Armería Ibérica ofreció una prueba de campo de rifles Victrix y Sako de alta precisión

 

 

 

 

 

 

 

Para los amantes del Bench rest y del tiro a larga distancia

Saúl Braceras

Armería Ibérica, Trvs. San Blas nº5 de Parla, Madrid, telf.: 91 698 05 80, es una empresa dinámica que constantemente está innovando, ya sea en sus productos o en sus servicios. Prueba de ello fue la invitación a realizar in situ un test de tiro a larga distancia. Para ello contó con el apoyo de Beretta-Benelli Ibérica que aportó lo más granado en rifles de alta tecnología, como los son los Sako TRG 22 en calibre .308 Winchester, TRG  42 (.300 Winchester Mágnum), A-7 Rougtech (.308 Winchester), como así el novísimo TRG M10 (.338 Lapua Mágnum) y el Sako 85 Carbonlight (7-08). Y, abundando en la calidad y precisión, los rifles Victrix Carbon Performance (.308 Winchester), Scorpio (.338 Lapua Mágnum) y Target Series (.308 Winchester).

Todos ellos montaban visores Burris Ballistic L III 4-16×50, RT6 1-6×24, Full II 6,5-20×50, Four X 3-12×50 y XTR II 8-40×50.

La tirada

Fue una pena que tanto trabajo y esfuerzo por parte de Armería Ibérica y Beretta-Benelli Ibérica chocase con uno de los peores días que recuerdo en el campo. Lluvia, frío y lo más dañino para la precisión: viento racheado.

No obstante, la buena elección de la munición Sako, en muchos casos con proyectiles pesados, sirvió para palear los inconvenientes que, por otro lado, no debemos olvidar que son los que el cazador de larga distancia se suele encontrar.

A los rifles Sako, salvo el TRG M10 en .338 Lapua Mágnum, los conozco bien, son armas fuertes de acero y muy bien diseñadas. Por ello volveré más adelante con una prueba en exclusiva de este prodigio de la armería finesa.

El Sako 85 Carbonlight es en verdad un ultraligero pensado para la caza en montaña para fauna mediana donde cada gramo de más se sufre mucho. Para ello se vale de una culata de fibra de carbono con una superficie de tacto muy agradable. Está recamarado a los siguientes cartuchos medianos: .308 Winchester, .260 Remington y 7mm-08 Remington, que es el que se probó.

En cuanto a los Victrix: Carbon Performance y target Series en el calibre estándar de tiradas deportivas, .308 Winchester, contrastan con fuerza el modelo Scorpio en .338 Lapua Mágnum), los había visto en la IWA.

Estos rifles son de aspecto muy agresivo, ya que su fisonomía y filosofía los enmarca dentro de las armas tácticas de tiro a larga distancia. Son, sin duda, los más especializados, y me atrevería a decir que su campo es el bench rest o las tiradas de F-class. Para ello se valen de unas culatas esqueléticas de aluminio regulables.

Utilizan un cerrojo de tres tetones, por tanto su apertura está a 60º de ángulo. Es masivo y está pensado para el uso intensivo. Otro aspecto importante son sus frenos de boca que recuerdan a los de los cañones de artillería que, por cierto, hacen que un .300 Winchester Mágnum parezca un .243.

Victrix es una fábrica de armas, perteneciente al grupo Beretta, que utiliza la más alta tecnología para producir sus armas, tanto en el campo deportivo como militar, que es donde inició su producción. Pero en lo deportivo no debemos olvidar que su presidente, Giuseppe Valtorta, ganó varias medallas de oro en campeonatos europeos de F Class.

    El rifle Sako 85 Carbonlight presnta una configuración mediana en cuanto a calibres, pero de alto rendimiento en cuanto a precisión y ligereza.

El Sako TRG 22, como heredero de un rifle táctico de gran prestigio, ha sabido situarse en competición más dura de precisión.

Por último, diré que los visores Burris estuvieron muy a la altura de la precisión de las armas Sako y Victrix. Esta empresa, fundada en 1971 por Don Burris, ha sabido ir incorporando todas las mejoras del mercado, pero dándoles un toque muy personalizado. Su fundador falleció en 1987 y en 2002 la empresa fue adquirida por el grupo Beretta. Insisto, los visores que tuve oportunidad de ver in situ me gustaron.ç

Los Victrix son armas de altísima calidad y muchas más prestaciones de las que pagamos por ellos

En especial, destaco el Ballistic L III 4-16×50 con su magnífico telémetro, pues este visor combina un nivel de calidad, tecnología, precisión, simplicidad, repetición y eficacia. Usted caza y dispara, y el visor Láser Ballistic se encargará de la memorización y el cálculo. No tiene que adivinar la distancia o manipular un dispositivo manual. Este accesorio sabe exactamente la distancia a la que se encuentra su pieza de caza y lo que hará su cartucho. Con el Láser Ballistic sólo necesita enfocar, apuntar y disparar. Lo más importante, solo pesa 736 gramos.

Los visores Burris representan la más alta tecnología de la óptica estadounidense. Sobre ellos podríamos decir que son un fire and forget en armas de mano.

 

Sin duda, volveremos a hablar de todos los integrantes de la mentada cita: Armería Ibérica, BBI y lo último de Sako y Victrix en alta precisión.

Nota: agradezco la cesión del material para la confección de este artículo a la empresa Armería Ibérica Armería Ibérica Trvs. San Blas nº5 de Parla, Madrid, telf.: 91 698 05 80 y a Beretta-Benelli Ibérica Beretta Benelli Ibérica, S.A., tel. 945 36 41 30, info@bbi.com.es

El Victrix carbón está desarrollado para el tiro a larga distancia

No Comments

Post A Comment

16 − tres =