Hämmerli X-esse Sport cal. 22 LR

Agrupa los tiros con  precisión de reloj suizo

La marca Hämmerli tiene una larga tradición, ya que fue fundada en  1863 por Johann Ulrich Hämmerli (1824-1891) en la ciudad suiza de Lenzburg. Su creador lo hizo con la aspiración de fabricar cañones para los fusiles del Ejército Suizo, pero con el tiempo la empresa puso su experiencia en la producción de armas de tiro. En 1897 un tirador de ese país alpino ganó el primer Mundial de Tiro utilizando un rifle Hämmerli con acción Martini calibre 7,5×55.

A partir de este momento se popularizó en todo el mundo el uso de los mismos; de hecho, en todos los estados se los utilizó recamarados al cartucho reglamentario de sus fusiles militares. En los Campeonatos del Mundo de 1925 Hämmerli proveyó al equipo suizo con su afamado Martini para la competición de 300 metros, alzándose con la victoria. En 1929, el equipo americano adoptó el Hämmerli-Martini; en 1930 nuevamente los tiradores suizos volvieron a ganar a los estadounidenses. A partir de ahí y durante años la marca fue sinónimo de armas de alta precisión dirigidas al tiro, especialmente para los eventos olímpicos regidos por la Federación Internacional de Tiro Deportivo.En 2006 Carl Walther GmbH Sportwaffen se hizo cargo de Hämmerli y tienen licencia de la marca Umarex de EE.UU que fabrica armas neumáticas.

 

Una pistola nada estándar

Estamos ante un arma corta de competición y para lo que deseemos, ya que con la precisión que alcanza podemos obtener unos resultados increíbles. Viene de fábrica en estuche plástico en el que encontramos un cargador extra, baqueta, destornillador, llaves Allen y manual de instrucciones.

Sus líneas recuerdan uno de los grandes éxito de la firma suiza, me refiero a la modelo 208, que sirvió de ejemplo para toda una generación de armas, como por ejemplo, una de las mejores pistolas fabricadas en España, la Star modelo F.

Lo primero que llama la atención es su corredera con un acabado en cromo duro satinado que, aparte de asegurar una larga vida de uso al arma, la hace muy llamativa. Sobre ella encontramos su alza micrométrica LPA, regulable en altura y deriva, a diferencia del modelo 208 citado, que la llevaba en un brazo unido al armazón. También sobre ésta encontramos en su lado izquierdo el seguro de aleta.

Tiene un sistema de disparo con recorrido regulable, incluyendo el black-lash, su tensión de fábrica en el disparador es de un kilo y se la puede modificar hasta 1.360 gr. El sistema de percusión se basa en un martillo oculto de gran rapidez de acción, con lo cual su lock time es cortísimo.

Existen varias versiones de esta pistola, y su diferencia la encontramos en la longitud de su cañón, que en la corta tiene 115 mm. contra los 150 de la larga y de la Sport; en estas dos la longitud total es de 245 mm. Sobre éste viene montado su punto de mira removible con forma de poste, es de sección triangular de diferentes anchos para colocarlo en la posición que mejor nos convenga. Su armazón y contrapeso están dotados de un tratamiento anticorrosivo negro mate. Los mandos son muy ergonómicos, como el de retenida del cargador o de la corredera y el del seguro de aleta.

La empuñadura anatómica es de material sintético bicolor y tiene friendly touch o tacto amistoso con un excelente picado. Aquí si lo es; hago la aclaración ya que muchos llaman picado cuando se trata de segrinado en punta de diamante, y creo que los que estamos en este mundillo debemos hablar con precisión, al menos igual que nuestras armas. Tiene una base regulable, todos estos detalles redundan en un asimiento perfecto a cualquier mano estándar. Sus cargadores tienen una capacidad para 10 cartuchos y un talón de material sintético de alto impacto, justamente para evitar problemas ante una caída.

Su peso es de 1.040 gramos, lo cual la hace una compañera agradabilísima. Lamentablemente, en España tenemos una reglamentación de armas que es deleznable y no nos permite actividades como la caza mayor y/o menor con arma corta; pues esta pistola se destacaría en esta actividad como lo hace en otros países con legislaciones más civilizadas. Para ello es que trae de fábrica un raíl de 11 mm. que nos permite instalarle un visor telescópico o cualquier ayuda óptica.

 

Disparar y disparar

Utilicé varios tipos de municiones, pero el mejor resultado lo obtuvo con la Lapua Center-X. Cabe aclarar que no tuve ninguna interrupción. Es más, creo que aquellos problemas eran cosas del pasado y que hoy en día las armas y las municiones de calidad han alcanzado un rango tan alto que esto es raro.

La prueba de tiro la realicé en Canto Blanco y tuve la ayuda de un gran tirador de arma corta, que debido a su timidez no quiere que lo nombre. Repito, con munición Lapua Center-X logró la diana que publicamos, y que ya me gustaría a mí hacer una parecida.

José Cid

No Comments

Post A Comment

uno + diecinueve =

Click to Hide Advanced Floating Content