Carl Walther (y II)

Excelencia y confiabilidad

La Segunda Guerra Mundial se cebaría más profundamente en el segmento de las armas de autodefensa. En los años inmediatamente posteriores a la contienda, como dije, estuvo prohibido en Alemania la fabricación y comercialización de dichos productos. Pero la Guerra Fría y la confrontación de bloques pondrían las cosas en su sitio. En la década de los cincuenta, la Policía y el Ejército de la República Federal de Alemania asumieron las funciones de orden interior y autodefensa; entonces Walther continuaría con el suministro de sus semiautomáticas tradicionales la PPK y P38.

Walther PPK chapada en oro calibre 7,65 en su estuche de presentación de cuero marrón. Fue producida hacia 1939.

Gracias al cobro de la licencia Manurhin y el rápido desarrollo de su sección de calculadoras, la firma resurgió y abrió nuevamente sus puertas en la localidad de Wurtemberg, como así también en Niederstotzingen y Gerstatten. Al finalizar las restricciones en cuanto a la fabricación de armas, Walther volvió a su campo natural.

Walther Olympia Jägerschaftsmodell.

En 1954 Fritz Walther firmó un contrato con el Bundeswehr (Ejército de la República Federal Alemana) con 100.000 P38 en calibre 9 Parabellum. Desde el punto de vista de la organización mecánica, estas diferían poco de aquellas del período bélico, con algunas excepciones como el armazón en aleación de aluminio. Otra diferencia del modelo post- bélico es la empuñadura de plástico negro que presenta en su parte izquierda una cavidad para apoyar el dedo pulgar.  Es interesante destacar que, mientras para el mercado civil se mantuvo la vieja denominación de la época nazi de P38, para el Ejército alemán se denominó P1.

Walther P-38 en su estuche, calibre 9 mm. Parabellym.

Como dije, en fechas posteriores al final de la guerra Walther dotó de la P38, además del Bundeswehr, a otros cuerpos militares y de policía alemanes occidentales entre los cuales podemos recordar al Bundesgrenzshutz (policía de frontera) y Bereitschaftpolizei (reservistas territoriales). En el extranjero fue adoptada por algunos cuerpos en Portugal, Grecia, Chad, Ghana, Mozambique (modelos portugueses), Líbano, Pakistán (aeronáutica), Indonesia, Chile, Nicaragua, Venezuela, Colombia y Uruguay. En Austria (Steyr-Daimler-Puch, fue utilizada desde 1945 hasta 1969), Noruega, Francia (Manurhine, desde 1945 a 1956 por el ejército y desde 1960 por la policía) y Turquía (MKE de Ankara) han construido algunos, aunque sin la licencia de Walther de la P38 o modelos similares. Se fabricaron más de un millón de unidades durante la Segunda Guerra Mundial para hacer frente a tales necesidades y tuvo que producirse en otras empresas, además de la casa madre. Se fabricó en otros calibres como el .22 L.R. De esta, hubo múltiples terminaciones y variantes, incluidas las series limitadas para coleccionista con exquisitos acabados o las preparadas con motivo de aniversarios.

Walther GSP en su estuche, calibre .32 S&W.

Además de las P38/P1 descritas, después de la guerra la empresa produjo otros modelos que descendían directamente de la P-38 como P38 Kurz con cañón de apenas 70 mm. Fue construida entre 1974 y 1981 en los calibres 7,65 y 9 Parabellum; tenía un armazón de aleación de aluminio y un solo muelle de recuperación.

La Walther Modelo P4 fue otra variante de la P38 en calibre 9 Parabellum, lanzada en 1976, con una longitud de cañón intermedia de 110 mm. Fue arma de ordenanza de la Bundeswehr y tenía el mismo mecanismo de disparo que la P38 K, así como un armazón en aleación de aluminio. La producción de la P4 cesó en 1981, llegándose a fabricar 7.300 unidades de este modelo de Walther (desde el número de serie 600.000 hasta el 607300). En este caso particular, sólo se fabricaron recamaradas para disparar el 9 mm Parabellum (Pb) o 9×19 mm OTAN. Por último, la Walther Modelo P5 es una última evolución de la P38. Fue adoptada por varios cuerpos de policía alemana en calibre o mm Parabellum, aunque también se la produjo en 7,65 Parabellum. Introducida en el mercado en 1977, aunque algunas fuentes citan 1978.

Walther Modelo P38 pistola semiautomática de reglamento con cierre calzado de simple y doble acción y martillo externo. Introducida en 1935 en calibre 9 mm. Parabellum.

Las exigencias en el terreno de la alta competición comenzaron con la ayuda de Hämmerli, primeramente con la serie Olympia. Pero en 1961 esta empresa nuevamente dejó perplejo a todo el sector armero al lanzar la OSP (Olympia Semi-automatic Pistol). Los éxitos deportivos no se hicieron esperar. Esta pistola aportó un cartucho más pequeño, el .22 Corto, con una capacidad del cargador de 5 cartuchos y una longitud del cañón de 114,3 mm. y un alza de tiro regulable. Fue producida entre 1974 y 1982.

Walther Modelo PPK. Pistola semiautomática de simple y doble acción con martillo externo. Fabricada, originalmente entre 1931 y 1945, en varios calibres: .22 LR, 6,35 mm. Browning, 765 mm. Browning y 9 mm. Browning.

Una década después, el modelo GSP aportaría la dualidad de calibres con el cambio de carros y cargador; con ella, se podía  competir en la modalidad de grueso calibre .32 S&W Wadcutter o en el tradicional .22 L.R. en la disciplinas de Standard y Pistola Velocidad.  La Walther Modelo GSP tenía una capacidad del cargador de 5 cartuchos y una longitud de cañón de 114,3 mm., con alza de tiro regulable. Fue fabricada entre 1969 y 1994.

Cuando el Comité Olímpico Internacional decidió en los años ochenta admitir como modalidad olímpica la “pistola de aire”, Walther contaba con amplia experiencia en esta materia, ya que treinta años antes había lanzado la LP53, una interesante pistola con acumulador neumático por émbolo e interesantes alzas de ajuste micrométrico.

Walther PP 50 aniversario en su estuche de madera, calibre 9 mm Browning.

La saga de la PP siguió dando frutos como la Walther Modelo MP, una pistola semiautomática de reglamento, de simple y doble acción con martillo externo de mayor tamaño que su predecesora. Fue recamarada a los cartuchos: 9 mm Parabellum y .45 ACP.

Walther Modelo P88 abordaría la alta capacidad  con un cargador de hasta 15 cartuchos en una semiautomática de doble y simple acción con martillo a la vista. Existen dos modelos con armazón de acero y de material ligero. Fabricada entre 1974 y 1980.  La Walther Modelo P88 Compact es una variación de tamaño reducida, como lo indica su nombre.

Walther P38 grabada en su estuche de madera.

De la P88 derivaría una versión deportiva para las disciplinas de precisión, en 9 mm. Parabellum y mediante el cambio de carro y cargador podía utilizarse en las competiciones de Standard en calibre .22 L.R., si bien la gran apuesta hacia el futuro sería la P99 lanzada ya en los años noventa.  La pistola P99, basada en el moderno y ergonómico armazón de polímero, cuenta con un amplio surtido de posibilidades, tanto en opciones como en calibres. Las versiones de servicio y tamaño estándar, también desarrolladas con destino a aplicaciones tácticas son capaces de cubrir las necesidades.

Con la aparición de un sinfín de nuevas armas destinadas a la competición, donde rápidamente obtuvo muchas medallas olímpicas, y a las de caza, la firma creada por Carl Walther volvió a posicionarse en un lugar de privilegio.

Walther Modelo P99 pistola semiautomática de doble acción, Introducida en el mercado en 1997. Calibre: 9 mm. Parabellum. Con armazón de polímero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota: agradezco la cesión del material fotográfico de la subasta del 1 al 11 de mayo de 2018 a Hermann Historica, Linpunstraße 16, D-80335 München, Tel.: +49 (0) 89 – 54726490. E-mail: contact@hermann-historica.com. www.hermann-historica.com

Pedro Beristarain

No Comments

Post A Comment

2 × uno =