Marlin 917 en .17 HRM

Velocidad, más velocidad

Un rifle y calibre que aportan una precisión asombrosa, trayectoria tensa y munición económica.

 

Evolución: un hecho imparable

Este rifle modelo 917 es la resultante de la adopción del cartucho .17 Hornady Mágnum Rimfire, pero su alma o cerrojo viene de más atrás y ha sido probado durante años con otro favorito de fuego anular, como el .22 Winchester Mágnum. Por tanto, estamos ante un cierre fuerte y seguro y con un lock time excelente para aumentar la precisión intrínseca del arma.

El cierre se basa en el asa del cerrojo como único tetón de cierre, está equipado con un seguro lateral y en el percutor del rifle encontramos una marca roja que nos advierte cuando éste se halla montado.

El Marlin 917 posee un disparador regulable XT Pro-Fire de concurso, ya que nos permite una salida limpia y que en concordancia con su escaso lock time hacen de éste un arma para disfrutar. Por delante del arco guardamonte encontramos el botón de retenida del cargador, es amplio y fácil de hallar.

El rifle puede utilizar indistintamente cargadores de petaca con capacidad para cuatro o siete cartuchos. Particularmente, me gustan más los de cuatro porque quedan más pegados al arma.

El armazón del cerrojo viene preparado para la instalación de cualquier ayuda óptica. En nuestro rifle contábamos con un visor de 3-9×32.

Su largo cañón de casi 56 cm. trae el estriado Marlin de alta precisión y que ha hecho que todas sus armas siempre tengan un especial reconocimiento en este campo.

Tiene un paso de estría de una vuelta en nueve pulgadas. Sobre él encontramos un alza regulable en altura y deriva y un punto de mira tipo torpedo. Particularmente, y quienes ya me conocéis, soy de la idea de que un arma de estas características debe llevar un visor telescópico como el que trae; pues sus aumentos variables de 3 a 9 dan mucho juego.

Otro activo que aporta es una culata sintética, que si bien siempre preferiré la noble y cálida madera, no dejo de reconocer que la precisión final de los materiales de nuevo cuño es indiscutible. Asimismo, sirven para acotar el precio final de un arma, sobre todo cuando las maderas finas alcanzan precios muy elevados. Además, entre una culata sintética bien hecha y una de madera fea, es preferible la primera. La culata es recta e ideal para el uso de visor, tiene un pistolete adecuado y una chimaza de buenas proporciones con engarces para las anillas porta-correa. La longitud total del rifle es de 104 cm. y pesa 2.724 k.

 

Los hombres siempre quieren lo mismo…  algunos lo logran

Desde su aparición el cartucho calibre .22 LR desarrollado por la firma Stevens hacia 1887 fue adoptado por todas las empresas fabricantes de armas y de cartuchería. Su éxito llevó a que inmediatamente se quisiera mejorarlo o adaptarlo a más y más funciones.

Ya en 1880 se había desarrollado para los rifles Ballard y Remington el .22 Extra Long, que muchos creen que es posterior al .22 LR, como si fuera un perfeccionamiento de éste cuando es al revés.

Sí lo es el .22 Winchester Rimfire que apareció en 1890 para su carabina de trombón. Y en 1903 el .22 Winchester Automatic y en 1914 el .22 Remington Automatic. Todos estos fueron descatalogados y dejaron el campo libre para el .22 LR hasta que en 1959 nació el .22 Winchester Mágnum del que aún disfrutamos.

Aunque el antecedente más próximo al .17 HRM es el 5 mm. Remington Mágnum que apareció en el mercado en 1970 y también tuvo una vida fugaz pereciendo a manos del .22 Winchester Mg. hasta que en 2002 surgió el .17 HRM y que por lo que se ve está para quedarse.

Sobre el cartucho .17 HRM ya contamos con varias versiones y pesos diferentes, como los proyectiles: 15,5 NTX (Coeficiente Balístico .115 y Densidad Seccional .075); 17 V-Max (C. B. .125 y D. S. .155) y 20 grains HP XTP(C. B. .125 y D. S. .183).

De este modo podemos movernos desde velocidades 2.550 p/s a 2.375 p/s. Teniendo en cuenta el mayor coeficiente balístico del proyectil de 17 grains con respecto al de 15,5 y que es igual que el de 20, debemos centrarnos en este peso intermedio. Con él obtenemos una velocidad inicial de 2.550 p/s a los cien metros desarrolla 1.870 y a los doscientos 1.350; es decir como algunos cartuchos del .22 LR que usamos habitualmente. Como aclaración para su uso diré que por las características de su munición en cuanto a energía y el shock hidráulico aportado no nos permite cobrar caza menor para su consumo en los sitios que ésta sea legal. El porqué es obvio, simplemente las destroza; pues si ya el .22 LR de alta velocidad suele infligir daños muy graves a la carne, es fácil que imaginemos cómo se comportará el .17 HRM aún en su peso mayor de 20 grains a 2.373 p/s en los tejidos de un ave o un conejo. Por todo esto es ideal para zorros, etc.

 

La mejor parte de un trabajo

Con bastante munición me dirigí a un campo de tiro de cien metros en un día de semana. Era una jornada cálida y sin viento, disponía de un buen apoyo y muchas ganas de probar el Marlin 917.

Me encontré con algunos amigos que inmediatamente me incautaron el rifle, aunque me dejaron disparar algunos tiros. Estábamos encantados con los resultados y podría publicar varios blancos excelentes, pero sería repetitivo. Lo mejor es que usted lo pruebe, pero le advierto que es adictivo.

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

5 × 4 =

Click to Hide Advanced Floating Content