Buffalo Bill Center of the West

La auténtica historia del Oeste Americano

Wyoming es un estado peculiar desde el punto de vista geográfico, buena parte de su territorio lo componen grandes llanuras, siendo el principal atractivo para el gran público, el fabuloso parque nacional de Yellowstone. En invierno, las entradas al parque permanecen cerradas y parece difícil encontrar una razón para recorrer las más de 16 horas de automóvil que separan Cody, Wyoming, de Provo, Utah, en pleno invierno y con fuertes nevadas.  Tal razón era buena, una invitación para visitar el Buffalo Bill Center of the West.

 

Buffalo Bill Center of the West. haciendo Historia

En la entrada encontramos una estatua de Buffalo Bill

En los EE.UU., como en otros muchos países avanzados, preservar el legado histórico para generaciones futuras  es un objetivo prioritario y las armas, herramientas fundamentales en el desarrollo humano, han jugado juegan y jugarán, un papel fundamental. Las armas revelan historias colectivas y personales, reflejando culturas diversas, hasta el punto que dichas historias quedan descolocadas si separamos al arma de su propietario. Las armas son historia y la historia es cultura, y eso se entiende a la perfección en los Estados Unidos de América. Como ven un entorno complemente diferente al que se vive en la peculiar España, donde las instituciones públicas no solo tienen nulo interés en preservar las armas y la cultura que hay tras ellas, sino que niegan a los honrados ciudadanos la posibilidad legal  de preservar  en sus manos, en manos privadas, dichos objetos históricos.

El Winchester 1873 de Buffalo Bill, calibre .44 WCF, número de serie 494993

El Buffalo Bill Center of the West, como se conoce entre los aficionados, en un amplio complejo localizado en la pequeña y tranquila ciudad de Cody, Wyoming. Sus orígenes datan del año 1917, cuando la asociación para preservar la memoria del Coronel  William F. “Buffalo Bill” Cody se estableció en dicha ciudad. Desde el año 2008,  el BBCW está afiliado al Smithsonian´s National Museum of American History, y ahora exhibe parte de la increíble colección de armas de la National Firearms Collection del Smithsonian.

El complejo se compone de cinco museos diferentes: Buffalo Bill Museum, Cody Firearms Museum, Draper Natural History Museum, Whitney Western Art Museum, Plains Indian Museum y la famosa biblioteca Mc Cracken,  constituyendo la mayor colección del mundo dedicada a la historia de la conquista del Oeste Americano, con más de 50.000 piezas.

 

Cody Firearms Museum

Es, sin duda alguna, el elemento central del complejo, incluso por delante del Museo dedicado a Buffalo Bill. A mi entender es uno de los mejores museos de armas que he visitado, y llevo una buena cuenta de ellos, es que cumple a la perfección la misión de transmitir al visitante el mensaje de cómo las armas moldearon la historia de la conquista del Oeste.

El Colt 1851 Navy de “Wild Bill” Hickock, fabricado en 1853 con número de serie 204672

Parte central del museo es la famosa colección de armas Winchester, regalo de la corporación Olin, transportada en 1976 desde su localización original en New Haven, Connecticut.

Aquí podemos encontrar  armas provenientes de personajes históricos como el revolver Colt 1851 Navy de “Wild Bill” Hickock fabricado en 1853, con número de serie 204672. El rifle Winchester 1873 de Buffalo Bill del calibre .44-40 WCF fabricado en 1895 y bellamente ornamentado, con número de serie 494993. El revólver S&W modelo 2 y el rifle Winchester 1892 de Annie Oklay, la famosa cowgirl y tiradora de exhibición del circo de Buffalo Bill. El Winchester 1895, del primer presidente Roseevelt, pasando por prototipos únicos, como el primer rifle que llevo la marca Winchester con número de serie “1”, fabricado bajo la patente del mecanismo de carga Briggs, y que se cree que fue parte del famoso envío de 500 rifles Briggs al gobierno de México. El cañón de repetición Tufts de la Guerra Civil, del que solo se fabricó un ejemplar. El rifle de fuego automático Winchester  calibre .345 fabricado en el año 1918 y diseñado por Frank Burton, llevaba dos cargadores que juntos daban una capacidad de 50 cartuchos, nunca se produjo en serie y se cree que el ejemplar que se encuentra en el museo es único en el mundo, sin duda alguna fue el primer fusil de asalto. Otra pieza única es la famosa miniatura de madera que Richard Gatling desarrolló como modelo  final sobre su patente de ametralladora homónima con fecha de 4 de Noviembre de 1862.

Dos rifles únicos, prototipos del Winchester 1866, mostrando la trampilla de carga externa, que luego no entraría en producción en el modelo 1866

Un museo que contiene la colección completa de armas Winchester; no podía olvidar al mejor inventor de armas de todos los tiempos, mi correligionario John Moses Browning que trabajó mano a mano con Winchester en numerosos proyectos. El museo tiene una amplia sala dedicada a su vida y obra, donde se pueden ver varios prototipos únicos y desconocidos para el gran público, como el prototipo del modelo 1892, sin marcas ni acabado alguno, sin olvidar el lever action box magazine rifle calibre .44, patentado el 27 de Mayo de 1890.

La colección de armas del museo, quizá la más completa del mundo, incluye ejemplares desde el siglo XVI en adelante. Sin duda alguna,  en ningún otro lugar podremos encontrar un revólver francés de doble acción con torre Noel y, justo al lado, un revólver Savage modelo Navy de carga por palanca, solo por citar dos de los cientos de modelos raros y curiosos que alberga su colección.

 

Museo Buffalo Bill

Su vida y obra dan nombre al museo y es el otro punto fuerte del complejo.  La exposición sobre Buffalo Bill, está centrada en los últimos años de su vida, cuando como showman recorría el mundo en con su circo del lejano Oeste, merece la pena emplear unas horas en ella.

Definido por muchos que lo conocieron, como: “honesto, generoso, líder pero sobre todo, emprendedor y ejemplo palmario del espíritu de la frontera, que hizo realidad la configuración de una nación que llegaría a convertirse en la más libre y poderosa de la historia del mundo”, Buffalo Bill es sinónimo de la epopeya de la conquista del Oeste y el complejo de museos que lleva su nombre, su mejor legado destinado a  preservar, proteger y promocionar la auténtica historia del Oeste Americano.

Javier García Villa

No Comments

Post A Comment

18 − quince =