Marcel Thys .470

Tal vez su mejor obra

El nombre de Marcel Thys no es desconocido para los lectores de esta publicación, pues sus conocimientos son muy superiores a los de otras. Asimismo a este gran armero belga contemporáneo  y fundador de la firma homónima en 1958 en Crisnée, lo hemos traído a nuestras páginas anteriormente, como en el caso de un express calibre .375 Holland and Holland Mágnum, que es una verdadera obra maestra, pero creo que con el rifle que hoy veremos, se superó.

Quien fue durante varios años el director de la Escuela de Armería de Lieja, un instituto de renombre internacional y de donde han salido grandes artesanos, fue a su vez fundada por la Unión de fabricantes de Armas en 1897. En nuestros días se lo conoce como Instituto Comunal de Enseñanza Técnica, León Mignon. Las armas de Marcel Thys fueron merecedoras de multitud de elogios y premios por parte del público especializado, ya que ha sido reconocido como uno de los mejores armeros del mundo. Este artesano belga falleció hace unos años de una dolencia que lo fue deteriorando psíquicamente. Su última dirección era Rue de Villers 8, 4367 Crisnée, Bélgica.

Un arma para caza peligrosa y de colección

Obsérvese la delicadeza de los grabados en oro

Estamos ante un rifle exquisito donde todo ha sido tenido en cuenta para su éxito como tal y ser a la vez un objeto de arte. Posee unos largos cañones de 66 cm (26”) para desarrollar todo el potencial del cartucho .470 Nitro. Sobre esto quiero hacer una puntación, sin duda lo dicho es verdad, pero también que si los cañones fuesen de 60 tampoco desperdiciaríamos mucha potencia y sería más manejable. Tengamos en cuenta que no llegaría al 5%. No obstante, como sabemos, las armas basculantes se ahorran la longitud del cerrojo, por tanto un rifle como este exprés con cañones de 66 cm. es igual en longitud total que uno de cerrojo de 107 y no de 119 cm. como sería el caso. Y si hubiera tenido 60 se quedaría en 101 y qué decir de mi Thomas Bland del .577 3” con 58 que sólo mide 99 cm.

Sin embargo, todos estamos habituados rifles largos de cerrojo en calibres tensos, por tanto llevar de caza a este Marcel Thys con 107 cm. de longitud total es normal y más para un arma de sabana, ya que portar a la selva a esta joya, a pesar de que yo llevo mis armas a donde sea, me parece demasiado. El entorno selvático es simplemente terrible.

Lo más destacable del arma es ella en todo su conjunto, claro está que los grabados de Monsieur  Cecil Flohimont aportan su belleza, engrandeciéndola aún más. En la pletina izquierda encontramos la cabeza de un rinoceronte, en la derecha un búfalo y debajo un elefante, siempre rodeados de unos arabescos del tipo floral.

Al margen del ornamento, la rabera larga da mucha fortaleza al conjunto

Para la producción de este rifle se ha utilizado una báscula del tamaño de las del 20, lo cual es un acierto, pues reduce sus dimensiones generales sin poner en tela de juicio su robustez. Como es lógico en un arma de caza peligrosa, está dotado de expulsores automáticos. Un apunte al margen, la firma Krieghoff , la gran defensora de los extractores, por aquella peregrina idea de la posibilidad de que las vainas expulsadas golpearan contra piedras o el mismo ruido de los expulsores automáticos, sin tomar en cuenta que ya habían sido disparados dos tiros, se ha dado cuenta de que no estaba en lo correcto y a partir de este año, como vi en la IWA, ofrecen la posibilidad al usuario de elegir entre extractores o expulsores automáticos. Insisto, esto es importante sólo en las armas de caza peligrosa, en el resto sólo aporta velocidad en la recarga del rifle, pero en el primer caso aumenta la seguridad del cazador y de su grupo.

Como vemos en las fotos, la báscula ha sido grabada y enjoyada con tino, ya que no se trata de un arma barroca sino de una excelsa obra. Como todas las armas basculantes o al menos la mayoría, lleva doble juego de disparadores al traspié siendo el derecho articulado. En pocas palabras, la mejor solución, los monodisparadores que no fallan nunca, salvo cuando lo hacen, están bien para escopetas de caza, pero en un rifle de caza peligrosa, necesitamos tener duplicados todos los sistemas. Las pletinas son tipo Holland and Holland de muelle trasero con indicadores de montado de martillo, el cierre es también de esta casa londinense, con un tercer enganche en medio de los cañones. Otro detalle constructivo de importancia es la rabera larga, que insisto no sólo es ornamental, sobre todo en arma de retroceso recio como el .470 Nitro. Y para minimizar esto el arma pesa 5 kg.

Como todos los rifles artesanales, lleva un número bajo

La madera es de nogal circasiano, llama la tención tanto por su coloración rojo sangre como por sus hermosas vetas negras. Creo que jamás lo hubiera elegido para hacerme un rifle, pero no niego que una vez hecho, me gusta.

El pistolete es de un tamaño justo y da buen asimiento, como también la carrillera que permite un encare óptimo. La chimaza, para finalizar con la madera, es de media cola de castor, que da un buen agarre y no es tan llamativa como la otra, creo que estamos ante un buen compromiso.

El rifle tiene un estuche de transporte y presentación de los mejores, de piel y roble, dotado con todos los elementos de limpieza. Me permitiré otra digresión, los estuches como tal estaban pensados para cuando las personas viajaban en barcos o inclusive en avión, pero tratadas como tales; hoy sabemos, por experiencia que no es así y, en general, todos los pasajeros somos manejados como ganado desde que entramos en un aeropuerto y nos encontramos con la seguridad del mismo hasta que llegamos a destino. Pero, si a nosotros nos maltratan, imagínese que haría una aerolínea con un estuche como éste.

El rifle fue finalizado en 1988.

 

La prueba de tiro

Diana obtenida a 50 metros con apoyo, con cuatro cartuchos cargados con proyectil de 500 grains Woodleigh Semiblindado, pistón CCI 200 Mágnum, 80 grains de Tubal 5000 y un taco de foam y dos cartuchos más cargados con proyectil Hornady de 400 grains XTP Punta Hueca, pistón CCI 200 Mágnum, 58 grains de Tubal 5000 y un taco de foam de 15 mm.

El cartucho .470 Nitro es uno de los mejores que se han fabricado a lo largo de los años; al haber sido diseñado por Joseph Lang y éste no presentar patente de cartucho-propietario, fue el que más se ha venido utilizando en todos estos años. Si vemos la balística de cartuchos como el .500/.465 de Holland and Holland, .476 Westley Richards  y .475 Jeffery Nº2 vemos que son muy similares, particularmente he usado uno u otro; me gusta el .475 nº2 por tener mayor vaina y, por lo tanto, menor presión en recámara, pero todos hacen los mismo, más o menos ponen un proyectil de 500 grains a 2.150 p/s.  Particularmente, utilizo cinco tipos de munición para las armas en calibre .470 Nitro, si es comercial me gustan mucho la Norma o la Federal, aunque generalmente uso mi recarga para 500 grains Woodleigh o Degol Sólido o Semiblindado, pistón CCI 200 Mágnum, 80 grains de Tubal 5000 y un taco de foam de 15 mm. junto a la base del proyectil para fijar la carga de pólvora contra el oído del pistón y así evitar cualquier tardonazo. Y por último, proyectil Hornady de 400 grains XTP Punta Hueca (fue diseñado para el cartucho de revólver .480 Ruger), pistón CCI 200 Mágnum, 58 grains de Tubal 5000 y un taco de foam de 15 mm.

Las primeras cuatro cargas, comerciales o recargadas con 500 grains sólidos o semiblindados, son de caza peligrosa y la quinta de 400 grains punta hueca para montear en España, obteniendo con ésta la posibilidad de practicar el swing y disparar con gran contundencia a guarros y reses.

Rifles como este Marcel Thys, como decía Papá, “no son caros es que uno tiene poco dinero”.

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

dieciocho − 1 =