El .460 Steyr y su sucesor, el .416 TYR con pistón XLM

La solución para largas distancias

La cartuchería es uno de los campos que más desarrollo ha tenido en los últimos tiempos, gracias a deflagrantes como las pólvoras nitro cada vez más lentas. Pero esto ocurre en el mundo civilizado, es decir, países que tienen legislaciones modernas y que permiten a sus ciudadanos la investigación.

 

Horst Grillmayer

Grillmayer con el rifle Formeier 2002 Take-Down en 416 TYR

Este ingeniero balístico independiente austriaco fue alumno y trabajó muy cerca del famoso Parker Otto Ackley (+1989) a través del difunto Ellwood Epps de Clinton Ontario, armero canadiense creador del famoso .303 Epps Improved, al que muchos añoramos de cuando junto a su esposa Isabel estaba al frente de Gramps Antique Cartridges.

Grillmayer es conocido internacionalmente por el desarrollo del magnífico .460 Steyr, pero éste es sólo uno de sus muchos diseños. Cartuchos como el 9 x 22 Major introducido en 1992 para la pistola SPOWA Ultramatic (2 años después Federal presentó el idéntico .357 SIG, ¿casualidad?), el 9 x 25 SAG/ 9 x 25 Dillon. El 11 mm Thor/ .440 Corbon , el .458 Silent Death y el pujante .416 TYR (10,6 x 80) entre otros han salido de sus diseños, así  como la adaptación a las armas correspondientes. Él estaba en el equipo Glock cuando por delante de Smith & Wesson trabajaron con éxito en la combinación arma/cartucho del .40 S & W

 

.460 Steyr, el “HSR” austríaco

El .460 Steyr (11,60mm x 90) parte de la vaina .50 BMG acortada a 90 mm y rediseñada para aceptar los pistones CCI y Hirtenberger. Aparecido en el año 2002 fue uno de los primeros cartuchos que marcaron el concepto actual de “HSR”, Heavy Sniper Rifle, (fusil pesado para francotirador) y se diseñó para ser utilizado en la lucha antiterrorista por la policía y ejército, así como, para uso civil en aquellos países donde el .50 Browning está vedado a los tiradores. Sus prestaciones balísticas son demoledoras superando incluso al .50 BMG original. Con bala de 600gr sobrepasa los 3.000 pies/seg., y para sacar partido a estas prestaciones el Profesor Grillmayer diseñó, usando el programa PRODAS Engeneering, una bala boat-tail encamisada de punta hueca con núcleo de plomo con una longitud de 5,18 cm ó 2.040” . Este cartucho también ha demostrado su gran precisión con las balas de latón macizo VLD de diferentes perfiles y pesos de 600 ó 565 GR. con las que ha sido ensayado en profundidad en toda condición climática.

Un rifle de francotirador de Gunther Hnilitzka para grandes distancias en .416 TYR

Después de completar los largos ensayos balísticos para la puesta punto del .460 Steyr, éste fue finalmente prohibido a los civiles del país donde fue diseñado cumpliendo con sus leyes con un importante perjuicio económico. Se quejaba Grillmayer amargamente de que en Austria tienen un caso en el que los poderes que hacen las leyes no pueden excusar o explicar de una manera razonable sus regulaciones. Así las autoridades austriacas han logrado terminar con casi la totalidad de la industria de las armas pasando con los años el número de empleados de unos 30.000 a apenas 450.

De todos modos, a raíz de las decisiones de esos gobernantes (imbéciles les llama él) y salvar lo que puede ser salvado de su trabajo, Grillmayer se sentó y evaluando los resultados de miles de disparos en ensayos con la nueva clase de medio pesado “HSR”, llegó al convencimiento de la necesidad de un cartucho para rifles de francotirador de altas prestaciones, pero partiendo ahora de una vaina distinta al .50 BMG a la que las algunas autoridades policiales europeas le tienen un especial recelo.

 

Un nuevo reto, el .416 TYR

Detalle del Fortmeier 2002 en .416 TYR

Así es como surgió su nuevo reto para diseñar un nuevo calibre “HSR” para  Europa. Como comienzo decidió que el calibre sería reducido hasta los 10,55mm (.416”) y que debía permitir poner una bala de 25 gr ó 385 grains a 1.500 m con capacidad de hacer blanco al primer disparo. Después de largas deliberaciones y cálculos con programas de balística interna, se calculó un volumen de vaina para que usando el 93% de su capacidad permitiera con pólvoras comerciales lanzar una bala de 23/25gr (354,2 ó 385 grains) a 860/900 m/s. Esta configuración de vaina permitiría incluso mejorar estas prestaciones usando nuevas pólvoras especialmente diseñadas para estos cartuchos.

El .416 TYR, en el sistema métrico es 10,60×80 mm y su vaina es de nuevo diseño sin partir de otro tipo ya existente. El diámetro de la base es de 2,5mm menor que la vaina de .50 BMG. Toda la experiencia acumulada en los ensayos del .460 Steyr  por Grillmayer, se volcó en el diseño del .416 TYR, y era consciente de que pistón o capsula iniciadora era un factor crítico para conseguir las prestaciones y, sobre todo, la precisión buscadas. Tras largos ensayos llegó a la conclusión de que ninguna las cápsulas en el mercado eran adecuadas para los cartuchos del tipo “HSR” y que era necesaria una nueva clase para cubrir el hueco entre el Large Rifle Magnum que resultaba insuficiente para quemar bien las modernas pólvoras recubiertas, especialmente en clima frío, y la del .50BMG que es extremadamente caliente. La solución con sistema Bóxer se llamará Super Large Rifle Magnum, “SLRM” o simplemente XLR Magnum.

 

Prestaciones balísticas del .416 TYR

Su velocidad estándar está entre los 860 m/sec y los 920 m/sec. La presión admitida es de 4.200 BAR, pero con las nuevas pólvoras como las NORMA 217 y BOFORS  12.7 específicas para estos calibres es fácil llegar a estas velocidades a sólo 3.800 BAR.

En la tabla vemos que con una velocidad en boca de 900m/s la bala permanece supersónica hasta los 2.400 m, y a 860 m/s hasta los 2.200 m  evitando así las perturbaciones de la transición a subsónica. Las pruebas del nuevo cartucho se realizaron en condiciones climáticas extremas con un prototipo de fusil  diseñado por el ingeniero Gunther Hnilitzka de sólo 7,2 Kg, cañón de 755 mm con paso de 1/16” (actualmente usa 1/12”) cierre con multitetones y que con un freno de boca pequeño y elegante basado en las ideas del profesor Osvatitsch tiene un retroceso perfectamente manejable.

Actualmente el .416 TYR ya está disponible en el mercado comercialmente con el impresionante Fortmeier 2002 que además de se comercializa en .50 BMG, .460 Steyr. .408 Chey Tac y .338 Lapua Mágnum.

 

La nueva cápsula SLRM – XLR MAGNUM

La nueva cápsula “SLRM” o “XLM” diseñada por Grillmayer, tiene unas dimensiones de 6,53 x 3,45mm, un espesor de copa de 0,71mm y originalmente una carga de 56 miligramos de que le permitía encender adecuadamente hasta 14 gr. de pólvora progresiva y resistir las grandes presiones generadas. En los últimos meses Ginex y Murom había acordado una nueva configuración con 68 miligramos de carga – eso es el doble del pistón normal de rifle.  Los ensayos en climas adversos extremos han revelado a esta cápsula como la solución para encender las pólvoras de quemado lento en los cartuchos de gran capacidad donde las “LRM” se han mostrado insuficientes, especialmente a bajas temperaturas.

.408 Chey TAC con pistón XLR Mágnum

Como novedad mostrada por Grillmayer la IWA 2012, podemos dar a conocer que Prvi Partizan Uzice de Serbia ha comenzado ofrecer la vaina .338 Lapua Mágnum con alojamiento para las cápsulas SLRM (vaina referencia  C- 608), que ya están siendo fabricadas en Bosnia por GINEX y asegurada su disponibilidad en el mercado. Sin duda, esta combinación vaina-pistón dará al .338 Lapua un gran impulso. Incluso el único contendiente dentro del concepto “HRS” que se acerca al .416 TYR ya está siendo fabricado con cápsulas “SLRM” (como podemos ver en la foto, se han realizado extensivas ensayos comparativos en el .408 Chey tac. con las cápsulas “LRM” estándar e incluso con las del .50 BMG, resultando las más adecuadas las “XLR Magnum” introducidas por Grillmayer).

La semana del15 de Julio del 2012 recibí la noticia de que GINEX ha terminado el desarrollo de la nueva carga con 68 mlg de SINOXYD de RUAG y el material está listo para su ensayo con  2000 de estas vainas PPU en .338 Lapua Mágnum para el desarrollo de nuevas tablas que serán publicadas en breve por Gianluca Bordin en su nuevo manual de recarga.

 

La precisión

Éste es el cometido de cualquier arma, pero más aún, si cabe, en una de francotirador y, por ello, agregamos la foto de lo que posiblemente sea un récord mundial: cinco disparos en 82 mm. a 1.000 metros, realizados por el armero de Viena, Franz Dorfner, en un campo de tiro en Tirol, Austria, con un rifle Fortmeier Take-Down en calibre .408 Chey TAC, con cañón de  900 mm. Lothar Walther , proyectil Mayerl Styria  cobre monolítico, cal. .408“, de 400 grains, con pólvora BOFORS, pistón tipo  XLRM (6.53mm.) fabricado por GINEX  B.I.H., con vaina  Horneber.

 

Nota: agradezco la colaboración del ingeniero Horst Grillmayer en la redacción de este artículo.

B. Patrone

No Comments

Post A Comment

diecinueve − 8 =