría; no es NAA la típica compañía americana que se dedica a ensamblar piezas que compran a otros suministradores y luego se denominan a sí mismos fabricantes. Y es que quizá muchos lectores no conocen que, salvo algunas pocas empresas, las grandes de toda la vida como son S&W, Colt, Ruger, Remington, Marlin y algunos más, el resto de los denominados fabricantes americanos, no lo son, simplemente son meros ensambladores o fabrican sus armas en el extranjero.

Ken Friel, el diseñador del Sidewinder

Volviendo al modelo Sidewinder, el resto de las partes menores como gatillo y martillo sí son microfundidas, en este caso están hechas fuera de la factoría por un fabricante de calidad. No se me ha permitido hacer público el suministrador. Si lo más novedoso de este revólver es su cilindro basculante, no es menos que lo hace hacia la derecha. Para abatirlo simplemente hay que tirar hacia delante del frontal de la varilla extractora y con el dedo, bascular el cilindro hacia la derecha. Por supuesto, que el más que corto extractor no extrae las vainas al completo, simplemente las mueve de su alojamiento en las cámaras del cilindro y con un giro de muñeca estas caen al suelo.

El proceso de carga, es sencillo, pero requiere que giremos a mano el cilindro para poder alojar el cartucho en la cámara que esta más cercana al armazón, ya que las cachas de madera de rosewood (palorosa) que en este modelo son más gruesas, en especial por su base, tapan dicha cámara.

Es necesario comentar que el nuevo modelo, como todos los revólveres NAA, es perfectamente seguro con los cinco cartuchos que admite su cilindro. No hay necesidad alguna de que el martillo descanse sobre una cámara del cilindro vacía. Para tal fin, el cilindro tiene mecanizadas unas muescas entre cámaras. Una vieja solución aplicada en los tiempos de los revólveres de avancarga.

 

Sidewinder, la serpiente de cascabel de acero

Fabricado con la más moderna tecnología CNC sobre barra acero inoxidable 17-4 PH, el Sidewinder es 100% made in Utah, EE.UU

Diseñados en un principio como arma de defensa personal de último recurso, los NAA han encontrado su hueco en otro sector del público no menos importante. No es nada difícil encontrar estos revólveres en los bolsillos de cowboys y granjeros, ciclistas de montaña, excursionistas al aire libre y hasta amas de casas. Y es que en los estados del Oeste y sur de los EE.UU., cuando llega la primavera, es mejor mirar por donde pisas, en especial en las cunetas de las carreteras por la noche y en campo abierto. Las serpientes salen de su letargo y, las copperhead y las sidewinder rattlesnake, conocidas en español como cascabel, son un serio problema. A veces no hace falta ir tan lejos, de hecho Ken Friel, tiene en su despacho una serpiente sidewinder viva en su despacho (por supuesto en una jaula de cristal), y otra disecada, ambas las encontraron hace un par de años en el patio de la compañía, que está en pleno polígono industrial de la ciudad universitaria de Provo. Yo mismo puedo dar fe de que a veces llegan hasta los porches de las casas y garajes y es cuando el tener un arma corta a mano puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, y como decía al principio, mejor un diminuto NAA en la mano, que el Colt .45 en casa. Para tal efecto la carga Snake del .22 Magnum que ofrece CCI es más que efectiva. En las montañas rocosas, serpiente a la vista, serpiente que se mata y punto, no puedes correr riesgos, una mordedura de una serpiente de cascabel acaba con la vida de un hombre adulto en un par de horas y muchas veces te encuentras a muchas millas de distancia de cualquier hospital.

Es precisamente la capacidad de emplear cargas anti serpiente, la que ha hecho que el uso de los revólveres en general sea cada vez mayor en estas zonas rurales, ya que aunque existen cargas de este tipo para pistolas automáticas, la verdad es que son muy problemáticas y provocan interrupciones. Un buen consejo es portar el primer o segundo cartucho del revólver con carga anti serpientes. El NAA se muestra ideal para tal efecto, dado que se puede llevar en el bolsillo del pantalón porque pesa menos que cualquier teléfono celular, o móvil como se dice en España.

En lo que respecta a las cargas de defensa personal, he tenido oportunidad de probar el revólver en factoría con las dos cargas más comunes del mercado. Y es que tal como comentaba en el artículo del año pasado, el .22 Magnum o mejor dicho el .22 Winchester Magnum Rimfire, que es su nombre completo, ha recibido en estos últimos años mucha atención por parte de los fabricantes americanos.

En el banco de pruebas de la factoría. Todas las armas de NAA son probadas en fábrica con cinco cartuchos de sobrepresión. Tuve el honor de probar varias unidades

El revólver se mostró más preciso con la carga de Remington de 40 grains de punta hueca, con agrupaciones de poco más de media pulgada que, curiosamente, es la más barata en las armerías locales, mientras que la CCI Max de 30 grains ofrece agrupaciones con dispersiones por encima del doble de la Remington. Hay bastante diferencia en la velocidad, de los 1.130 pies por segundo de la CCI Max, se baja a los poco más de 980 pies por segundo de la Remington. Estas pruebas, por supuesto que no están realizadas a 25 metros o las 25 yardas que se estilan en los EE.UU., están por el contrario realizadas en el rango real de operación de este tipo de armas, que es poco más de 5 metros.

Ofrecido a un precio de solo $390 USD, es dinero bien invertido. Por solo $40 USD se puede añadir un cilindro de conversión para el 22 LR y así hacer las prácticas de tiro más económicas. Es cuestión de segundos retirar el tornillo que sujeta el cilindro, situado en el frontal del armazón, justo debajo del cañón. Y es que hay que recordar que la compañía NAA recomienda que no se emplee .22 LR en un revólver del .22 Magnum. Sin duda alguna, el modelo Sidewinder es la versión más evolucionada del concepto de mini revólver, que ya es un clásico y el mejor amigo de todos aquellos en las montañas rocosas, que tienen que trabajar en el campo y hacer frente a uno de sus mayores peligros en temporada estival, las serpientes de cascabel.

Javier y César García Rodríguez

No Comments

Post A Comment

tres − tres =