Benelli Pasión

De España al mundo

La escopeta semiautomática ha pasado por varias etapas desde su aparición, en su momento fue la novedad, después pasó a ser una hermana desvalida de las de doble cañón, tanto yuxtapuestas como superpuestas y desde hace unos años se ha vuelto a colocar en el lugar que le corresponde. No cabe duda, que su espacio lo tiene bien ganado, como fiable y robusta y en el caso que hoy nos interesa como armas finas. Me refiero a la nueva Benelli Pasión.

 

No es una semiautomática más

En su estuche encontramos los accesorios, desde anillas porta-correas, insertos para variar el cast in y el cast off o la caída o drop, más una aceitera, manual de instrucciones y cuatro chokes además del que trae colocado (de estos ya hablaré más adelante).

La Benelli Pasión es una escopeta para quienes disfrutan de un arma fiable y precisa, como así también de la elegancia de una obra de arte.

Se trata de una escopeta de lujo con un precio muy agresivo, gracias a los nuevos procesos de producción y no en abaratar sus materiales. En ella se combinan la elegancia de sus líneas elongadas y la fiabilidad de un cierre operativo a pruebas de fallos; me refiero, al sistema inercial con cierre geométrico de la Benelli Premium. Este cierre es sencillo y tremendamente operativo permitiendo, dada sus características, utilizar una carcasa de material de aleación ligera que posibilita economizar muchos gramos en el peso general del arma.

Detalle del botón del cut-off.

Es un arma bien hecha y con detalles muy cuidados, como por ejemplo unos bellos grabados tipo english scroll en níquel cuyo fondo en negro sirve para destacarlos con nitidez. Pero hay más, ya que a los lados de la carcasa entre motivos florales, hallamos una pareja de faisanes volando. El macho, que está en primer plano, ha sido bañado en oro al igual que una perdiz levantando el vuelo ante la persecución de un perro en el lado izquierdo.

La carcasa lleva dos tipos de acabados, en su parte inferior es color metal blanco y el superior ha sido pavonado, dando un juego visual bitono agradable.

Detalle de la perdiz grabada en oro.

El cañón presenta una lista ventilada de 7 mm. y tiene un ánima de 18,4 mm. de diámetro, lleva un acabado interior de cromo-níquel y presenta varias longitudes a elegir: 26” o 66 cm., 28” (71) y 30” (76).  Complementan al cañón sus diferentes chokes Optimachoke de 70 mm., a saber: 1, 2, 3, 4 y 5*. Es decir, que tenemos todas las opciones de caza previstas.

El mirín o punto de mira es de fibra óptica y ha sido retrasado unos 3 cm. para que cuando apoyamos la escopeta contra algo, éste no golpee. Estos detalles, más muchos otros, son los que hacen la diferencia entre un arma bien hecha y mejor pensada.

El faisán en oro en pleno vuelo.

El guardamonte es un conjunto fabricado en tecnopolímero de última generación, con lo cual, nuevamente, el arma pierde peso y gana en portabilidad. El peso es muy importante en modalidades como la caza en mano, en un ojeo no lo es tanto, pero en la primera sí.

Dentro del guardamonte hallamos el botón del seguro transversal, que al margen de su uso obvio, nos ayuda a la carga y descarga de cartuchos.

La culata tiene una longitud de 36,8 cm. y caída de 5,5. Está rematada por una nueva cantonera de MicroCell Soft Plus que absorbe el retroceso de forma eficiente y en una 12/76…, esto es de agradecer.

La chimaza o guardamanos ha sido rediseñada y mantiene una proporción con el arma en general que eleva su diseño.

Si a los grabados en general y a los acabados en oro sumamos que la madera es de nogal grado 3 en culata y guardamanos, estamos ante un arma muy fina donde el fabricante se ha esmerado en grado sumo.

 

La prueba y una sorpresa

El desarme y armado, tanto de campo como de limpieza completa para el almacenado del arma, es súper sencillo, como el de todas las Benelli.

Detalle del segrinado del pistolete. Obsérvese que el ángulo de empuñe permite un asimiento enérgico.

Los cartuchos utilizados fueron Baschieri & Pellagri de 30 gramos con munición del 8. La Benelli Pasión está recamarada al 12/76, pero utilicé munición de 70 mm, aunque sí hice algunos disparados con 12/76 de 56 gramos para probar su recio retroceso, que debido al sistema de automatismo inercial con cierre geométrico de la Benelli Premium y la cantonera de MicroCell Soft Plus, debo decir que se soporta bien, a pesar de la ligereza del arma, aproximadamente 3 kg.

Cartuchos Baschieri & Pellagri de 30 gramos con munición del 8.

La prueba se llevó a cabo en el campo de tiro de Txoriarte, en Zambrana, y nos dedicamos a un batiburrillo de modalidades de plato. Utilicé el choke nº 3, que era el que traía la escopeta y debo decir que a pesar de los muchos disparos no hubo interrupción alguna y sí un claro disfrute cuando yo hacía las cosas bien y el plato se difuminaba en el aire.

Al igual que las demás Benelli el ciclo de disparo es altísimo y hace que sea muy agradable disparar con la Pasión, ya que el retroceso es muy suave y se parece más a un empujón que a la clásica coz.

El disparo acaba de ocurrir hay un cartucho muy próximo a mi mano y otro más lejos, obsérvese que el retroceso apenas me ha hecho mella y, al igual que las demás Benelli, el ciclo de disparo es altísimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Buena caza!

Nota: Agradezco la cesión del material para este reportaje a Beretta Benelli Ibérica, S.A., tel. 945 36 41 30, info@bbi.com.es

Saúl Braceras

No Comments

Post A Comment

cinco × 4 =