Browning 1911-22

Para disfrutar del cartucho más popular del mundo

Creo que pocas armas tienen tanto glamour como la 1911, tal vez, lo puedan compartir el revólver Colt Frontier, la pistola Parabellum y el rifle Winchester de palanca. Lo cual es lógico, pues son armas que han hecho historia y que se han quedado grabadas en la mente de todos los aficionados y profesionales del tema. En cuanto a la Browning 1911-22 puedo decir que no en vano fue seleccionada como la Mejor Pistola del Año por la revista estadounidense Field & Stream, en 2011, es decir, con el centenario de su antecesora.

La pistola Colt 1911, y ahora la hecha por Browning en esta recreación no podía ser menos, ya que el genio de John Moses (1865-1926) estuvo y está detrás de ella. Este hombre, quizás el diseñador de armas más prolífico, fundó junto con su hermano Jonathan la empresa homónima. Y me atrevería a decir que todas las armas que desarrolló fueron un éxito, desde el rifle monotiro de bloque descendente producido por Winchester como Modelo 1885, a toda su línea de pistolas automáticas de bolsillo, las escopetas automáticas, las ametralladoras, especialmente las de calibre .30 y .50, su fusil automático BAR y su hermano deportivo semiautomático y, por supuesto, la pistola 1911 en calibre .45 ACP y en todos los otros que se fue produciendo desde el .380, .38 Súper Auto; 9 mm. Parabellum y los más modernos .40 SW; 10 mm. y un largo etcétera, donde también tuvo cabida el .22 LR.

Todos recordamos la dura prueba que recibió la pistola Colt 1911, en 1910 cuando disparó un mismo ejemplar 6.000 cartuchos en dos días sin ninguna interrupción, cabe agregar, que cada tanto era sumergida en un cubo de agua para refrigerarla.

 

Una versión reducida

Esta pistola Browning 1911-22 en calibre .22 LR está al 85% de su tamaño, lo cual, es todo un acierto, pues queda más proporcionada y equilibrada. Me recuerda a un acierto de otra compañía armera, me refiero a Chiappa cuando hizo su Sharps en calibres .38-55 y 9,3x72R en igual porcentaje. De hecho, y volviendo a la pistola, cuando tenemos una en la mano vemos su agradable complexión.

El alza es tan simple y normalita como la original

Está fabricada en aleación de aluminio aeronáutico, asegurando una larga vida útil en este modelo tan familiar como ningún otro y, como es de esperar, todos sus mandos funcionan como en su hermana mayor en calibre .45 ACP.

Como es lógico, la principal diferencia, además del tamaño que ya hemos visto con su hermana mayor en .45 ACP, es que la 1911-22 funciona por masa de inercia y no por cierre calzado. Estéticamente reproduce las mismas estrías verticales en la corredera para su armado, como así también el seguro de empuñadura y el manual, lo mismo ocurre con el botón que libera al cargador.

En cuanto al cargador es de chapa de acero y ha recibido un tratamiento térmico para prolongar su vida útil. Tiene una capacidad de diez cartuchos, a los que debemos sumar uno en la recámara de la pistola.

Para aquellos que quieran saber más les recomiendo la página 1911-22 Interactive Page en la página web de Browning.

 

Un grupo de amigos, mucha munición y la Browning 1911-22

Esta diana es totalmente mejorable con un ligero repaso al disparador

El uso de la cartuchería .22 LR aporta muchas ventajas, como disponibilidad, variedad y economía. Así que cuando comenté que tenía esta pistola entre mi grupo de amigos, rápidamente, y a pesar de ser un día de semana, se sumaron cinco a la prueba.

Todos le encontramos la misma pega: disparador muy duro, esto es sabido por todos los “locos de las armas” que se debe a que las fábricas quieren esquivar cualquier reclamación por esta vía en caso de accidente.

Por esta razón y no otra, entiendo que la precisión final que obtuvimos no fue la deseada y que si antes de la prueba hubiera sido repasada por un armero, los grupos hubieran sido más cerrados. No obstante, esto no quitó brillo ni entusiasmo a la prueba en la que disparamos entre seis tiradores casi 600 disparos. Ya sé que usted me dirá que no llegamos al 10% de la prueba original de 1910 del Ejército Americano, es verdad, no llegamos ni tampoco tuvimos que refrigerar la pistola en un cubo de agua, pero también lo es que nos lo pasamos muy bien.

Cabe agregar que siempre usamos munición de Alta Velocidad.

Estoy seguro que esta pistola de Browning con la acertada reducción a un 85% será un éxito y que la veremos por los campos de tiro.

Pedro Urquiza

No Comments

Post A Comment

1 × 5 =