Marcel Thys .375 Holland and Holland Flanged

El armero de Crisnée

Marcel Thys fue, sin lugar a dudas, uno de los mejores armeros del mundo. De hecho, sus armas han sido merecedoras de un sinfín de elogios por parte del público especializado, así como de su competencia británica y europea continental. Este artesano belga casi contemporáneo, que falleció hace unos años, fundó en 1958 la firma homónima y su antigua dirección era Rue de Villers 8, 4367 Crisnée, Bélgica. Durante varios años fue el director de la Escuela de Armería de Lieja, un instituto de renombre internacional, fundado por la Unión de fabricantes de Armas en 1897. En la actualidad se lo denomina Instituto Comunal de Enseñanza Técnica León Mignon. El nivel alcanzado por esta institución ha hecho que en los últimos años tres de sus alumnos hayan recibido el prestigioso premio Mejor Obrero de Francia, y para que los franceses lo otorguen, será por algo.

 

Un rifle único

Ésta es quizás la mejor forma de denominar un arma suya, dicha unicidad era la tónica general y, de hecho, las fotos lo acreditan.

Lo primero destacable es su estuche de roble y piel donde encontramos todos los accesorios para un arma fuera de lo común. Su filosofía es muy británica, como puede observarse, no sólo es de presentación sino de transporte; aunque hoy en día sólo lo podemos usar si lo llevamos en nuestro coche, pues si lo hacemos por avión nos devolverían astillas y trozos metálicos. Desgraciadamente, las líneas aéreas están en nuestra contra y lo demuestran con sus usos y costumbres.

Un leopardo agazapado en la rama de un árbol nos observa

Es un rifle de pletinas tipo Holland and Holland con muelle trasero, éstas permiten una reacción más rápida que las que lo llevan delantero; asimismo, refuerzan la báscula, ya que no se la debe horadar tanto. Esta última es del tamaño de una del 24, con lo cual gana en esbeltez, más aún si vemos su larga rabera que también aporta un refuerzo a la unión báscula-culata.

Los disparadores se hallan al traspié y el derecho está articulado para evitar golpes cuando disparamos el izquierdo. Como en todas estas armas, el seguro se encuentra en la garganta y tiene doble dispositivo para evitar que el porteador fuese jugando y, por supuesto, lleva expulsores automáticos.

En el colotro hallamos un punto de mira extra para utilizar munición más ligera de 270 grains, pues está regulado con 300

Sus largos cañones son de 64 cm. con lo cual se gana casi todo el potencial del.375 Holland and Holland Flanged, un cartucho ideal para un rifle de cierre basculante, pues tiene menos presión en recámara que su hermano mayor, el Magnum. Si vemos sus características balísticas, podemos decir que el Flanged se encuentra entre el 9.3×74 R y el .375 H&H Magnum, aunque más próximo a éste. Es perfecto para cualquiera de los grandes animales de África, aunque para el elefante, se puede decir, que hay mejores opciones.

El alza de librillos tiene una regulación fija de 50 y dos hojas de 75 y 100 metros, esto se debe a que el rifle ha sido regulado con cartuchos de 300 grains, que tienen una trayectoria más curva. Como complemento de un cartucho cuya rasante es bastante buena, sobre todo con puntas de 270 grains, lleva sobre una montura Akah un visor Swarovski de 1,25-4×24 Habicht PV de raíl, con círculo iluminado. Particularmente, me encanta la óptica de esta marca austriaca, pero este último aditamento me parece demasiado, prefiero la retícula 4.

La culata es de un escalaborne de nogal de gran belleza y tiene una longitud del canto de la culata al disparador delantero de 37 cm. Su pistolete es elegante, como todos los del tipo Príncipe de Gales,  y lleva un segrinado de 25 líneas por pulgada para dar un buen asimiento. Está coronado por un colotro bellamente grabado que lleva, como no, un punto de mira extra para utilizar munición más ligera de 270 grains, ya que, como advertí, está regulado para 300.

La chimaza es esbelta, pero suficiente para asirlo con fuerza y poder doblar los disparos. Lleva una apertura de asa, que particularmente es la que más me gusta, no porque sea mejor que la Deeley de meter el dedo para levantar una costilla o que la Purdey de botón delantero, sino por estética.

Los grabados

Creo que son dignos de hacer un punto aparte, ya que el bulino se ha empleado a fondo, teniendo en la pletina derecha un leopardo en la rama de un árbol y en la izquierda un león a su sombra.  En la parte inferior de la báscula un gran kudú nos observa, mientras que en el arco de guardamontes tenemos un springbok. En la demás partes encontramos un bellísimo scroll o grabado floral.

 

En un mundo materialista

Estamos cada vez más inmersos dentro de dicha corriente y esto, parecería que deja de lado la buena artesanía en pos de los rifles Hi-Tech.

Particularmente, creo que siempre las armas finas tendrán cabida, ya que además de un excelente funcionamiento y belleza, aportan una buena inversión financiera, como podemos ver en la subasta internacionales… Y esto no es sólo una disculpa ante nuestra mujer.

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

8 − uno =