Bergara BX11

Un rifle multi-calibre español para el mundo

Con este rifle de cerrojo, BX11, la firma Bergara Rifles ha sabido presentarse en sociedad de la mejor forma posible: demostrando calidad y eficacia. Estamos ante un arma robusta, fiable y muy precisa que, además, nos aporta con facilidad el cambio de cañones, ya que su sistema es sencillo y rápido. Y al igual que en otras armas de mayor precio, el propio usuario lo puede hacer con la herramienta que viene de fábrica. Como es lógico, todos sus cañones son totalmente compatibles en sus dos longitudes de  24″ y 23″, como así en sus otras configuraciones.

 

La pieza de resistencia

Es, sin duda, su cerrojo de gran fortaleza y acabado. Tiene seis tetones en la cabeza que acerrojan directamente en el cañón con un ángulo de giro de 60º para verificar el cierre junto con el asa de apertura. Están agrupados de a dos, de esta forma son tres puntos los que deben girar en torno al axis y permitir la corta apertura o el cierre del conjunto. Llama la atención la suavidad con que discurre el cerrojo por la carcasa.

El cerrojo lleva seis tetones de cierre más el asa de apertura

Otro punto fuerte a favor del Bergara BX11, es que dispone de dos tipos de cabezales intercambiables sin necesidad alguna de herramienta. Éstos responden al grupo de calibres a los que está recamarado el rifle: estándar o mágnum. Y en esta parte del cerrojo encontramos el extractor activo y el botador del cartucho.

Me gusta particularmente el acabado del cerrojo y la carcasa, ya que al margen de la parte estética, que para mí es importante, éste ha sido elegido para durar, y mucho, hasta en climas extremos. Por todo esto el Bergara BX11 ha sabido ganar muchos entusiastas en todo el mundo.

El seguro de 2 posiciones, ubicado en la carcasa, permite, cuando inhabilita al percutor, descargar el rifle sin riesgo de disparo fortuito. Este aspecto es muy importante, como cualquiera que atañe a la seguridad del arma, y más de quien la maneja.

Su cargador de acero, se resume en durabilidad y eficacia, ya que es difícil que éste se rompa o abolle y, por tanto, atasque la alimentación del arma. Es extraíble y hay 5 tipos diferentes según, nuevamente, el grupo de calibres. Muchas armas de mayor precio solucionan este problema con dos, o máximo tres longitudes distintas de cargador. Bergara ha optado por la mejor, cinco variantes que siempre se ajustarán mejor al cartucho elegido.

Otro aspecto positivo del cargador extraíble es la posición de su asa de retenida, totalmente oculta entre la chimaza por delante del mismo. Lo dicho evita que cuando transportamos o simplemente manipulamos el arma podamos tocarla y originar la pérdida del mismo. No obstante, en todos mis rifles de cargador extraíble me gusta tener dos, ya sea por facilidad y rapidez de carga, como puede ser en una montería o en otras armas donde el asa de retenida se halla dentro del guardamonte y sea fácil tocarlo. Evidentemente, no es el caso del Bergara BX11.

Como sabemos el disparador es una de las partes más importantes de un arma, ya que pone al usuario en contacto con ésta. En nuestro caso, Bergara se ha decantado por uno de los mejores del mundo, me refiero a un Shillen ajustable entre 1 y 2 kg.

La culata

En el Bergara BX11 que traigo a estas páginas he optado por la solución de madera, tanto para ésta y lógicamente para el guardamano. En su fabricación se ha utilizado un escalaborne de nogal americano con inserciones de palisandro y espaciadores blancos. Éstos últimos no son mis predilectos, pero sobre gustos no hay nada escrito. El guardamano es desmontable y tiene una apertura tipo Deeley.

Obviamente, con los tiempos que corren, Bergara da la opción a una culata sintética de color negro, que aporta gran resistencia y un tacto suave. Ésta dispone de cantonera pretensada con inserciones de ajuste. Tanto la culata de madera y la sintética son ambidiestras.

 

La prueba en tiro y caza

En cuanto a la elección de cartuchos para este rifle, me decanté por dos muy internacionales, es decir, que siempre encontraremos munición donde vayamos: .338 Winchester Mágnum para monterías o animales de más de 250 kilos y el 7 mm. Remington Mágnum, una opción excelente para tiros a larga distancia.

Un grupo inigualable con el cañón del 7 mm. Remington Mágnum y la munición Remington Corelokt de 140 grains

Disponiendo de unas instalaciones deportivas que me permitían probar el rifle a 100 metros y bien munido de cartuchos Remington Corelokt para el .338 Winchester Mágnum de 225 grains y para el 7 mm. Remington Mágnum de 140, comencé la prueba con el cartucho más suave, el 7 mm. Remington Mágnum. Colimé el visor, que para su utilización había montado un Shilba de 3-9×32, por ser ligero, preciso y además, muy económico. Una vez puesto a tiro comencé la prueba, rápidamente advertí que estaba ante un rifle hiperpreciso, como puede verse en sendas dianas.

 

Cambio de cañón

Una cosa importante a tener en cuenta para llevarlo a cabo correctamente, cada vez que desmontamos y montamos un cañón, ya sea el mismo o de otro calibre, deberemos antes de ajustarlo a la carcasa del arma, cerrar el cerrojo, según el manual del fabricante, pero yo he descubierto que si uso un cartucho dummy disparado en ese cañón, el ajuste es perfecto y no necesitamos hacer regulación alguna, al menos en una distancia de 100 ó 150 metros.

Como es lógico, o bien usamos un visor para ambos cañones marcando dónde debe estar la retícula en cada caso o dos, es decir, uno para cada cañón. De momento he usado la primera opción.

Habida cuenta de la precisión que demostró con ambos cañones y que aún estaba la temporada de caza en vigor, lo llevé con su cañón de .338 Winchester Mágnum a una montería en la zona de Segovia. Para no extenderme diré que una hembra de jabalí apareció en la linde del monte a unos 80 metros y por debajo de donde yo estaba, corría de derecha a izquierda; sin más encaré, seguí el swing y el .338 rugió. El efecto fue demoledor haciéndole dar una vuelta completa que la dejó mirando hacia el sitio de donde venía. El agujero del salida del .338 es fácilmente visible en la foto y certificó que si uno hace lo que debe, el Bergara BX11 siempre responde.

Nota: agradezco a cesión del material para este reportaje a Bergara Rifles, Dikar, S. Coop. Urarte 26, 20570, Guipúzcoa, tel. 943 769 893, www.bergararifles.com

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

19 − cuatro =