Grand Power K100

Una arma bien hecha

El último desarrollo de esta empresa eslovaca es la pistola X-calibur en 9 mm. Parabellum. Pero ha llegado a mis manos una de la que en su momento se habló mucho y después, al menos en España, se dejó de hacer, me refiero a la K100 Mk7.  Se trata de una pistola semiautomática de calibre de 9 mm fabricada y producida por Grand Power, una compañía de armas establecida en Eslovaquia. En la actualidad, y desde 2007 aproximadamente, la utilizan las fuerzas armadas de este país.

La K100 fue desarrollada por Jaroslav Kuracina, un diseñador de armas que anteriormente había sido un oficial en el ejército eslovaco. En 1992, Kuracina comenzó sus trabajos sobre ésta, pero tuvo que esperar hasta 1996 para continuar su diseño debido a restricciones en cuanto a la construcción de armas de fuego en Eslovaquia en el periodo pos-soviético.

Armazón de polímero.

Hacia 2002 el desarrollo comenzó a dar frutos y fue cuando la pistola entró en producción a gran escala. En el 2007, Grand Power firmó un contrato con STI International, Inc. de Texas para producir 100.000 unidades de la K100 para el mercado estadounidense. Estas armas fueron fabricadas en Eslovaquia y comenzaron a ser exportadas a los Estados Unidos en 2008 bajo el nombre STI GP6. De hecho, la K100 está disponible en varias versiones optimizadas para servicio, competiciones, o defensa propia y puede ser personalizada con diferentes cañones y accesorios.

Este es el canal helicoidal que da el giro al cañón.

Su sistema se basa en una idea que ya ha sido explotada por otros con más acierto comercial, tanto en el pasado, como Steyr 1911, Savage, Roth Steyr de 8 mm., o en la actualidad Colt All American 2000, Beretta Cougar y Beretta Px4 Storm.

 

Mecanizado de la corredera.

Su mecanismo se acciona con recámara acerrojada, empleando un sistema rotativo de cierre, donde el cañón gira con el retroceso para desacoplarse de la corredera. El movimiento de rotación del cañón es controlado por un pasador en su parte inferior. Cuando la pistola es disparada, la corredera y el cañón retroceden unos 8 mm., a la vez que el cañón gira a la derecha (con respecto al tirador) a causa de un canal helicoidal presente a lo largo de la recámara. Una vez que el cañón y la corredera han retrocedido al punto en que el primero ha girado 45˚, la corredera continúa retrocediendo mientras que el retroceso del cañón se detiene al contacto del armazón de la pistola y la extensión cuadrada del cañón. En este diseño, la extensión del cañón está en contacto directo con el armazón a través de un pasador transversal remplazable. En este diseño el axis del cañón y de la mano tiradora es relativamente bajo. El sistema de cierre de la K100 puede mantener una cadencia de tiro muy alta, aunque el sistema de control de disparo es, como es lógico, semiautomático. El disparador estándar de la K100 es preciso y con una salida limpia, aunque duro.

Repaso de la corredera para lograr un funcionamiento perfecto.

El cañón es grueso para asegurar su precisión, lo cual la equilibra muy bien en cuanto apuntamos con ellas. La K100 estándar tiene un cañón de 108 milímetros de longitud y es de doble acción. El seguro del arma puede activarse con el martillo armado, pero no cuando está en la posición de reposo. El seguro actúa sobre el mecanismo de disparo, pero no sobre la corredera.

Todas las partes y piezas metálicas de la pistola han sido sometidas a un tratamiento que endurece las superficies metálicas y aumenta su resistencia a la corrosión, llamado Tenifer QPQ.

El armazón, hecho de polímero, contiene un cajón de mecanismos de acero, el cual mantiene los clásicos raíles para la corredera y los puntos de anclaje del sistema del gatillo. La guía del muelle principal, el seguro, el disparador y el guardamonte son de polímero.

Esta pistola utiliza cargadores estándar de 15 cartuchos, aunque se pueden conseguir para 15 y 20 unidades.

Teniendo en cuenta sus aportaciones, más su ligereza, descargada apenas alcanza los 740 gramos y cargada no supera los 820, hace de la Grand Power un arma idónea para la modalidad de IPSC Producción.

La prueba

Durante el proceso de producción existen varios controles de calidad.

La K100 es muy ergonómica, lo que asegura un buen agarre para el tirador, aun en condiciones extremas. La pistola también incluye controles completamente ambidextros.

El montado de las pistolas es a mano y del mismo modo chequeado y probado.

La K100 se empuña de forma natural y encaja perfectamente en todo tipo de manos, lo cual ofrece al tirador un acceso rápido y fácil al disparador. Gracias a su empuñadura, y en especial a su ángulo, permite un asimiento firme y seguro. Para asegurarse el buen agarre la pistola viene con tres lomos de distintas medidas.

La distancia de miras es de 170 mm. y su eje axial entre el cañón y la mano tiradora es bajo, lo cual redunda en un menor relevamiento y una mejora en la precisión al doblar los disparos.

Utilizando munición Fiocchi de 124 grains, me dispuse a probarla y el primer inconveniente que hallé es que se necesitan unos 3,5 Kg  o más para dispararla y tanto en IPSC como en precisión esto es inaceptable, por tanto, la tiene que afinar un armero. Si uno dispara con un apoyo firme el arma es muy precisa, pero a mano alzada la tensión del disparador juega en su contra.

Las miras metálicas se basan en el concepto de tres puntos.

En 2012 se hizo una edición limitado a raíz de su décimo aniversario.

Su desarme de campo recuerda al de la Walther PP.

Todo lo dicho de esta pistola apunta a que es un arma de calidad, tal vez los únicos problemas que ha tenido con los tiradores de IPSC es su casi dependencia psicológica y real a pistolas del tipo 1911 y que su disparador debe ser afinado.

Agradezco a Grand Power s.r.o. Banska Bytrica de la República Eslovaca por las facilidades dadas para este reportaje.

E-mail info@grandpower.eu

 

José Cid

No Comments

Post A Comment

17 + ocho =