Colt modelo 1911 US ARMY

Se abrió paso desde las trincheras de la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad

Sin duda la Colt 1911 y sus variantes son las pistolas más apreciadas en todo el mundo, y las más copiadas. La popular cuatro y medio, que en sus comienzos no tuvo mucha aceptación internacional, pues pistolas como la Parabellum de Georg Luger fue rápidamente adoptada por muchos países, supo con el tiempo hacerse valer y llegar al estrellato.

 

Vienen los mormones

La contribución de un armero llamado John Mosses Browning fue determinante en el destino de la compañía Colt. Su nombre, por entonces, ya tenía mucho peso gracias a sus diseños en armas largas producidas por la firma Winchester. Pero los tiempos estaban cambiando, y más con la aparición de la pólvora sin humo desarrollada por el científico Vielle. Ésta tenía una gran ventaja sobre la pólvora negra: la ausencia de residuos, lo cual allanaba el camino a la aparición de nuevas armas de funcionamiento semiautomático y automático. En este campo los diseñadores europeos llevaban la delantera, nombres como Borchardt y Mannlicher capitalizaban los progresos en armas antes de finalizar el siglo XIX.

La pistola Colt 1911 de la Primera Guerra Mundial de nueva factura, sobre el libro Colt – An American Legend, de mi amigo R.L. Wilson

La religión acaparó la vida de la familia de Jonathan Browning (padre de John Mosses) llevándola por muchos sitios del Medio Oeste y Oeste Americano. Desde su conversión a la Iglesia de Jesucristo de los Santos del Último Día, en 1840 se trasladaron a Nauvoo y en 1846 al sur de Kanesville (Council Bluffs), en Iowa; en 1852 a Ogden, Utah. Estos movimientos estaban forzados debido a la persecución religiosa que existía contra los mormones.

La pasión de las armas ya tenía cabida en Jonathan Browning, pues diseñó un rifle de repetición tipo Underhammer. John Mosses Browning nació el 25 de enero de 1855 en Ogden. Demostró rápidamente su habilidad para la reparación y creación de armas de fuego. De hecho, a los 23 años, creó la J. M. Browning Company para producir su primer rifle monotiro de bloque deslizante, que registró en 1879 (Patente USPTO nº 220.271). A partir de entonces fueron naciendo más y más patentes que lo convirtieron en el hombre del momento. Su primer trabajo importante fue para la firma Winchester, a quien dio una gran cantidad de desarrollos sobre todo en armas largas. Después vendrían los contratos con Colt y con Fabrique National, pero su genialidad y reconocimiento mundial no conoció descanso desde 1878 hasta el día de su fallecimiento a raíz de un ataque al corazón el 26 de noviembre de 1926 creando más y más armas.

 

Nace una leyenda

Su estampa es mítica

Sus rifles fabricados por Winchester siguen vendiéndose en la actualidad, pero sin lugar a dudas fue con la firma Colt con quien realizó la pistola más mítica de todas y que en nuestros días sigue siendo una plataforma ideal para cualquier adecuación.

En 1894, nació su primer prototipo de pistola semiautomática (Patente USPTO nº 580.923, de julio de 1895), que fue desarrollándose en varias etapas como la de 1896, 1897 y finalmente 1899, que dio origen a su primer gran éxito, la Colt modelo 1900 en calibre 7,65 homónimo, no confundir con la Browning 1900.

La pistola Colt modelo 1900 con martillo a la vista, fue la primera de sus armas diseñadas para disparar con sólo cartuchos de pólvora viva, lo cual es lógico tratándose de un arma semiautomática. Desde 1897 hasta 1911 Browning diseñó para Colt las pistolas modelos: 1900, 1902, 1903, 1905, 1907, 1908 y la 1911. Para comprenderlos mejor podemos simplificarlos en tres líneas: a) la 1900 en calibre .38 Auto, incluyendo la 1911, llevaban martillo a la vista. B) Modelo 1903 en calibre 6,35 mm. Browning y Colt Junior, y todas las de tamaño medio, como 1903 en calibre 7,65 y la 1908 en 9 mm. Browning Corto con martillo interno. C) la Woodsman en calibre .22 de martillo interno y todas sus variantes. Para dar una idea de todos estos modelos se fabricaron casi 5 millones de pistolas y debemos tener en cuenta que un 65% fueron los 1911 y 1911 A1. En esta cifra no cuento ni los clones ni las armas copiadas por fabricantes polacos, noruego, argentinos, mejicanos, españoles, chinos, ni tampoco las hechas por Remington, Ithaca, etc., sólo las producidas por Colt.

Estas fueron las aportaciones de John Mosses Browning a la firma de Samuel Colt en cuanto a armas cortas, ya que en largas se puede contar la ametralladora modelo 1903 en calibre .30-06, pero no así el fusil ametrallador Browning Automatic Rifle (BAR), pues éste lo hizo para la firma Winchester. Sobre la historia de Browning con Fabrique National ya hemos publicado en Armas y Municiones nº 298, El Centenario de la Colt Model 1911, de D. Tomás Ríos.

 

El Ejército estadounidense toma interés en el proyecto

Ya en 1898 el US Army quiso probar algunas pistolas semiautomáticas del que sería el modelo 1900, en calibre .38 Auto que le cabe el honor de ser la primera en utilizar cadenetas, y lo digo en plural, pues eran dos. De este modelo se produjeron inicialmente más 3.500 unidades. Los militares probaron unas 550, pero la conclusión fue que “estas pistolas no han alcanzado el nivel necesario que justifique su adopción en lugar de los revólveres en servicio.”

Foto comparativa entre la 1911 original de época (abajo) y la producida en la actualidad por Colt que rememora a este modelo. Obsérvese que el cargador de la original estaba preparado para una traílla que no se utilizaba

La reducción de calibre, muy acertada en las armas largas, no lo fue tanto en la cortas y los americanos la vivieron en carne propia con la insurrección de los moros filipinos, donde sus tropas utilizaron mayoritariamente el revólver Colt modelo Navy en calibre .38 Colt, éste es el único modelo de esta firma que su tambor gira como si fuese un S&W. Su carga anémica poco podía hacer contra los moros, cuyas guerrillas islamistas tenían una voluntad férrea y mucho menos con los “juramentados” quienes estaban muy estimulados por drogas. De hecho, el general estadounidense a cargo de los marines en la Guerra Filipino-Estadounidense (los americanos se refieren este episodio histórico como la Insurrección de los Moros) fue asesinado frente a sus tropas por uno de aquellos armado con un kampilán (espada filipina), quien antes de morir había recibido doce disparos de revólver .38 Colt y seis de fusil .30-40 Krag-Jorgensen.  Este incidente hizo que se volvieran a poner en servicio los viejos Colt Frontier de simple acción en .45 Long Colt de pólvora negra.

De este modo, nació la preocupación de hacer una pistola nueva, Colt Modelo 1905, y un cartucho nuevo: .45 ACP. Su vaina sin pestaña fue tomada de la del .30-03 Government, el primer cartucho sin reborde utilizado por el fusil Springfield modelo 1903, no del .30-06, como muchos dicen erróneamente, ya que aún no había aparecido.

La nueva pistola utilizaba como base a la Modelo 1902 Militar, rediseñada y recamarada al nuevo cartucho y fue bautizada como Colt Modelo 1905. Sobre ésta se hicieron variaciones, inclusive con funda-culatín (tipo Mauser C-96), pero no demostró la fiabilidad que el Ejército Estadounidense requería.

Desde hacía tiempo los militares querían modernizar su armamento de cintura y en 1901 compraron 1.000 pistolas Parabellum Modelo 1900 en 7,65 mm. homónimo. También hicieron otro tanto con Mauser 1896 y Mannlicher. Todas corrieron la misma suerte. Un detalle anecdótico, cuando el coronel médico Louis LaGarde, realizó su test balístico, que entre otras pruebas se disparaba a vacas, cuando lo hicieron con la Parabellum en 7,65 mm., el animal cayó muerto de inmediato con un único disparo que le cortó la yugular.

De la Modelo 1905 el ejército americano compró 200 unidades, en una segunda entrega adquirió unas 550 con funda-culatín. Finalmente del 1905 se produjeron 6.100 ejemplares, cuya numeración va del 1 al 6.100.

Cartuchos reglamentarios de la época, de izda.-dcha.: .455 Webley, 10,4 mm. Bodeo y .45 ACP

Entre la modelo 1905 y la 1911 surgió una intermedia conocida como 1907 que fue ordenada por el Arsenal de Springfield y de las cuales sólo se produjeron 201 ejemplares, su número de serie es diferente a las 1905 y va del 1 al 201.

Durante más de 12 años de investigación y cinco de experimentación se estuvo perfeccionando la pistola Colt con desarrollos que cayeron en vías muertas y otros que fueron calando, hasta que el 29 de marzo de 1911, el secretario del Departamento de Guerra, Jacob McGavock Dickinson, reconoció como arma de dotación la Colt Modelo en .45 ACP.

Con el modelo 1911 se ganó funcionalidad, precisión y robustez, también su mecanismo fue simplificado y mejorado, alcanzando soluciones interesantísimas como el uso del cierre de una cadeneta. Sobre el modelo inicial se han producido más de 200 variaciones excluyendo los calibres, sólo en .45 ACP. De entre éstas creo que las más destacables y desconocidas son las del contrato ruso con el Gobierno del Zar, 14.500 pistolas que iban marcadas como “anglo zakazivat”. Y las del inglés de 1915-1916 en calibre .455 de la pistola Webley, su numeración va desde el W10.001-21.000.

Del modelo civil de la 1911 se fabricaron ininterrumpidamente hasta la fecha 380.000 pistolas y del modelo militar 2.695.000 ejemplares acompañaron a los norteamericanos a la Primera y Segunda Guerra Mundial, como así a los conflictos de Corea y Vietnam. De este modo, se ha convertido en el arma corta de mayor producción de la compañía fundada por Samuel Colt.

 

Una recreación original

Para ilustrar este artículo hemos contado con dos pistolas: una Colt 1911 de época y otra Colt 1911 fabricada en la actualidad por esta empresa. Ambas son casi idénticas salvo por el pavón de la primera (más claro) y porque en ésta los cargadores llevaban una anilla para una correa o traílla. Este detalle fue una de las primeras cosas que se quitaron, pues carecía de sentido.

Sí, se mantiene la empuñadura recta, sin lomo para la parte baja de la palma de la mano, más popular en modelos posteriores.

Las dimensiones son las mismas, como así su funcionamiento y sistemas de seguridad.

La recreación de la pistola Colt 1911 actual es excelente y no la titulo de réplica porque es una original. Además, es la que he tenido oportunidad de probar.

 

Prueba de tiro

Para ello he utilizado una Colt 1911 US Army producida por su fabricante original en la actualidad para ello conté con munición Fiocchi de 200 grains Major, es decir, un disparo fuerte. La prueba al realicé en el campo de tiro de Canto Blanco a 25 metros con apoyo para probar su precisión intrínseca.

Los aparatos de puntería son espartanos, pues se mantienen fieles al modelo original, pero si nos ponemos a la tarea se les puede sacar mucho partido. Particularmente, no soy tirador de pistola, pero creo que le he sabido sacar bastante partido.

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

siete + 14 =