Evolución del  fusil de asalto

Las nuevas alternativas  en armas de combate

Los requerimientos actuales en las armas ligeras han evolucionado de manera significativa en los últimos años. Al mismo tiempo han aparecido otros actores que están cambiando las estructuras de poder en el mundo, como es sin duda el caso de China. Por ello, los fusiles de asalto, concebidos como armas de dotación básica del combatiente también están acusando dichos cambios evolutivos. El fusil de asalto, como arma individual de los ejércitos, empezó tras la Segunda Guerra Mundial mediante la sustitución progresiva del fusil de cerrojo y otras armas como los subfusiles. Durante la confrontación, los alemanes acuñaron el término Sturmgewehr que traducido literalmente significa “fusil tormenta”,  pero es más conocido por su nombre actual de fusil de asalto.

Las armas semiautomáticas destinadas a batir objetivos a larga distancia continúan teniendo una notable importancia, amparándose en potentes municiones. (Foto del autor).

Durante la guerra, el éxito del Sturmgewehr 44 (StG44) fue tal que se ordenó su producción en masa; pese a llegar de manera tardía a los campos de batalla, la ya derrotada Alemania consiguió fabricar más de 500.000 unidades que se empeñaron en los diferentes frentes. La caída de este país y de los demás que conformaban el eje, daría paso a un mundo bipolar y enfrentado ideológicamente, originando la guerra fría. El enfrentamiento entre bloques traería el nacimiento de nuevas armas ligeras, esencialmente basadas en los conceptos desarrollados por los técnicos alemanes durante dicha confrontación mundial. A grandes rasgos, en el bloque del Este o Pacto de Varsovia y sus aliados, se desarrolló y empleó de manera masiva el Kalashnikov AK-47 en calibre 7,62×39 mm. El bloque occidental, terminó unificando el calibre en torno al 7,62x51mm OTAN, pero aquí las armas fueron diversas como: el FAL belga, el norteamericano M14 o el CETME español, fabricado en Alemania con la denominación G3 por (H&K) Heckler und Koch y algunos otros.

Las configuraciones Bullpup, como el Tavor de la israelita IWI, cuentan con una aceptación no mayoritaria ente los usuarios. (Foto del autor).

Los enfrentamientos locales en los países del tercer mundo se dirimirían como una prolongación de la guerra fría, dando lugar a nuevos conceptos y doctrinas que influyeron de manera decisiva en el desarrollo del armamento ligero. La guerra del Vietnam, para el ejército norteamericano, supondría la entrada en servicio del M16 como sustituto del M14 y con ello el cambio de cartucho, introduciéndose una nueva munición más ligera de 5,56×45 mm, adaptándose igualmente a los estándares OTAN. Durante la década de los setenta, la Unión Soviética por su parte pondría en marcha un derivado del robusto Kalashnikov, denominado AK-74 y que incorporaba el nuevo calibre 5,45×39 mm. En paralelo, los países del viejo continente tendentes a la autarquía armamentística, desarrollaron varios tipos de armas ligeras destinadas a equipar a sus fuerzas armadas, pero el nuevo cartucho estándar OTAN de 5,56×45 mm terminaría imponiéndose en todas ellas tras una serie de mejoras evolutivas.

El concepto de arma compacta impulsado por la M4 se ha desarrollado de manera determinante en el terreno de este tipo de armas ligeras.

De esta manera, junto a la plataforma del M16 y sus evoluciones hasta llegar a la M4; aparecerían varias alternativas de H&K hasta la llegada del liviano G36 o más recientemente el HK416. Francia optaría por sus propias soluciones con el Bullpup FAMAS, Austria con el Steyr AUG, los belgas comenzaron con el Herstal FNC y en su evolución desarrollaron la plataforma SCAR, España dispondría del CETME L antes del G36 y los ingleses desarrollarían una solución muy propia en torno al Lee-Enfield SA80 no exenta de problemas.

 

Ya en un mundo multipolar, otras potencias como China, están buscando su espacio hegemónico en el contexto de los cambios estructurales que se están produciendo. Al amparo de esta nueva situación mundial, los avances en materia de armas ligeras han sido muy destacables, incluyendo soluciones tecnológicas en las que estas armas más ligeras han incorporado nuevos desarrollos mucho más ergonómicos, versátiles, más económicas y con mucho potencial de crecimiento, basándose esencialmente en la facilidad los modulares complementos y accesorios sobre los multifuncionales railes picatinny.  A las diferentes e innovadoras propuestas esgrimidas por los potentes grupos occidentales, como H&K, FN, Steyr, Smith & Wesson o Beretta entre otras, cabría sumar el dinamismo de la Checa CZ o la de los fabricantes de otras potencias como China, Rusia o la India, sin descuidar el potencial hebreo que, pese a ser un pequeño país, ostenta un gran dinamismo.

 

Concepto en evolución

El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos USMC ha optado por el M-27 o Rifle Automático de Infantería cuya aplicación conceptual es parecida al BAR utilizado durante la Segunda Guerra Mundial y en años posteriores. (Foto: USMC).

Si el fusil de asalto marcó de manera decisiva el final de la SGM y la segunda mitad del siglo XX, no es menos cierto que su concepto ha evolucionado de manera determinante durante los últimos años del siglo pasado, pero también al inicio de este nuevo siglo. Ese principio sigue muy vigente, pero también ha mejorado sus cualidades, a la vez que incrementa sus capacidades integrales, tanto en potencia de fuego, ligereza, control del arma o precisión. De igual manera, la evolución de las municiones ha tenido un notable impacto en el avance de estas armas. En las décadas de 1950 y 60, la cartuchería tendería a agruparse en torno a los calibres de 7,62 mm, siguiendo el estándar OTAN en 7,62×51 mm y el del Pacto de Varsovia o bloque del este con el 7,62×39 mm.

 

La República Popular China ha adoptado como arma estándar de sus militares el fusil Tipo 95, un arma compacta y de configuración BullPup en calibre autóctono de 5,8x42mm.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los nuevos conceptos impulsados por las corporaciones militares e industriales de ambos bloques concibieron nuevas municiones más acorde con los nuevos requerimientos, allí nacería en Occidente el cartucho de 5,56×45 mm y sus derivaciones, mientras que en los países del este se impondría el 5,45×39 mm.  En torno a ellos se desarrollarían las nuevas armas de asalto, si bien no debe olvidarse que el ArmaLite AR-15 diseñado por Eugene Stone sería el auténtico precursor, tomando como base el cartucho .223 de Remington. Este nuevo fusil de asalto AR-15/M16, tuvo su bautismo de combate en la Guerra del Vietnam en manos de los militares de los Estados Unidos, demostrando la validez del concepto. La desaparecida Unión Soviética lanzaría, ya a principios de los años 70, el nuevo fusil de asalto AK-74 Kalashnikov, utilizando el nuevo cartucho de 5.45×39 mm.

La plataforma conceptual del M16 y su armazón han evolucionado con fuerza desarrollándose en otros calibres y producidos por decenas de fabricantes que han impulsado igualmente su desarrollo. (Foto del autor).

La pretendida autarquía de los diferentes países dieron pie a una nueva gama de fusiles de asalto derivados operativamente de los anteriores, pero empleando ya la nueva munición. Ese sería el caso del CETME C evolucionado a CETME L o su hermano de H&K el G3 que se transformó en G33; mientras que la belga Fabrique National hizo evolucionar el reconocido FAL hacia  el FNC manteniendo la toma de gases como mecanismo de recuperación, pero adaptándolo al nuevo calibre estándar de 5,56 mm. En paralelo, otros países desarrollaron nuevas armas de asalto, muchos de ellos en la compacta configuración Bullpup. Entre estos destacaremos: Francia con el FAMAS, Reino Unido mediante el SA80 o austriaca Steyr Mannlicher mediante el interesante desarrollo AUG, un revolucionario sistema de armas el Steyr AUG que con el tiempo sería adoptado por varias fuerzas armadas de otros tantos países.

El SCAR de FN es en realidad una plataforma modular sobre la que se puede configurar desde un fusil de precisión hasta un arma de asalto. (Foto: FN Herstal)

 

 

 

 

 

 

 

De igual manera, otros nuevos desarrollos tecnológicos fueron apuestas arriesgadas que se enfrentaron a los estándares conceptuales consolidados, pero que a su vez no alcanzarían el éxito pretendido. De entre ellos cabe destacar el Heckler & Koch G11. Su desarrollado fue encabezado por un conglomerado de empresas con apoyo estatal destacando: H&K en la ingeniería mecánica,  Dynamit Nobel en lo concerniente a proyectil y propelentes, o Hensoldt en lo tocante a los sistemas ópticos de puntería. El revolucionario proyectil sin vaina de calibre 4,73×33 mm, proporcionaba una elevada energía en buena medida como derivada de su elevada velocidad inicial, en torno a los 1.000 m/s.; sin descuidar la alta cadencia de fuego del arma superior a los 2.000 disparos por minuto. Pese a que este fusil fue un éxito tecnológico, nunca entró en producción seriada y solamente se fabricaron unas 1.000 unidades; en realidad, fue una de las víctimas de los cambios políticos acaecidos tras la caída del bloque del Este y el fin de la guerra fría. El G36 de H&K, sin tener nada que ver con aquel, puede considerarse un digno sucesor, pero retornando al estándar OTAN, que sería adquirido por las fuerzas alemanas o de otros países como España.

El Kalashnikov AK-12 es un nuevo producto con el que Rusia tiene previsto sustituir a los antiguos fusiles de asalto (Foto: Kalashnikov).

Las derivaciones del Kalashnikov, pero con mayor corte Occidental, han alcanzado cierto éxito por sus reconocidas cualidades; entre estas hallamos el Sako finlandés M95, un arma  apreciada por sus usuarios debido a su buen nivel de fiabilidad. Pero sería el Galil de la israelita IWI la que alcanzaría éxitos comerciales más notables, recamarado para disparar la munición de 5,56×45 fue inspiración para otros modelos que no asumían el mismo nivel de calidad y prestigio. Pero no todo han sido éxitos, el INAS (Indian New Arms System) fue concebido para ser el fusil de asalto estándar de la India, y destinado a sustituir al reconocido FAL y al  AK-47 usados por las fuerzas armadas y de seguridad en el país; en realidad, puede considerarse una derivación del Galil israelita y, por lo tanto, del AK-47, pero preparado para disparar el cartucho 5,56×45 mm.  Ciertamente el INAS como sistema de armas fue un evidente fracaso; antes incluso de terminar su distribución a todas las unidades de las fuerzas armadas del país, se decidió su retirada del servicio y optar por otras importadas del calibre estándar 5,56 mm. Actualmente, el país asiático continúa pendiente de la adopción de un arma estándar para sus fuerzas armadas.

La empresa checa CZ ha desarrollado y producido para las fuerzas armadas del país el fusil CZ-805 BREN-A1, un arma que está alcanzando éxitos en otros mercados (Foto: CZ).

 

 

 

 

 

 

 

 

La evolución tecnológica ha tenido un impacto evidente en lo referente a los fusiles de asalto durante los últimos años. A pesar de haber aparecido otros actores a nivel mundial, en realidad derivada de un mundo multipolar donde China busca convertirse en la primera potencia mundial, si bien y a grandes rasgos los estándares se mantienen en cuanto a calibres se refiere. De todas maneras, los conflictos más reciente y, sobre todo, la conocida como guerra contra el terrorismo, ha hecho crecer la necesidad de armas con gran poder de parada y con ello han tomado nuevamente interés por los calibres de 7,62 mm;  en ese sentido comentaremos algunas evidencias. Por otra parte, han aparecido distintas alternativas como el 6,8 mm, 6,5 o el .300 BKL (Blackaut), entre otros muchos, que no están terminando de consolidarse o convencer a los potenciales usuarios. Sin descuidar a la República Popular China, que ha optado un cartucho de diseño propio para sus armas ligeras basadas en el fusil de asalto Tipo 95 o también denominado QBZ95, nos referimos a la munición de 5,8×42 mm, la cual  ha pasado a ser estándar en el seno de sus fuerzas armadas y de seguridad. Al margen de China, la inmensa mayoría de los fusiles de asalto fabricados a nivel mundial se ofrecen en cuatro calibres o alternativas de calibres. Los más reconocidos de estándar OTAN en 5,56×45 mm y 7,62×51 mm, a los que cabe sumar las rusas en 5,45×39 mm  o también el 7,62×39 mm.

El RS556 de la alemana Rheinmetall es una colaboración con la austriaca Steyr en cuyo diseño confluyen una elevada modularidad, el arma concursa para sustituir el G36 del Ejército alemán. (Foto: Rheinmetall).

En lo concerniente a las armas propiamente dichas, u otras soluciones modulares que combinan diferentes opciones e incluso calibres, denominados ya como sistemas de armas, podríamos aseverar, que en los países occidentales se está imponiendo los principios operativos y la modularidad derivada del M16 y su evolución hacia la M4. Asimismo, la mayoría de fabricantes de armas ligeras disponen de algunas basadas en los citados principios operativos del M16, mejorándolos y haciéndolos más robustos y funcionales. Decenas de marcas y fabricantes en todo el mundo, han desarrollado y manufacturado armas que usan estos estándares y principios operativos concebidos para el AR-15/M16; muchos de ellos han sido igualmente transformados para el uso civil, tanto deportivo como cinegético. De esta manera, la plataforma desarrollada por Eugene Stone se  ha visto impulsada por la creatividad mejorada, universalidad o popularidad extendida de usuarios y fabricantes. Como ya hemos comentado, además de las decenas de marcas norteamericanas que manufacturan derivados y componentes de todas las versiones del AR-15 y sus alternativas militares M16/M4, las grandes marcas europeas manufactureras de armas ligeras como SIG-SAUER, H&H, entre otras, disponen de interesantes productos en ese sentido. Sin ir más lejos, la germana H&K dispone de varias armas de reconocido prestigio como puede ser el HK416 o el HK417, este último en calibre 7,62 mm NATO. Por su parte, SIG-SAUER, que fabrica también en los Estados Unidos, dispone de diferentes soluciones como el SIG516 destinadas a ese exigente y competitivo sector.

La israelita IWI dispone de un amplio abanico de posibilidades en armas de asalto, pero las diferentes variantes del Tavor ofrecen soluciones muy versátiles y compactas. (Foto: IWI)

Muchos otros programas de otras tantas empresas iniciaron un camino paralelo para ofrecer soluciones integrales en sistemas de armas ligeras, en muchos casos con apoyo estatal. Sin duda, aquel primer impulsor de esos nuevos conceptos de los años 1990, sería el norteamericano XM29 OICW (Objective  Individual Combat Weapon) de Alliant Techsystems, un proyecto bastante radical no exento de problemas. Varias serían las derivaciones del mismo tras su cancelación, a destacar: el XM8 de H&K, Grupo Herstal con el SCAR, o el ARX160 de la italiana Beretta entre otros. Analizando un poco más el XM8 de H&H, nos hallamos ante un sistema de armas modular y convertido en escalable con muchas posibilidades, donde los ligeros materiales sintéticos se imponían en las partes no esenciales. En buena medida, y tras su cancelación, una de sus primeras derivadas para rentabilizar la inversión fue el G36. FN Herstal trabajó también en varios proyectos, como el Bullpup F2000 y posteriormente en el SCAR (Special Forces Combat Assault Rifle), desarrollado a petición del Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos.

El Ejército francés utiliza desde hace algún tiempo el HK417, éste presta servicio en las unidades de comandos de las brigadas de infantería ligera. (Foto del autor)

Como sistema modular se estructura en torno a dos modelos el Mk16 en calibre 5,56 mm y Mk17 en 7,62 NATO. Algunos países lo han adoptado ya como arma reglamentaria, entre ellos el Ejército Belga. La empresa checa CZ (Ceská Zbrojovka), ofrece el CZ 805 BREN A1, un arma modular moderna que guarda un cierto parecido con el SCAR. En el año 2009 ganó la licitación del Ejército Checo para dotarse con un nuevo fusil de asalto de calibre 5,56 mm NATO. Desde entonces, sus diferentes versiones han conseguido varios contratos internacionales. Hace pocos meses se conocía la noticia de que el Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional Francesa, GIGN, en realidad su unidad antiterrorista, había adquirido el CZ 806 BREN 2; puntualizar que este modelo es similar al CZ 805, más ligero y ergonómico que su predecesor y recamarado para disparar el cartucho de 7,62×39 mm, con el que la firma checa tiene también mucha experiencia.

Los accesorios, como los sistemas láser, contribuyen a mejorar las capacidades de las armas ligeras actuales. (Foto: CTC)

Las configuraciones Bullpup, bajo sus características de fusil de asalto compacto siguen teniendo una singular aceptación. Uno de los mayores impulsores y que se reafirman en dicho concepto es el reconocido Steyr AUG (Armee Universal Gewehr) o fusil universal del ejército desarrollado y fabricado por la firma austriaca Steyr Mannlicher. Realmente, el Steyr AUG es un moderno sistema de armas que ha sabido adaptarse a las circunstancias y a los requerimientos de los nuevos tiempos. La versión AUG A3 incorpora todos los requerimientos demandados actualmente por las fuerzas especiales y las unidades policiales SWAT, permitiendo su crecimiento en base a sus railes Picatinny según la MIL-STD-1913. Israel Weapons Industries (IWI), dispone de un interesante rifle de asalto materializado en la configuración Bullpup  como es el Tavor. En el año 2009 las fuerzas armadas de Israel seleccionaron el X95 Tavor para sustituir progresivamente los M16/M4 que se utilizan en los ejércitos del país; en realidad, es un arma compacta y fiable recamarada para disparar la munición 5,56 NATO que también está comenzando a alcanzar algunos éxitos internacionales.

El Steyr AUG ha sido adoptado por diferentes fuerzas armadas, entre otros por el Ejército Australiano, sobre cuya plataforma está probando tecnologías destinadas a mejorar las capacidades de su infantería. (Foto: Steyr).

El QBZ-95 (Qingwuqui Bùqiang Zidòng 1995) o traducido como “Fusil Ligero Automático 1995” de la República Popular de China, también denominado como Tipo 95, es utilizado por las fuerzas armadas y de seguridad de aquel país como una solución autóctona integral. Preparados para disparar la munición 5,8×42 mm en su configuración Bullpup, estructura todo un sistema de armas en fusil estándar, carabina y ametralladora ligera. Es manufacturado en los arsenales de Norinco y ha sido adoptado ya por algunos estados de la región. Además del calibre autóctono, se ofrece como alternativa para la exportación, recamarado para disparar el cartucho de 5,56×45 mm OTAN en todas sus versiones.

En Rusia, bajo la decidida política del presidente Vladimir Putin, se ha iniciado una importante modernización de sus sistemas de armas que afectan también a las ligeras. La opción para sustituir a los anteriores fusiles de asalto sería el nuevo AK-12; en realidad, un producto diseñado y fabricado en Izhmash (conocido ahora como Kalashnikov Concern), pero que asume la base tecnológica y la capacidad productiva del mítico grupo de armas ligeras ruso. El mencionado AK-12 se producirá para disparar el cartucho estándar ruso de 5,45×39 mm, si bien se contempla el AK-15 como arma recamarada para la munición de 7,62×39 mm. Ésta incorpora los raíles necesarios para evolucionar mediante aquellos complementos y accesorios que pueda requerir con el fin de incrementar sus prestaciones.  En el entorno del nuevo concepto se están desarrollando otras soluciones que puedan requerir los ejércitos modernos como pueden ser: cargadores de gran capacidad, silenciadores, visores y otros elementos destinados a incrementar su letalidad y capacidad de fuego.

 

El impulso innovador y las alternativas de los últimos tiempos

La germana H&K ha crecido notablemente, con una notable presencia en los Estados Unidos e importantes contratos en todo el mundo. El Ejército Francés incorpora en los próximos tiempos el HK416 como arma básica de su infantería. (Foto: H&K).

 

Los ejércitos modernos, marcados por la reducción de efectivos pero impulsados por la innovación tecnológica, están desarrollando programas que les ayuden a mantener su operatividad y las capacidades resolutivas. Por esa razón, las armas ligeras se hallan afectadas por dichos conceptos evolutivos y cambiantes; la modularidad, su capacidad de transformación y crecimiento, son activos que, junto a la fiabilidad, precisión o potencia de fuego son muy valorados. En ese camino se hallan los programas del soldado futuro y sus sistemas de armas asociados.

La suiza SIG SAUER dispone de una importante presencia en el mercado norteamericano y también ofrece interesantes soluciones en armas militares o policiales. (Foto: SIG SAUER).

El soldado del futuro o soldado integrado, es una de las apuestas más destacadas para  aumentar notablemente las capacidades de la infantería ligera; toda una nueva serie de armas y sistemas destinados a revolucionar las capacidades tácticas y la letalidad del soldado de infantería. En realidad, son más bien programas destinados a la investigación y desarrollo y a incrementar la fiabilidad de los futuros sistemas, dado que por el momento son caros, pesados y con poca autonomía debido en buena medida al soporte energético necesario para alimentar todo el sistema. La mayoría de los países desarrollados mantienen proyectos en ese sentido. Entre otros citaremos: el alemán IdZ, los británicos trabajan en el FIST, los rusos mediante el Ratnik. Por su parte, Francia avanza dentro del FELIN, o en España es conocido como COMFUT. Trabajando bajo la tutela y financiación militar, diferentes empresas están desarrollando soluciones y evaluándolas conjuntamente sobre las plataformas proporcionadas por los sistemas existentes o previstos incorporar durante los próximos años.  

FN Herstal ha obtenido importantes éxitos basándose en el modular modelo SCAR, capaz de conjugar desde un arma de asalto estándar hasta un fusil de precisión. (Foto: FN Herstal).

 

 

 

 

 

 

 

 

Las licitaciones para adquirir nuevas armas de asalto deben contemplar también las premisas para incorporar todos estos requerimientos y asumir la revolución táctica que se avecina. Sin ir más lejos, el Ejército Francés, después de utilizar en FAMAS durante años y aplicar sobre él los primeros pasos del FELIN, ha decidido sustituirlo por el HK416 fabricado por H&K. En realidad, el programa AIF (Arme Individuelle Future), dirigido por la Dirección General de Armamento francesa será conocido como HK416F, y continúa en el calibre 5,56 mm OTAN.

Dentro del programa del soldado futuro alemán IdZ, Rheinmetall desarrolla el sistema Gladius, destinado a potenciar las capacidades de la infantería germana. (Foto: Rheinmetall)

Éste contempla la adquisición de más de 100.000 fusiles en diferentes configuraciones, incorporando lanzagranadas de 40 mm y las necesidades de otros elementos y su mantenimiento en el ciclo de vida de 30 años. Pero el Ejército francés ya opera desde hace tiempo fusiles de la alemana H&K, nos referimos al HK417 en calibre 7,62×51 mm NATO; estos son utilizados desde hace algunos años por los francotiradores de los grupos especiales de sus brigadas de infantería ligera como es la 27ª Brigada de Montaña.

Francia está introduciendo ya el FELIN, un sistema destinado a mejorar el potencial de la infantería ligera. Aquí lo vemos incorporado sobre el FAMAS, en un futuro se incorporara al HK416. (Foto del autor)

 

Por su parte, las Fuerzas armadas alemanas han lanzado un importante programa para licitar un nuevo fusil de asalto destinado a sustituir al actual G36. El nuevo sistema, debería comenzar a entrar en servicio a partir del año 2019, y además convertirse desde entonces en la plataforma de base para incorporar el IdZ. Entre las empresas concursantes y con elevadas posibilidades de ganar se hallan: Rheinmetall en una alianza con la austriaca Steyr y la germana Heckler & Koch. Rheinmetall aporta como valor adicional ser la empresa que desarrolla e integra el programa IdZ Gladius o soldado futuro del Ejército Alemán y todas las experiencias y capacidades que de éste se puedan derivar. Esa misma alianza con Steyr comporta el suministro de un fusil de asalto modular, denominado RS556 y el correspondiente lanzagranadas autónomo  de 40 mm conocido como RS40.

El potencial de crecimiento chino se ampara en una estrategia global, donde también tiene cabida la baza militar, las armas ligeras son igualmente un elemento importante, en este caso el sistema Tipo 95.

Rheinmetall también puede suministrar e integrar toda su gama de accesorios que comprende desde las acreditadas linternas tácticas o módulos láser, entre otros. H&K, de Oberdorf, tendría también previsto concurrir con una nueva propuesta denominada HK433; en realidad una derivación del HK416 y HK417 en lo que concierne a los mecanismos operativos, pero con ciertas reminiscencias del programa XM-8 desarrollado en su momento para las fuerzas armadas norteamericanas y que no se materializó.  La nueva familia HK433 comprendería varias opciones y variantes. Además de los dos calibres estándar OTAN, puede suministrarse para disparar el cartucho .300BKL o el 7,62×39 mm.

Una curiosidad interesante es sin duda la solicitud de USMC o Cuerpo de Marines de Los Estados Unidos del IAR (Infantry Automatic Rifle). Este rifle automático de infantería o más conocido ya como M27, tomaría el concepto del mítico BAR (Browning Automatic Rifle) M1918 diseñado por John Browning en 1917 y que fue utilizado con éxito en la Segunda Guerra Mundial y en Corea.  El USMC desea sustituir de manera progresiva una buena parte de las ametralladoras ligeras M249 por el citado M27 como arma de apoyo en los pelotones; según sus razonamientos, este robusto fusil de asalto es mucho más preciso y reduce a su vez el consumo de munición frente a las citadas ametralladoras. Esencialmente, el M27 es un HK416 que incluye las especificaciones demandadas por el Cuerpo de Marines, entre éstas se hallaría un generoso y robusto cañón,  bípode y empuñadura delantera destinadas a mejorar el control del fusil, mayormente durante  las secuencias de tiro a ráfaga.

La familia de fusiles de asalto HK433 será propuesta por la empresa alemana para reemplazar al actual G36 en el Ejército Alemán. (Foto: H&K).

 

 

 

 

 

 

 

 

En sus raíles pueden incorporarse los accesorios y complementos necesarios, destacando la óptica estándar ACOG de Trijicon en sus diferentes versiones ya utilizadas en el la M4 o el M16. Los Marines, estarían recibiendo ya el pedido inicial de 11.000 unidades, pero vistos los resultados plantea adquirir 50.000 adicionales. Por otra parte, el US Army no se plantea adquirir este tipo de solución para sus unidades de infantería ligera.

Una alternativa muy reciente es la propuesta de la francesa Thales denominado F90MBR, en realidad una derivación del F90 que presta servicio en el Ejército Australiano. (Foto: Thales).

La multinacional francesa Thales, basándose en potencial de su factoría en Australia donde manufactura el F90,  ha presentado recientemente el fusil de asalto modular denominado F90MBR. En realidad, una derivación del mencionado F90 que presta servicio en el Ejército Australiano y está basado en el Steyr AUG. Este fusil Bullpup es en realidad todo un sistema de armas en sí mismo e incluye una elevada modularidad. Incorpora de igual manera todos los estándares OTAN en cuanto a calibre, cargadores y los raíles Picatinny destinados a soportar accesorios y complementos así como todos los elementos desarrollados dentro del programa australiano del soldado futuro, del cual es responsable la firma francesa para aquel país.

 

Antonio Ros Pau

No Comments

Post A Comment

uno − uno =