DPMS MODELO A-15 en .300 Blackout

Compacto y fiable

Se trata de un rifle semiautomático producido por la empresa DPMS Panther Arms™, basado en el universal diseño AR-15; pero con un cartucho más que llamativo, el .300 AAC® Blackout®. Como ya se ha tratado en varias oportunidades las diferentes versiones del AR-15, no es nuevo para los lectores de Armas y Municiones, más teniendo en cuenta un extenso artículo de Don Tomás Ríos sobre este rifle semiautomático, publicado en el nº 331 de esta revista, no entraré en detalles, sólo quisiera recordar algunos puntos destacables. Las siglas DPMS significan Defense Procurement Manufacturing Services o, en lengua vernácula, Servicios de Manufacturación de Adquisiciones para Defensa) Panther Arms™.

Un .300 Blackout está pensado para funcionar correctamente en un fusil M-16 y en sus cargadores STANAG

La empresa fue fundada por Randy Luth en 1985 y está afincada en St. Cloud, condado de Stearns, estado de Minnesota; su producción se basa exclusivamente en armas del diseño AR-15, tanto para el mercado civil como para el militar. El 14 de diciembre de 2007, DPMS Panther Arms™ se incorporó al grupo inversor Cerberus Capital Management que, junto con DPMS agrupa a Bushmaster International, Remington Arms y Cobb Manufacturing, Marlin, Para-Ordnance, H&R y un largo etcétera. Conformando un holding de fabricantes de armas de fuego conocido como Freedom Group.

 

El arma

Estamos ante un rifle táctico pensado para deportistas que replica a modelos militares como el fusil M-16 y la carabina M-4. Nuestro rifle tiene una longitud total con la culata extendida de 93 cm. y retraída 83,4. Cabe aclarar que es regulable con 6 posiciones.

La presión del disparador está a 1,5 kG

De todos los modelos que duplican al AR-15, versión deportiva del M-16, puedo destacar que es el que más puntos de anclaje tiene sobre su generosa chimaza. Allí podremos montar gran cantidad de elementos ópticos, visores holográficos, laséricos, linternas… Como diría un paisano mío “de tó”.

El DPMS trajo del distribuidor oficial, Borchers S.A., un visor Bushnell  AR Optics modelo AR/223 de 1-4 aumentos con retícula iluminada de 11 puntos de intensidad. Esto es muy importante, porque según la luminosidad ambiente, de no tener los muchos y diferentes grados de intensidad, nos puede deslumbrar o, por el contrario, no destacarse lo suficiente.

Brazo o asa para cambiar los aumentos del visor

La retícula es de punto con círculo y cuatro rayas para diferentes distancias. Dependiendo la munición deberemos saber, por el procedimiento de prueba y error, a qué rayas corresponde cada distancia. Al margen, cada tirador suele tener una percepción diferente y, por tanto, conviene probarlo uno mismo, pues siempre habrá diferentes lecturas, más acuciadas o menos, dependiendo del tirador.

El visor aporta un brazo o asa para cambiar rápidamente los aumentos, que es extremadamente cómodo y rápido en el uso. Por último, un montaje Warne DS 30 MD lo une al rifle de forma segura y muy fácil de quitar o poner. Dicha unión se realiza por un raíl Picatinny, que ya se ha impuesto como el más universal.

 

.300 AAC® Blackout® algo para meditar 

Se trata de uno que intenta paliar los inconvenientes del cartucho 5,56×45 mm OTAN para las unidades especiales militares y su armamento silenciado, pero con mejor balística que uno del 9 mm. Parabellum.

Fue una creación de la AAC (Advanced Armament Corp.) que, junto con Remington, lo pusieron a punto, es decir, poder recamararlo en un fusil de las dimensiones de M-16, sobre todo en los cargadores STANAG, pero en calibre .30. La balística de un proyectil de este diámetro sirve para dos cosas: mayor penetración en su versión normal, y en la silenciada una trayectoria bastante tensa, al margen de su parecido en rendimiento balístico con el 7,62×39.

300 Blackout con punta de 220 grains.

En la actualidad la firma Remington produce una amplia variedad de este cartucho, tanto en su versión con velocidad normal (125 grains OTM “Open Tip Match”), las subsónicas, como la de 220 grains OTM Subsonic.

Pero, hay más, como dentro de UMC Ammunition, con proyectil CTFB (Closed Tip Flat Base) de 115 gr; como con la Premier Match con proyectil OTM, de 125 gr., que es la que probamos.

El cuanto a potencia, el .300 Blackout® con proyectiles de 125 grains en un arma con cañón de 64 cm (16”), está a la altura del 7,62×39 mm. y, según sus fabricantes, lo supera a 300 m. Sin embargo, como el 7,62×39 tiene mayor capacidad de vaina, creo que con la recarga superaría al .300 Blackout.

Con proyectil de 125 gr obtuve una velocidad inicial de 672 m/s en el Chrony, con lo cual es comparable a un .30-30 Winchester, lo que lo hace apto para la caza de animales como jabalí y venado, aunque he visto un foto de un osos abatido por el .300 Blackout.

 

En el polígono de tiro

Cinco disparos a 100 m. ¡Impresionante!

Es un arma muy ligera y compacta, ya que tiene un peso por debajo de los tres kilos, y con el visor apenas los supera. Durante la prueba pude ver varios aspectos positivos, como aquellos que tengan los brazos más cortos, pueden beneficiarme de las seis posiciones de la culata extensible.

Me gustó su disparador con una presión de 1,5 kg, es decir, ideal para usos múltiples, tanto tiradores como cazadores. Pensando en estos dos colectivos debo decir que el retroceso es casi imperceptible, lo cual permite disparar con precisión y velocidad. Volviendo al tema de la  precisión, ésta resultó ser muy buena como se ve en la fotografía que publico a 100 metros de distancia. Creo que los proyectiles de 125 grains son una combinación perfecta para la caza mayor. Sé que veremos más y más escritos y comentarios sobre este DPMS, sobre todo de su cartucho el .300 Blackout.

Nota: agradezco la cesión de material para este reportaje a Borchers S.A., C/ Industrialdea 22, Guernica. 48300 Vizcaya. Tel: 946.252.029. www.borchers-sa.com

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

cuatro × 1 =