LARM 8X68 S

Solo para entendidos

El cerrojo Máuser modelo 1898 ha cumplido 106 años de fieles e inmejorables servicios. Es, por tanto, el más difundido en el mundo, ya que se dice que se fabricaron algo más de 100 millones de unidades. Al ser un objeto inanimado, ha servido durante las guerras que han asolado al mundo desde su creación, a causas justas e injustas, como también ha sido utilizado profusamente en el tiro deportivo y en la caza mayor. Por todo lo dicho, me atrevo a decir, que hay otros cerrojos, más baratos o más caros, pero nunca mejores. Y es por esto que su propietario decidió utilizar un viejo Máuser 98 Brno modelo VZ24 para convertirlo en una reedición de un rifle clásico de caza mayor.

 

Un Brno modelo VZ24

El corazón de este LARM es un cerrojo Mauser modelo 1898 fabricado por Brno para su modelo 1924, que tanto éxito tuvo entre los ejércitos del mundo en aquella década

La ciudad homónima debe su nombre a una antigua aldea que ya se llamaba así debido a que había sido el asentamiento de los jefes pre-romanos que pertenecía a las tribus germanas. Sobre este apelativo hay una curiosa anécdota, cuando éstos invadieron el Imperio Romano y llegaron hasta la sagrada Roma, en 387 a.C., sus ciudadanos preguntaban a los invasores senones quién los comandaba y éstos respondían: Brno (pronúnciese Breno). Por esta razón pasó a la historia como tal, pero lo curioso es que no era un nombre sino un cargo que significa jefe.

Pero, Brno es además  el arsenal militar y también fábrica de armas deportivas de la antigua Checoslovaquia. Uno de sus primeros aciertos fue la producción del fusil VZ24, con sistema Máuser, en calibre 8×57 JS, adoptado por muchos países en sus fuerzas armadas a partir el decenio de 1920.

 

Un poco de historia

El  rifle de caza que hoy presentamos, o mejor dicho, su acción y cerrojo, tienen su origen en un fusil Brno citado, que un tío abuelo de la esposa de su actual propietario, se trajo de la Guerra Civil Española a modo de trofeo. El referido pariente, militar de alta graduación, participó activamente en el conflicto y decidió al terminar éste, llevarse a casa un fusil que había sido utilizado por las Brigadas Internacionales. El mismo había sufrido los rigores de la guerra, por lo que su cañón estaba descalibrado y no tenía reparación posible. Ello llevó al propietario a sólo utilizar la acción y el cerrojo, dándole nueva vida con un cañón distinto del calibre 8×68 S y con una madera más acorde para su nueva utilidad, la caza.

 

Un 8×68 S en el Tercer Milenio

Una larga asa permite el rápido y seguro acceso a cerrojear el arma

Este cartucho fue diseñado en la década de 1930 por el armero alemán, August Schuler, para un cliente muy especial, el mariscal de campo nazi, Herman Goering, quien practicaba la caza principalmente en los bosques estatales de los alrededores de Berlín, conocidos como Schorfheide. A su vez, tenía una propiedad enorme en Baviera destinada a la caza. La megalomanía de este hombre, le llevó a autonombrarse responsable absoluto de la caza en Alemania y aprovechar casi en exclusiva para su propio placer los bosques estatales alemanes. Herman Goering con los años, su adicción a la buena mesa y a la morfina, se había vuelto muy obeso y tenía problemas de movilidad, razón por la cual Schuler debía desarrollar un cartucho de gran alcance. Sus estudios culminaron en uno excelente y, con la ayuda de las pólvoras modernas, ha incrementado  aún más su velocidad y, por tanto, mejorado su trayectoria.

En la actualidad podemos constatar que el mismo es de uso muy extendido entre cazadores de rececho, dada su balística exterior superior a un .300 Weatherby Mágnum, como así también en monterías dado el impresionante poder de detención que tiene. Particularmente, lo vengo utilizando desde hace algunos años en todo tipo de cacerías dentro y fuera de España.

Como cualquier cartucho en conjunción con el arma, realmente lo que dará por concluido una buena cacería son los proyectiles que usemos. Siempre que doy una charla, no falta la siguiente pregunta: ¿qué cartucho es el mejor? La respuesta es sencilla: en la actualidad cualquier cartucho estándar o mágnum nos servirá, lo que tenemos que saber es qué proyectil debemos utilizar. Si, éste está en concordancia con el animal deseado y nosotros como cazadores hacemos nuestra parte, el resultado será un éxito, pero si nos equivocamos, la cosa cambia a peor.

El disparador está graduado a 1 kilo, es decir, muy afinado para un rifle de caza y sólo para entendidos

En España debemos usar proyectiles blandos para nuestra fauna de menor tamaño que la europea en general. Y es por ello, que las puntas Prvi de 175 grains Punta Hueca con Cola de Bote tienen un lugar privilegiado entre mis armas calibre 8 mm. No sólo son híper-precisas sino realmente devastadoras.

Quienes siguen esta revista verán sus resultados en la fauna africana en la zona de Cahora Bassa, donde abatí con el 8×68 S antílopes medianos como el bushbuck en disparos superiores a los 120 metros o un gran facochero a 50. He usado esta conjunción de cartucho y puntas en España hasta con corzos,  jabalíes y venados obteniendo unos resultados sensacionales.

Volviendo a nuestro rifle, lo primero que impacta de este LARM es la nobleza de su madera, un escalaborne de nogal turco bien curado por el tiempo. Sobre esta plataforma se inició la obra de volver a la vida un rifle para un cometido mejor: la caza mayor.

La filosofía de la culata es mixta, ya que utiliza elementos de dos tradiciones diferentes como la británica y la germana o centro-europea. La carrillera y la cantonera negra pertenecen a esta última, mientras que los demás elementos constitutivos de aquella a la segunda.

Comparativo entre dos magníficos cartuchos para diferentes ocasiones: 8×68 S y .375 Holland and Holland

El cañón es un Lothar Walther Match con perfil medio para no dar mucho peso y que a la vez sea fácil de “parar” cuando se tira a tenazón. Recordemos que se trata de un arma de caza y siempre debe haber un compromiso entre el peso y la facilidad de transporte durante su uso. De joven prefería las armas pesadas, pero con los años me decido, sin lugar a dudas, por las ligeras. Como soy un cazador que siempre lleva su rifle, los prefiero de esta guisa. De hecho, mi rifle .577 Nitro pesa menos de un kilo de lo que debería pesar, y así con todas las que he intervenido en su construcción.

Su longitud total es de 62 cms, para aprovechar bien la ingente carga de pólvora que lleva su cartucho.

Sobre aquél se hallan los aparatos de puntería clásicos: un alza con corrección lateral y un punto de mira tipo torpedo con inserto de marfil.

Sobre el cañón y la parte trasera de la acción se ha instalado la montura para la mira telescópica. Se ha utilizado para ello una montura giratoria fabricada por el armero alemán Wirnhier. Este tipo de montura, además de ser muy precisa, no afecta a la parte delantera de la acción y, por lo tanto, ha permitido dejar al descubierto la nomenclatura del fabricante de la acción, es decir, Brno.

El disparador regulable nos permite una interacción precisa entre el tirador y el arma, ya que no debemos olvidar que éste es el punto en que ambos convergen y si no hay sintonía entre ambos, poco se puede hace.

 

En el campo de tiro

Mi recarga preferida 75 grains de Tubal 7000 y proyectil Prvi de 175 grains Punta Hueca Cola de Bote, a 3.150 pies por segundo, demostró ser muy precisa a 100 metros en este LARM 8×68 S

Como no podía ser de otra manera, lo llevé al campo de tiro con mi recarga preferida: 75 grains de Tubal 7000 y proyectil Prvi de 175 grains Punta Hueca Cola de Bote, que vuela a 3.150 pies por segundo y tiene un efecto exterminador en la fauna.

Con ésta carga obtuve una precisión máxima, creo difícil de mejorar, aunque sí de emular con otras puntas para diferentes cometidos. La prueba de esto es obvia y queda publicada en una de las fotos de este artículo.

Sobre la Armería de Madrid, que ha realizado la fabricación de este rifle partiendo de una vieja acción y de su cerrojo, me gustaría decir lo siguiente, es un verdadero orgullo para todos los españoles, esta empresa haya logrado hacerse un lugar y un nombre en Estados Unidos, donde han nacido y crecido tantos grandes armeros y empresas de gran calidad. Son unos armeros capaces de resolver cualquier pedido de sus clientes, como el que hoy publicamos. Han sido capaces de construir un magnífico rifle para caza mayor, desde un fusil de guerra descalibrado y que no servía para nada. No es de extrañar por ello, que hayan conquistado el mercado americano, no sólo con sus rifles de cerrojo, sino principalmente con sus magníficos rifles express, que fabrican en calibres para la caza africana y para la europea.

Nota: agradezco las facilidades dadas para este reportaje a su propietario como a La Armería de Madrid (LARMA), C/ Infanta Teresa 15, 28016 Madrid, telf.: 91 564 0949, FAX: 91 564 62 89, www.armeriademadrid.com, correo@armeriademadrid.com

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

11 − 4 =