Museo Alemán de la Caza y de la Pesca

Otra joya para ver en Múnich

Múnich es una ciudad encantadora; en ella se encuentra el Deutsches Jagd und Fischereimuseum, situado en el centro de la ciudad, entre la bella Marienplatz y Karlsplatz, y ha sido desde finales del siglo XIX el receptáculo de todo lo relacionado con la caza y la pesca en la región. Asimismo, recoge una buena pinacoteca y una interesante colección de armas de fuego y blancas, como así también trineos y aperos relacionados con el tema.

En aquel entonces recuerdo haber visto el famoso venado de 66 puntas del Emperador electo del Sacro Imperio Románo Germánico Maximiliano.

 

Una iglesia transformada

El nacimiento de la ciudad de Múnich fue un pequeño monasterio fundado en el siglo VIII por monjes procedentes de la abadía situada a orillas del Tegernsee, al sureste de Baviera. Este monasterio se hallaba situado donde hoy se alza la iglesia de San Pedro. Por este motivo la ciudad se llama München en alemán, y en el blasón aparece un monje. De esta forma no nos debe extrañar que el edificio del museo de caza pertenezca a una antigua iglesia, la de San Agustín, (Augustinerkirche) integrante de un monasterio agustino del siglo XIII. La citada iglesia fue profanada en 1803 con la Secularización de Alemania mediante la confiscación de sus bienes. Esto vino del otro lado de la frontera, con el triunfo de la Revolución Francesa, que originó una gigantesca reforma laica en ese país. Y cuando la orilla izquierda del Rin fue sometida a dominio francés, sobrevino el mismo aniquilamiento de la organización eclesiástica, al tiempo que se confiscaba su patrimonio. Comprende en la actualidad de un área cubierta de 3.000 m2. Exhibe una gran colección de todo aquello que nos interesa a los amantes de la Naturaleza y se halla en la zona peatonal del centro de Múnich.

Hacia principios del siglo XX hubo un requerimiento popular sobre la necesidad de crear un museo de caza. Y en 1934 abrió sus puertas bajo los auspicios de Reichsmarschall o Mariscal del Imperio Hermann Wilhelm Göring (Rosenheim, 12 de enero de 1893 – Núremberg, 15 de octubre de 1946) con el nombre de Reichsjagdmuseum (museo de caza del imperio). Durante la Segunda Guerra Mundial muchos de los objetos de gran valor fueron guardados en Schloßgut Ast cerca de Landshut, Baviera. Después de la guerra se creó una gran discusión en torno a la continuidad del museo y, afortunadamente en 1958, con los festejos de los 800 años de la fundación de la ciudad se tomó la decisión de mudarlo a la iglesia de San Agustín.

El Museo de Caza alemán reabrió sus puertas el 3 de noviembre de 1966, el día de San Huberto, patrono de los cazadores. En 1982 se le añadió la otra parte de interés, la pesca y se lo denominó Museo Alemán de Caza y Pesca. Allí podemos ver unos 500 trofeos de caza y pesca, quizás el más vistoso e interesante de los primeros sea el gigantesco megaloceros giganteus de 12.000 años de antigüedad, también conocido como ciervo gigante o alce irlandés. A este cérvido le cabe el honor de ser el mayor de su especie. Se trata de un alce de gran tamaño, cuyas astas medían unos 3,5 m. de punta a punta. Su hábitat comprendía toda Europa y gran parte de Asia, desde hace aproximadamente medio millón de años hasta su extinción en tiempos recientes. Su apelativo popular de alce irlandés se debe a los abundantes hallazgos de ejemplares conservados en las turberas de Irlanda. Era gigante, con una altura superior a 2,2 metros a la cruz, bastante mayor que el alce actual.

Otro animal emblemático de esta colección es un oso grizzly de casi dos metros de altura. Como así también gran cantidad de trofeos de venados, corzos, rebecos de gran talla o con anomalías que llaman la atención. También se hallan muchas especies de peces nativos y foráneos, como así una gran colección de aparejos de pesca deportiva, junto a la de armas de fuego y blancas que van del siglo XV al XIX. También es destacable una gran muestra de trineos usados por la nobleza, tanto para viajes como para cazar, que abarcan varios siglos. Hasta se puede encontrar un raro ejemplar de wolpertinger bávaro, ese mítico animal que casi todas las culturas venatorias han desarrollado, como en España el gamusino.

La planta inferior está dedicada a la fauna local, como: jabalíes, venados, gamos, martas, etc. Muchos ostentan una taxidermia actual de gran calidad mientras otros aún mantienen la original en diversas condiciones. La parte educacional no está descuidada, pues se puede ver muestras sobre cómo preparar las pieles para su curtido, pudiéndose tocarlas y tratar de adivinar su procedencia.

A la planta superior se accede por una escalera rococó bellísima, adornada con más trofeos de caza. Allí podemos ver la gran colección de armas de fuego y blancas, junto a los trineos ya mencionados, y también la parte de pesca que reclama el título de ser la mayor del mundo.

 

Datos de interés

El precio de la entrada es de 3,50 euros y hay una tienda donde se puede comprar suvenires que van desde ropa y equipamiento de caza, cuchillos u óptica.

Dirección: Neuhauserstr. 2, Múnich (centro ciudad), 80331. Estación de metro Karlsplatz. Horario de viernes a miércoles de 9:30 a 17 hs. Y los jueves de 9:30 21 hs.

Website: www.jagd-fischerei-museum.de.

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

20 − seis =